ACERCA DE ALIDE SERVICIOS COMITÉS TÉCNICOS PROGRAMAS MEMBRESÍA CEDOM PUBLICACIONES NOTICIAS SITE
Contáctenos
Calendario
Nuestros
miembros
Pasantías
Cursos
Reuniones
técnicas
Web E-learning
ALIDE
Web Biblioteca
virtual
Publicaciones
recientes
Premios
Alide
Memoria
institucional
Video
corporativo
Portada  |  Áreas de interés  |   Finanzas para el desarrollo  |  Artículos   |  Visión 2050

Finanzas para el desarrollo


Visión 2050:

Una nueva agenda para el futuro desde la perspectiva empresarial

En 2050, alrededor de 9,000 millones de personas necesitarán vivir bien y dentro de los límites de la disponibilidad de recursos del planeta. Es decir, dentro de 40 años, el planeta tendrá un 30% más de personas. ¿Mantendremos el nivel de vida y consumo actual?

El continuo crecimiento poblacional es para las empresas una buena noticia, ya que este crecimiento poblacional podría significar millones de nuevos consumidores que querrán comprar casas, carros, televisores, etc. La mala noticia es que la continua disminución de los recursos y el cambio climático limitarían la capacidad para que todos los 9,000 millones de personas puedan lograr y mantener el estilo de vida y de consumo actual.

En el Proyecto Visión 2050 del Consejo Mundial de Empresas para el Desarrollo Sostenible abordaron este dilema. Las empresas desarrollaron una visión, basada en el diálogo con cientos de empresas en 20 países, así como con expertos de todo el mundo, en la búsqueda de una vía hacia la sostenibilidad para 2050.

Este sería un mundo en el que la población global no estaría sólo sobreviviendo en el planeta, sino “viviendo bien y dentro de los límites de los recursos disponibles del planeta”.

Por “vivir bien”, entienden tener un estándar de vida donde las personas tengan acceso y capacidad para pagar la educación, salud, movilidad, alimentación básica, agua, energía, vivienda y bienes de consumo. Por “vivir dentro de los limites del planeta”, se concibe el vivir de tal modo que este estándar de vida pueda ser sostenible con los recursos naturales disponibles y sin mayor daño a la biodiversidad, clima y otros ecosistemas.

La primera parte de la visión podría ser concebida como una utopía ideal, considerando cuan lejos parece estar del mundo de hoy. Pero, con o sin Visión 2050, la vida en 2050 será radicalmente diferente para toda la población que en ese momento viva sobre la Tierra.

Entonces, la Visión 2050 es como una estrella-guía, que intentará ayudar a los líderes de los gobiernos, las empresas y la sociedad a evitar que vuelvan a repetir los errores del pasado –tomando decisiones aisladas– que resultan en consecuencias no deseadas para el planeta.

Esta es también concebida como una plataforma para encaminar el diálogo, y poner en discusión las cuestiones más importantes que en conjunto debemos responder, a fin de hacer progresos necesarios en este campo desconocido de un futuro incierto.

Los elementos de la vía
Una vía ha sido propuesta para conectar el futuro sostenible con el presente. El objetivo de buscar y plantear esta vía fue ver lo que un real y global intento de desarrollo sostenible –con todas las políticas y los cambios radicales de estilo de vida que eso supondría– significaría para los negocios y mercados en general y para cada uno de los sectores participantes.

La vía crítica incluye:
  • Orientar las necesidades de desarrollo de millones de personas, proveer educación y empoderamiento económico, particularmente de la mujer, y desarrollar radicalmente más soluciones eco-eficientes.
  • Incorporar el costo de las externalidades, empezando con el carbono, los servicios de los ecosistemas y del agua.
  • Duplicar el producto agrícola sin incrementar el área de tierra y cantidad de agua utilizada.
  • Detener la deforestación e incrementar los campos de plantaciones forestales.
  • Reducir a la mitad las emisiones de carbono en todo el mundo (sobre la base de los niveles de 2005) para el 2050.
  • Proveer acceso universal a la movilidad o transporte de bajas emisiones de carbono.
  • Mejorar de 4 a 10 veces el uso recursos y materiales. Esto permitiría consumir el valor de algo más de un planeta de recursos ecológicos en 2050, frente a los 2.3 planetas que se requeriría si las empresas no cambian sus hábitos.

Grandes oportunidades
La transformación hacia adelante representa grandes oportunidades en una amplia gama de segmentos de negocio así como los desafíos globales de crecimiento, la urbanización, la escasez y los cambios ambientales llegarán a ser la clave estratégica para liderar la gestión de las empresas en la próxima década.

El rango de oportunidades va desde el desarrollo y el mantenimiento de ciudades con bajas emisiones de carbono, cero desechos e infraestructura hasta mejorar y gestionar la biocapacidad, los ecosistemas, los estilos de vida y medios de subsistencia.

Nuevo paisaje para las empresas
Habrá una nueva agenda para los líderes empresariales. Se buscará un modelo de crecimiento y progreso basado en un uso equilibrado de los recursos renovables y el reciclaje de aquellos que no lo son. Esto impulsará una carrera verde, con los países y empresas trabajando juntos, así como compitiendo para salir adelante.

La transformación traerá consigo enormes cambios en términos de regulación, mercados, preferencias de los consumidores, precios de los insumos, y la medición de pérdidas y ganancias, todo lo cual tendrá un impacto en las empresas. En lugar de seguir el cambio, las empresas deben liderar esta transformación, haciendo lo que las empresas mejor saben hacer: crear soluciones costo-efectivas de lo que la gente necesita y desea.

La diferencia es que las nuevas soluciones estarían basadas en un mercado con "valores y costos reales" establecidos por los límites del planeta.

Los líderes empresariales también deben dirigir sus empresas exitosamente hoy mientras se lidera a la sociedad hacia un marco de nuevas condiciones de sostenibilidad, trabajando de cerca con los líderes políticos y sociales en esta tarea. Esto significará nuevas alianzas de empresas con gobiernos y sociedad, y un enfoque más sistémico para gestionar los desafíos.

Las empresas participantes creen firmemente que el mundo ya tiene el conocimiento, la ciencia, la tecnología, las capacidades y los recursos financieros necesarios para lograr la Visión 2050, pero los fundamentos o bases deberán establecerse a la velocidad y la escala que requiere la urgencia de atender los problemas en la próxima década.

NOTA: Este artículo fue publicado en la Revista ALIDE edición enero-febrero 2010.

 

 

 REGRESAR
 
Síguenos en:
Síguenos en facebookSíguenos en Twittersíguenos en SlideshareCanal de youtube

  Agricultura
  Ambiente
  Infraestructura y   vivienda social
  Turismo
  Microfinanzas
  Riesgo/Regulación
  Negocios e
  Inversiones
  Finanzas para el   desarrollo

ARTÍCULOS RECIENTES
Ambiente | Las oportunidades del financiamiento verde
  
Agricultura | Estrategías financieras para modernizar el agro
  
Microfinanzas | Claves para dinamizar los emprendimientos innovadores
  
Negocios | El desafío de las inversiones interregionales
  
Finanzas | Una nueva agenda para el desarrollo
     
© Copyright 2010 - ALIDE - Asociación Latinoamericana de Instituciones Financieras para el Desarrollo
Paseo de la República 3211, Lima 27, Perú. Apartado Postal: 3988 - Lima 100. Teléfono: 442-2400