Iniciativas en la región

Hacia la construcción de cimientos en los planes de infraestructura


¿Cuáles son y en qué estado están los principales programas y mecanismos de financiamiento a la infraestructura, en especial los vinculados a la vivienda social, que impulsa la banca de desarrollo en la región? El comité técnico* especializado en el tema trazó un panorama que permite un acercamiento más concreto a este contexto.


Un caso bastante significativo en el financiamiento de la infraestructura en la región es el del Banco del Estado del Ecuador (Bede). Esta institución se concentra en promover el desarrollo local sostenible, la competitividad territorial y apoyar a los gobiernos municipales, provinciales y parroquiales. Además, financia proyectos de vivienda de interés social a empresas públicas, promotores privados y organizaciones sociales, teniendo como ejes estratégicos el desarrollo territorial competitivo, el financiamiento orientado a reducir la pobreza y la desigualdad, y el fortalecimiento al proceso de descentralización en los gobiernos.

Esta institución ofrece financiamiento en condiciones preferenciales y asistencia técnica a los municipios. Entre las líneas y programas de financiamiento para el periodo 2014-2017 destaca “Prosaneamiento”, orientado a financiar la inversión de infraestructura para servicios de agua potable, alcantarillado y tratamiento de desechos sólidos.

En cuanto al financiamiento para la vivienda social, el banco cuenta con el programa “Prohabitat”. Los recursos del programa provienen del fondo ordinario del banco (valor reembolsable) y recursos no reembolsables de bonos anticipados otorgados por el Ministerio de Desarrollo Urbano y Vivienda (Miduvi). El banco financia hasta el 80% del proyecto.

Por su parte, el Banco Regional de Desenvolvimento do Extremo Sul (BRDE), de Brasil cuenta con activos de US$ 5,125 millones y una cartera de crédito de US$ 4,278 millones (infraestructura 13%, comercio y servicios 20%, industria 31% y agropecuario 36%). El BRDE financia proyectos de inversión para el desarrollo de la infraestructura productiva y logística, entre ellos de energía eléctrica. Del mismo modo, financia proyectos de electrificación rural realizados por sociedades de propósito especial y cooperativas rurales. A los municipios les financia por lo general equipamientos y construcción de carreteras.

Otra experiencia bastante ilustrativa es la del instituto de Desarrollo de Antioquia (IDEA), que fomenta el desarrollo sostenible de esta región mediante la prestación de servicios financieros, asesoría especializada, financiación de inversiones públicas, gestión y administración de recursos y participación en proyectos estratégicosde desarrollo. El foco de atención de la actividad crediticia de IDEA son los municipios ubicados fuera del área metropolitana, que cuentan con 85.5% de los financiamientos (115 municipios no atendidos), lo contrario al sistema bancario que concentra el 91.3% de sus financiamientos en municipios del área metropolitana. Esto demuestra la importancia de la banca de desarrollo para facilitar financiamiento en zonas en las que de otro modo no llegaría.

IDEA también cuenta con un programa de vivienda gratuita, que otorga un crédito puente a un patrimonio autónomo que es el que paga la ejecución de los proyectos, para que este le ceda los derechos fiduciarios como garantía. Cada municipio beneficiario de las viviendas entrega los lotes correspondientes para el desarrollo de los proyectos. Fonvivienda (un fideicomiso con fondos públicos para vivienda social) paga 80% contra entrega de la construcción y 20% contra entrega de la escritura pública. Los recursos van al patrimonio autónomo que a su vez paga el crédito puente a IDEA.

Este banco cuenta asimismo con el “Plan 20 Kilómetros” que financia el mantenimiento de vías terciarias de los municipios de Antioquia. El programa consiste en otorgar $200 millones de crédito para el mantenimiento o rehabilitación de 20 kilómetros de carreteras o caminos. Para los municipios, esto significa un ahorro sustancial en costos, es un esquema eficiente de ejecución, reduce los tiempos y trámites administrativos.

Aplicaciones de Inteligencia Artificial (AIS), de España, presentó una herramienta para la valoración automática de inmuebles, lo que es muy útil en todo el ciclo de gestión de las garantías hipotecarias. Estas herramientas o modelos son bastante utilizados en diferentes países europeos. En América Latina y el Caribe (ALC) actualmente el modelo es usado de manera obligatoria por todos los bancos en México mediante el Índice Sociedad Hipotecaria Federal, construido por AIS. El principal objetivo del uso de esta herramienta es la valoración de carteras inmobiliarias para el segmento de casas y departamentos.

La herramienta ofrece un potencial ahorro de capital cuando las garantías hipotecarias están subvaluadas, rapidez en la preconcesión, ya que al acelerar la concesión del crédito permite focalizar esfuerzos en tasaciones más complejas; brinda objetividad por la consistencia metodológica y con estándares internacionales; facilita la auditoría y el control de tasaciones presenciales; y es un potencial ahorro de costos y permite desarrollar un índice de precios de la vivienda.


* El Comité Técnico de Financiamiento a la Infraestructura y Vivienda se realizó el 9 de mayo, durante la 44ª reunión ordinaria de la Asamblea General Anual de ALIDE, realizada en Cartagena de Indias, Colombia; y fue conducida por Romy Calderón Alcas, jefe de Estudios Económicos e Información de ALIDE.