ACERCA DE ALIDE SERVICIOS COMITÉS TÉCNICOS PROGRAMAS MEMBRESÍA CEDOM PUBLICACIONES NOTICIAS SITE
Contáctenos
Calendario
Nuestros
miembros
Pasantías
Cursos
Reuniones
técnicas
Web E-learning
ALIDE
Web Biblioteca
virtual
Publicaciones
recientes
Premios
Alide
Memoria
institucional
Video
corporativo
Portada  |  Áreas de interés  |  Microfinanzas  |  Artículos  | Sistemas de garantía: competitividad con...
Financiamiento de las Mipymes


Empoderamiento económico e inclusión financiera de mujeres empresarias en El Salvador

Tras observar una persistente diferencia de género entre hombres
y mujeres, en cuanto a oportunidades y facilidades para acceder al
financiamiento crediticio, el Banco de Desarrollo de El Salvador (Bandesal)
decidió implementar el programa Banca Mujer, cuyo objetivo principal es
empoderar a mujeres microempresarias mediante capacitación y asistencia
técnica, para seguir impulsando la economía del país.

En El Salvador, la mayor parte de la población está representada por mujeres (53%), de las cuales el 54% está en edad de trabajar y constituye solamente el 41% de la Población Económicamente Activa (PEA). Así, este sector cuenta con una tasa de participación laboral 23 puntos porcentuales inferiores a la de los hombres y, según datos oficiales, percibe 20% menos de salario y 13% menos de ingreso, a diferencia de ese grupo.

Además, es el sector más afectado por el subempleo (tasa de 42%) debido a que su inserción laboral se produce principalmente en ramas de baja productividad, donde predomina la informalidad, ya que el 56% de este grupo trabaja por cuenta propia en actividades informales. A pesar de ello, la estructura empresarial del país, está constituida en 90,5% por microempresas dirigidas en 64% por mujeres; sin embargo, el crédito otorgado a estas empresas es limitado.

Con base en lo anterior, el Banco de Desarrollo de El Salvador (Bandesal) identificó la necesidad de la puesta en marcha de un sistema especial de créditos y garantías, que incentive el crecimiento de empresas lideradas por mujeres a nivel territorial. Sobre todo aquellas que estén establecidas en territorios olvidados. Como resultado de ello y en línea con el cumplimiento de su objetivo de promover, con apoyo financiero y técnico, el desarrollo de proyectos de inversiones viables y rentables de los sectores productivos del país, el banco creó el programa Banca Mujer.

Lanzado en octubre de 2014, Banca Mujer representa un producto innovador e incluyente que propicia el empoderamiento económico y la inclusión financiera de mujeres propietarias de micro, pequeñas y medianas empresas. Todo ello, través de tres componentes: 1) líneas de crédito directo y a través de intermediarios financieros, bajo condiciones favorables que lo diferencian de la oferta existente en todo el sistema financiero; 2)programas de garantía que facilitan el acceso al crédito, y 3) fortalecimiento de las capacidades a través de capacitación y asistencia técnica en liderazgo, motivación, educación financiera y desarrollo empresarial.

PROGRAMA BANCA MUJER
El programa Banca Mujer se ejecuta siguiendo una estrategia de implementación que contempla la territorialización progresiva y la realización de alianzas estratégicas con instituciones financieras públicas y privadas, e instituciones gubernamentales.

Sus principales características diferenciadoras son las siguientes: 1) crédito directo desde US$ 500, que propicia la bancarización y la inclusión financiera; 2) tasa de interés competitiva a la usuaria final; 3) diversidad en el destino del crédito que incluye capital de trabajo; 4) plazos de hasta 15 años, acordes a los destinos del crédito; 5) amplia cobertura de garantía de hasta el 70% del monto otorgado en la modalidad segundo piso, y 6) capacitación y asistencia técnica a través del Centro de Formación Bandesal, a todas las usuarias del programa.

Mercado objetivo
Como anteriormente se señaló, en El Salvador, en su mayoría, está constituido por Mipyme, con una fuerte concentración en el sector comercio. (Ver Cuadro Nº 1)

Esta alta participación porcentual de las Mipyme (98%) está correlacionada con la importante contribución de este segmento a la economía en general. Ella contribuye en la generación del producto interno bruto en aproximadamente 40%, propicia el 58,5% de ocupación laboral y aporta el 45% de las ventas totales y el 45,3% del valor agregado.

A raíz de lo anterior, las Mipyme se han convertido en el centro de atención de la actividad económica del país, y es por esta razón que su fortalecimiento y acceso al crédito es una de las apuestas estratégicas del actual gobierno.

No obstante su importancia para la economía nacional, tienen una baja capacidad de innovación por la obsolescencia de sus equipos y modelos de negocios atrasados, que se debe, en buena medida, a sus bajos niveles de inversión como consecuencia de su limitado acceso a crédito de mediano y largo plazo.

