Financiamiento de la infraestructura

Garantías financieras para la infraestructura mexicana


El gobierno de México se planteó en 2007, como un elemento fundamental para alcanzar un mayor nivel de desarrollo humano, el crecimiento económico y la generación de empleos. Para lograrlo, una de sus principales estrategias fue reducir la brecha de infraestructura del país con ayuda de Banobras.


Para alcanzar los objetivos propuestos en 2007, la administración federal planteó una estrategia sustentada en dos vertientes: 1) mejorar la infraestructura cómo uno de los determinantes transversales de la competitividad de la economía mexicana y 2) eliminar las limitantes que enfrentan los distintos sectores productivos del país ante una insuficiente disponibilidad de recursos. De esta manera, para atenuar y compensar las fallas de mercado que obstaculizan el desarrollo del sector de la infraestructura en México, el Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos (Banobras) impulsó un producto financiero que ayuda a los proyectos de infraestructura a contar con una mayor liquidez, reducir el riesgo y la severidad de la pérdida en caso de incumplir con las obligaciones contraídas, mejorar su reputación y, obtener una mejor calificación de riesgo crediticio sobre sus financiamientos. Con lo anterior, Banobras se fijó como objetivo principal atender la falta de acceso de los gobiernos subnacionales a condiciones financieras que faciliten el financiamiento de proyectos estratégicos de alto riesgo, además de lograr una mayor equidad social proporcionando financiamiento a iniciativas de los tres órdenes de gobierno y del sector privado.

Así, para fortalecer su papel como palanca del desarrollo, Banobras retomó el concepto de garantía financiera para ajustarlo a los sectores de infraestructura y de deuda subnacional. Mediante este producto se promovió que, a cambio de una contraprestación, un gobierno o promotor de proyectos pudiera garantizar –hasta cierto montoel pago oportuno de intereses y principal u otro tipo de obligaciones de pago que deriven de un financiamiento, proyecto o emisión bursátil.

La garantía financiera de Banobras

En México, las instituciones financieras de desarrollo pioneras en este tipo de productos fueron: la Sociedad Hipotecaria Federal, que por medio de las garantías promueve la construcción y adquisición de viviendas; Nacional Financiera, que apoya con las garantías a las micro, pequeñas y medianas empresas que quieren establecerse o hacer crecer su negocio; y Banobras que ofrece la garantía financiera enfocada a la atención del sector de infraestructura de los gobiernos subnacionales.

Sin embargo, proporcionar garantías a obligaciones crediticias no es un producto nuevo en el mercado internacional, en Estados Unidos existen desde la década de 1970. En 2009 con las llamadas Monoliners quedó expuesto el riesgo en que se puede incurrir al utilizar este instrumento sin una adecuada red de protección1. Por lo anterior, el diseño de la garantía financiera de Banobras incluye fortalezas que la hacen una opción confiable en el mercado a la vez que se resguarda el patrimonio del banco.

Por un lado, los esquemas bajo los que se otorga una garantía financiera deben ser estructurados, es decir, se requiere la constitución de un fideicomiso que administre los recursos y la fuente de pago. Por otro lado, opera bajo una figura de segunda pérdida, por lo que, como primera fuente de pago, se deben utilizar recursos que constituyan un fondo de reserva que se establece en el mismo fideicomiso.

Cobertura

Actualmente, como política financiera, Banobras no puede garantizar la totalidad de las obligaciones de pago sino hasta un cierto monto, por lo que la garantía es parcial (hasta el 50% de cobertura sobre el saldo inicial de la obligación avalada). Los sectores de atención para los cuales fue diseñada la garantía financiera pueden ser tanto públicos como privados, siempre y cuando la obligación que se pretenda garantizar emane de inversión pública o privada en infraestructura o servicios públicos y derive de: 1) financiamiento o refinanciamiento de deuda bancaria, 2) proyectos de prestación de servicios, 3) emisión bursátil.

Situación Actual

Desde su lanzamiento al mercado en 2008, la garantía financiera de Banobras, ha hecho posible la inversión en infraestructura a través de Proyectos de Prestación de Servicios (PPS)4 en rubros de necesidad básica para la población como: hospitales, conservación de carreteras y vialidades, así como inducido créditos de la banca privada y emisiones bursátiles por un monto aproximado de US$ 2.8 millones de Banobras, ha hecho posible la inversión en infraestructura a través de Proyectos de Prestación de Servicios (PPS)4 en rubros de necesidad básica para la población como: hospitales, conservación de carreteras y vialidades, así como inducido créditos de la banca privada y emisiones bursátiles por un monto aproximado de US$ 2.8 millones (ver Gráfico 1).

La operación más importante, en cuanto a tamaño, es la reestructuración y refinanciamiento de la deuda del gobierno de México, en la cual Banobras garantizó los créditos de los acreedores privados. Esta operación fue reconocida por LatinFinance5 como la mejor operación de financiamiento subnacional de la región en 2008. Sin embargo, durante 2009, la crisis financiera internacional provocó una reducción de la oferta de crédito parte de la banca privada6. Como consecuencia, las obras de infraestructura financiadas por el sector privado, sufrieron una caída que fue compensada por el impulso de políticas contracíclicas del gobierno federal mexicano entre las que se encontraba la garantía financiera.

Finalmente, en diciembre de 2011, Banobras logró concretar por primera vez una garantía financiera para la emisión bursátil de una entidad federativa. Esta garantía otorgada le permitió a la emisión obtener una calificación de AAA y acceder a un plazo de 15 años.

Perspectiva

Con el fin de impulsar proyectos de muy largo plazo, Banobras está diseñando un mecanismo con el cual las instituciones financieras privadas puedan enfrentar la restricción de plazo que sus órganos de decisión imponen a los créditos otorgados. Para esto, se está creando un programa piloto de refinanciamiento garantizado, con el que se busca potenciar los recursos que la bancaprivada destina a proyectos de infraestructura.

Como operación piloto del refinanciamiento garantizado, se pudo inducir un crédito de la banca privada, destinado al diseño, construcción, puesta en marcha y operación de una planta de tratamiento de aguas residuales.

A futuro se vislumbran nuevos retos en el crecimiento y promoción de este producto, ya que la Comisión Nacional Bancaria y de Valores adoptará reglas aún más estrictas para México que las acordadas en Basilea III. Estas nuevas reglas relegarán la importancia de las calificaciones crediticias y se tomarán en cuenta otros factores, por lo que Banobras deberá encontrar maneras de mantener a las garantías como un instrumento atractivo para el financiamiento de la infraestructura.