Capacitación pyme

Cofide y la única clínica que atiende negocios


Por cuatro días, un equipo de expertos atendió las consultas de cientos de emprendedores en Lima. Enfundados en batas blancas, diagnosticaron y recetaron diversas soluciones para cada idea empresarial en la “Clínica de Negocios” de Cofide.


Esta puesta en escena fue organizada por los Gestores Voluntarios de la Cofide, un proyecto de la Gerencia de Desarrollo a cargo de Luis Terrones. A continuación la entrevista* realizada por el diario peruano Correo.

¿Qué tiene de especial la clínica?
Es un servicio gratuito y de mucha utilidad porque se ven temas concretos. Es como una clínica pero con temas de gestión empresarial. En vez de traumatología u odontología, ofrecemos módulos de plan de negocios, costos, marketing online y muchos otros. Toda la escenografía es la de un consultorio; hay una sala de espera con videos y juegos para que la gente no deje de aprender en ningún momento.

¿Hace cuánto organizan la “Clínica de Negocios”?
Empezó como uno de los servicios de la Feria del Emprendedor. La primera se hizo en octubre de 2013 y allí nos dimos cuenta que la clínica era el producto más demandado. Los que asisten a ella pueden tener un negocio en marcha o solo la idea, hablan con un especialista, abordan un tema puntual, reciben un diagnóstico y encuentran soluciones.

¿Quiénes asesoran a los emprendedores?
Tenemos a los gestores voluntarios, que son especialistas; no solo académicos, también técnicos empresarios, personas con conocimiento del mercado. Son casi 7 mil gestores. Los mejores están en la clínica, en las ferias y en la tabla de negocios Mype, un programa de capacitación de 30 horas.

¿Le dan seguimiento a estas consultas?
La clínica es para cuando damos el servicio de forma masiva, pero también se pueden inscribir en la web, identificar su problema y buscar el apoyo de un especialista del staff de gestores voluntarios de forma privada. Se reúnen con ellos hasta por dos horas para un caso específico y gratuitamente.

¿Qué tanta educación financiera hay en el sector de las mypes?
Existe una brecha entre los niveles de emprendimiento, justamente porque la capacitación técnica para las mypes es muy baja, hay poco acceso. Si el 60% de la PEA es emprendedora, y de ellos solo el 20% ha tenido acceso a capacitación, hay un porcentaje alto que está haciendo las cosas por intuición. La mayoría no tiene una base técnica y es importante que la tengan porque así tendrían mejores índices de productividad.

¿En qué deberían mejorar las pequeñas empresas?
La visión del empresario peruano es cada vez más de largo plazo, de compromiso con la calidad y la productividad. Si bien eso es positivo, aún no ha sacado al Perú del retraso en el segmento pyme, con respecto a otros países de la región. Ahora, la innovación es la clave y ya no la productividad y la calidad, y deberían estar en todos los productos. La pyme peruana todavía no ha dado el salto a la innovación.

¿Qué es lo más difícil para alguien que desea poner una empresa?
Antes, el punto clave era el financiamiento. Ahora, el empresario sabe que tiene que crecer de a poco con el dinero al que tiene acceso. Arrancar con un negocio que sea productivo y eficiente requiere esfuerzo, pero lo que demanda aún más esfuerzo es cambiar el chip de una empresa para que se oriente a la oportunidad del mercado.

¿Con capacitación también es posible reducir la informalidad?
Definitivamente, porque la informalidad es un tema de visión empresarial. Uno se mantiene en el sector informal cuando sabe que no va a crecer ni quiere hacerlo. Pero cuando uno quiere crecer y ampliar su infraestructura, requiere de una marca y un control de procesos, eso significa formalizarse. No es posible crecer empresarialmente si uno se mantiene en el sector informal.

¿Qué proyectos tiene Cofide para más adelante?
Estamos desarrollando un programa de apoyo a las “startup”. Creemos que dándole a las pequeñas empresas la oportunidad de una metodología de gestión de la innovación, comprenderán por qué la innovación es tan valiosa y lo harán. Hay que incentivar los emprendimientos con valor agregado porque es lo que menos hay. Nos hemos quedado solo en calidad y productividad y eso no basta.

* Entrevista publicada el 20 de octubre con el título “Todavía no se ha dado el salto a la innovación”, aquí.