Es cierto que el 85% de las Mipyme se concentran en las áreas urbanas del país, debido a que los mercados urbanos son espacios económicos en los que la población, en promedio, obtiene mayores ingresos y, por tanto, existe una mayor capacidad relativa de consumo que en los segmentos poblacionales que residen en regiones más apartadas. Así, la concentración geográfica del microcrédito en zonas cercanas a los centros urbanos, limita las posibilidades de expansión productiva de estas empresas, lo cual afecta su capacidad de acumulación, crecimiento, competitividad, modernización y generación de empleo. Como consecuencia, la mayor parte de estos negocios se ven forzados a recurrir a créditos de proveedores y/o bancarios de muy corto plazo para realizar sus inversiones.

Componentes de Banca Mujer
El programa Banca Mujer está constituido por productos financieros de primer y segundo piso (crédito y garantías), acompañados de capacitación y asistencia técnica, con el fin de estimular y dinamizar las iniciativas económicas de las mujeres e incrementar sus conocimientos y habilidades para liderar empresas.

1. Financiamiento. Este componente está compuesto por tres líneas de crédito diseñadas con condiciones muy similares, pero para diferente segmento de mercado:

  • Línea de crédito directo para mujeres empresarias a través del Fondo de Desarrollo
    Económico de Bandesal, que tiene como objetivo financiar directamente a empresarias de la pequeña y mediana empresa, para inversión en proyectos productivos, el cual incluye gastos de capital de trabajo y formación de capital, entre otros, con plazos hasta de 15 años, según el destino, y hasta dos años de período de gracia.
  • Línea de crédito de segundo piso para empresarias, para apoyar los requerimientos de capital de trabajo y activo fijo, para inversiones en ampliación de negocios y financiamiento en las instituciones intermediarias del banco, con plazos máximos hasta de seis años.
  • Línea de crédito para mujeres empresarias a través del Fideicomiso para el desarrollo de la micro y pequeña empresa (Fidemype) administrado por Bandesal, para fortalecer la oferta crediticia a las Mipyme dirigidas por mujeres, bajo la modalidad de segundo piso.

2. Garantías. Mediante el otorgamiento de garantías, tiene como objetivo facilitar el financiamiento a mujeres empresarias que deseen potenciar sus empresas, para que sean atendidas a través de las instituciones elegibles del Fondo Salvadoreño de Garantías, con montos de garantía desde US$ 250 hasta US$ 75 000.

3. Capacitación y asistencia técnica. Las mujeres que hayan contratado un crédito o garantía a través del programa, se benefician con capacitación en temas de liderazgo, motivación, educación financiera, entre otros. En asistencia técnica, se les apoya en temas orientados al desarrollo empresarial, tales como: redes sociales que faciliten la publicidad y comercialización interna y externa de sus productos y servicios, gestión administrativa, buenas prácticas de manufactura, asesoría para trámites de exportación, desarrollo de imagen comercial, asociatividad, etc., además de la vinculación de oferta y demanda en general. La capacitación y asistencia técnica es coordinada y ejecutada a través del Centro de Formación de Bandesal.

ROL DE LOS SOCIOS ESTRATÉGICOS
Para la operatividad del programa Banca Mujer se han realizado alianzas estratégicas con instituciones a tres niveles:

  • Instituciones financieras públicas y privadas calificadas por Bandesal, que contribuyen al éxito y fortalecimiento del programa, actuando como aliados para la facilitación del crédito a las mujeres empresarias.
  • Instituciones de gobierno como Comisión Nacional de la Micro y Pequeña Empresa (Conamype), Creces Mipyme-Ministerio de Economía, Instituto Salvadoreño para el Desarrollo de la Mujer (Isdemu), Ciudad Mujer, como proveedoras de demanda potencial de crédito y de apoyo a la promoción y direccionamiento de empresarias, considerando que el programa contiene un componente de asistencia técnica y capacitación complementario al crédito. De igual manera, la alianza con las instituciones de gobierno apoyan el acercamiento del crédito a través de la infraestructura que estas instituciones ya poseen.
  • Instituciones privadas: Para el fortalecimiento de la prospección del crédito se han establecido alianza con instituciones como: Voces Vitales, Organización de Mujeres Salvadoreñas por la Paz (Ormusa), Cámara de Comercio e Industria de El Salvador (Camarasal), Asociación Salvadoreña de Industriales (ASI), Fundación Promotora de la Competitividad de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa (Centromype), Fundación para la Innovación Tecnológica Agropecuaria (Fiagro) y la Fundación de Capacitación y Asesoría en Microfinanzas (Fundamicro).

