ACERCA DE ALIDE SERVICIOS COMITÉS TÉCNICOS PROGRAMAS MEMBRESÍA CEDOM PUBLICACIONES NOTICIAS SITE
Contáctenos
Calendario
Nuestros
miembros
Pasantías
Cursos
Reuniones
técnicas
Web E-learning
ALIDE
Web Biblioteca
virtual
Publicaciones
recientes
Premios
Alide
Memoria
institucional
Video
corporativo
Portada  |  Áreas de interés  |   Ambiente  |  Artículos  |  Fondo Amazonía frente a deforestación

Financiamiento ambiental

 

Fondo Amazonía del BNDES hace frente a la deforestación brasileña

La floresta amazónica es la mayor floresta tropical del planeta, con una extensión total de 7 millones de km², 60% en Brasil, país que hoy enfrenta un gran problema que amenaza a este monumental patrimonio: el proceso de deforestación. Para luchar contra este fenómeno el BNDES ha creado el Fondo Amazonía.

En la Amazonía están almacenadas más de 100 trillones de toneladas de carbono, y cada año ella libera para la atmósfera –por medio de la evaporación y la transpiración de la vegetación– más de siete trillones de toneladas de agua. Sus ríos son responsables de cerca del 20% del agua dulce descargada a los océanos a través de los ríos de todo el mundo. Esto nos muestra su enorme importancia para la estabilidad ambiental del planeta.

Sin embargo, hoy el gobierno brasileño debe lidiar con el proceso de deforestación, que está llevando a la extinción de diversas especies, muchas de las cuales ni siquiera están identificadas. La deforestación de la Amazonía también hace que Brasil sea uno de los países que más gases de efecto invernadero emite en el mundo. De este modo, las acciones de Brasil para enfrentar el problema de las emisiones y su papel en la región amazónica en los próximos años es un factor importante en las discusiones globales sobre el cambio climático.

EN BUSCA DE SOLUCIONES
Es en la búsqueda de soluciones para enfrentar a este fenómeno que nace el Fondo Amazonía, iniciativa brasileña que contribuye a la reducción de las emisiones resultantes de la deforestación y degradación de las florestas. El principal objetivo es captar recursos para ser utilizados en proyectos de combate a la deforestación y de promoción de la conservación y uso sustentable de la bioma amazónico.

Esta es una demostración práctica de como pueden funcionar los incentivos a la REDD (reducción de emisiones por deforestación y degradación), que es uno de los asuntos en agenda de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (UNFCCC).

El Fondo Amazonía es gestionado por el Banco Nacional de Desenvolvimento Econômico e Social (BNDES) de acuerdo con las directrices y criterios establecidos por un comité orientador, compuesto por representantes de los gobiernos federal y estatal, ONG, movimientos sociales, pueblos indígenas, científicos y empresas.

El sistema de gestión, monitoreo y verificación del fondo es bastante innovador. La efectividad en la reducción de las emisiones provocadas por la deforestación, que define el monto a ser captado cada año por el Fondo Amazonía, es verificada por un comité técnico, compuesto por científicos reconocidos en el área del cambio climático.

Adicionalmente, hasta un monto correspondiente al 20% del Fondo Amazonía podrá apoyar el desarrollo de sistemas de control y monitoreo de las florestas en otros biomas brasileños y de otros países tropicales. El mecanismo de captación de recursos del Fondo está basado en los resultados obtenidos en la reducción de las emisiones originadas por la deforestación de la Amazonía brasileña.

CÓMO FUNCIONA

El Fondo Amazonía mantiene constante interlocución y diálogo con los públicos de interés. Su estructura de gobierno está diseñada para esa finalidad.

El comité orientador del Fondo Amazonía es el responsable por la definición de las directrices estratégicas y criterios para la aplicación de los recursos. El comité está constituido por representantes del gobierno y la sociedad, incluyendo nueve agencias del gobierno federal, nueve estados de la Amazonía brasileña y seis representantes de la sociedad civil.

La creación del Fondo Amazonía fue autorizada mediante Decreto del Presidente de la República N°6.527/2008, del primero de agosto de 2008. Las acciones apoyadas por el fondo deben observar: (a) las disposiciones del aludido decreto; (b) las directrices del Plan Amazonía Sustentable-PAS; (c) el Plan de Prevención y Control de la Deforestación en la Amazonía-PPCDAM; y (d) las directrices y criterios para la aplicación del Fondo Amazonía, establecidas por el Comité Orientador del Fondo Amazonía (COFA).

Las aplicaciones del fondo deben contemplar las áreas temáticas siguientes (además de la posibilidad de apoyo para el monitoreo en otros biomas): 1) gestión de florestas públicas en áreas protegidas; 2) control, monitoreo y fiscalización ambiental; 3) manejo forestal sustentable; 4) actividades económicas desarrolladas a partir del uso sustentable de la floresta; 5) saneamiento ecológico y económico, ordenamiento territorial y regularización de la tierra; 6) conservación y uso sustentable de la biodiversidad; y 7) recuperación de las áreas deforestadas.

MODALIDADES DE PROYECTOS

Para maximizar la eficiencia operacional y distribuir mejor los trabajos de análisis y seguimiento de los proyectos y sus resultados por parte del BNDES, las áreas de aplicación del Fondo Amazonía, para fines operacionales, se agrupan en las modalidades siguientes: 1) áreas protegidas (gestión y servicios ambientales), 2) actividades productivas sostenibles, 3) desarrollo científico y tecnológico aplicado al uso sostenible de la biodiversidad, y 4) desarrollo institucional y perfeccionamiento de mecanismos de control.

BENEFICIARIOS DIRECTOS E INDIRECTOS

Los proyectos para el Fondo Amazonía pueden ser presentados por varios tipos de entidades, sean órganos de la administración pública directa e indirecta federal, estatal y municipal; fundaciones de apoyo a la investigación; organizaciones no gubernamentales y organizaciones de la sociedad civil de interés público; empresas privadas; cooperativas; centros de investigación gubernamentales y de las universidades; institutos científico-tecnológicos; entidades de ambiente, de la tierra y de apoyo (federales, estaduales y municipales); fundaciones de apoyo a la investigación ligadas a órganos públicos que opera en la región amazónica; y entidades de control ambiental y de combate a crímenes ambientales.

RESULTADOS

Conforme lo autorizado por el Decreto Nº6.527/08, el BNDES celebró un Contrato de Donación con el Ministerio de Relaciones Exteriores de Noruega, el 25 de marzo de 2009, mediante el cual se le otorgaba una donación al banco en su calidad de gestor del Fondo Amazonía, por un valor de hasta 700 millones de coronas noruegas (US$106 millones) para 2009. El contrato tiene vigencia hasta 2015, y las contribuciones para los años posteriores a 2009 serán entregadas posteriormente en adendas al contrato.

Además en 2009 fue celebrada una adenda al referido Contrato de Donación, en el cual el gobierno de Noruega se comprometió a hacer donaciones adicionales de hasta 750 millones de coronas noruegas (US$113 millones) en 2010 y hasta 750 millones (US$113 millones) en 2011. Además de esos montos, se dejó abierta la posibilidad de donaciones adicionales en los años 2010 y 2011.

En el 2009 el Fondo aprobó cinco proyectos los proyectos por un valor de R$70.3 millones (cerca de US$40 millones). Las organizaciones beneficiarias fueron:

  • El Fondo Brasileño para la Biodiversidad (FUNBIO), para la segunda fase del Programa Arpa de combate a la deforestación a partir de la creación y consolidación de Unidades de Conservación (UC);
  • el Instituto del Hombre y el Medio Ambiente de la Amazonía (IMAZON), para incentivar la regularización ambiental de la cadena productiva de madera, pecuaria y soya en los 12 municipios integrantes del programa con la participación de la sociedad local;
  • the Nature Conservancy do Brasil (TNC Brasil), para promover lograr la inscripción en el Registro Ambiental Rural y el monitoreo de la deforestación en la región por medio de imágenes de satélite; e incentivo a la regularización ambiental de la cadena productiva de la madera, pecuaria y soya;
  • Instituto Oro Verde - Proyecto Semillas de Portal orientado a la recuperación de 1,2 mil hectáreas de áreas degradadas y rescate de la agricultura familiar en seis municipios en extremo norte de Mato Grosso, por medio de la introducción de sistemas agroforestales; y
  • la Fundación Amazonas Sustentable (FAS) para el Programa Bolsa Floresta que busca el mantenimiento de 10 millones de hectáreas de florestas, equivalente al 6,4% del territorio del Estado de Amazonas.
 

 

   
 
 REGRESAR
 
Síguenos en:
Síguenos en facebookSíguenos en Twittersíguenos en SlideshareCanal de youtube

  Agricultura
  Ambiente
  Infraestructura y   vivienda social
  Turismo
  Microfinanzas
  Riesgo/Regulación
  Negocios e
  Inversiones
  Finanzas para el   desarrollo

ARTÍCULOS RECIENTES
Ambiente | Las oportunidades del financiamiento verde
  
Agricultura | Estrategías financieras para modernizar el agro
  
Microfinanzas | Claves para dinamizar los emprendimientos innovadores
  
Negocios | El desafío de las inversiones interregionales
  
Finanzas | Una nueva agenda para el desarrollo
     
© Copyright 2010 - ALIDE - Asociación Latinoamericana de Instituciones Financieras para el Desarrollo
Paseo de la República 3211, Lima 27, Perú. Apartado Postal: 3988 - Lima 100. Teléfono: 442-2400