IMPACTO, BENEFICIOS ESPERADOS Y RESULTADOS

  • Con la ejecución del programa Banca Mujer se espera: 1) mejorar las condiciones de vida, en términos de salud, educación y vivienda, de al menos 10 mil mujeres empresarias, a través del programa en sus cinco años de ejecución; 2) generar al menos 30 mil empleos directos e indirectos; 3) apoyar la inclusión financiera y la bancarización; 4) propiciar una mayor oferta financiera orientada al crédito para la mujer; 5) fortalecer con capacitación y asistencia técnica a, al menos, 50% de las mujeres empresarias beneficiarias de crédito, y 6) incrementar las ventas de las empresas financiadas.
  • Al final de 2019 se proyecta tener una colocación de casi US$ 30,1 millones en créditos y US$ 10,5 millones en garantías. Con dichos resultados, Bandesal pretende contribuir a la inclusión financiera de las mujeres en El Salvador.
  • En los dos primeros años de operación el programa planificó la colocación de US$ 5,1 millones en créditos de primer y segundo piso, así como de US$ 3,1 millones en garantías. Solo en los dos primeros meses del primer año ya había colocado en créditos US$ 2,1 millones.

CONCLUSIONES Y LECCIONES APRENDIDAS

  • Con la puesta en marcha e implementación del programa Banca Mujer, se ha propiciado una mayor oferta financiera orientada a créditos con condiciones especiales para mujeres empresarias, que reduzca la desigualdad de género en términos financieros.
  • Con los resultados obtenidos en el programa, en sus tres primeros meses de operación alcanzó el 41% de las metas establecidas para diciembre de 2015.
  • El acompañamiento cercano, con capacitación y asistencia técnica a las empresarias clientes del programa, es fundamental para la materialización de un buen crédito, ya que contribuye a mejorar el desarrollo de sus empresas y el manejo del crédito.
  • Las alianzas estratégicas establecidas con las instituciones financieras, las entidades gubernamentales y privadas, son clave no solo para la generación y acercamiento a la demanda del crédito, sino también para el fortalecimiento y complementariedad del programa desde las aristas de acción de cada institución aliada.
  • La metodología de atención a nivel nacional de microcrédito a mujeres empresarias tiene sesgo de género, por lo que ha sido necesario crear una metodología ad hoc al segmento de mercado objetivo.
Puede descargar este artículo en PDF:
 
 
 
 
Síguenos en:
Síguenos en facebookSíguenos en Twittersíguenos en SlideshareCanal de youtube

  Agricultura
  Ambiente
  Infraestructura y   vivienda social
  Turismo
  Microfinanzas
  Riesgo/Regulación
  Negocios e
  Inversiones
  Finanzas para el   desarrollo

ARTÍCULOS RECIENTES
Ambiente | Las oportunidades del financiamiento verde
  
Agricultura | Estrategías financieras para modernizar el agro
  
Microfinanzas | Claves para dinamizar los emprendimientos innovadores
  
Negocios | El desafío de las inversiones interregionales
  
Finanzas | Una nueva agenda para el desarrollo

   |  AlideNoticias   |   Revista Alide  |  E-Banca  |   Próximos cursos  |  Calendario de actividades  |  Noticias

¿QUIÉNES SOMOS?

Historia de ALIDE
Consejo directivo
Secretaría General
Cómo hacerse miembro
Listado de miembros
Asambleas generales
Memoria institucional

CALENDARIO
DE ACTIVIDADES

PROGRAMAS:

Estudios Económicos e Información
Capacitación y Cooperación Internacional
Relaciones Institucionales
Asistencia Técnica

UNIDADES:

Unidad de Conferencias
Comunicación e Imagen Corporativa

COMITÉS TÉCNICOS / ÁREAS DE INTERÉS:

Financiamiento Agrícola y Rural
Financiamiento Ambiental
Recursos, Inversiones e Infraestructura
Financiamiento del Turismo
Financiamiento de la Micro, Pequeña y Mediana empresa
Riesgos y Regulación Prudencial
Negocios e Inversiones
Financiamiento de la vivienda social

PRODUCTOS Y SERVICIOS:

Biblioteca virtual
E-learning ALIDE
Cursos presenciales
Pasantías y asesorías
Reuniones técnicas
Premios ALIDE a las mejores prácticas en IFD
Publicaciones
Directorio de Fuentes de Financiamiento Internacional

MEDIOS INFORMATIVOS:

Revista ALIDE
Boletín Alidenoticias
Boletín E-banca
Boletín E-news

NOTICIAS:
Noticias de ALIDE
Noticias sobre miembros de ALIDE
Entrevistas
Artículos sobre financiamiento del desarrollo

Síguenos en facebook Síguenos en Twitter síguenos en Slideshare Canal de youtube siguenos en Google+ Síguenos en Likedin 
© Copyright 2010 - ALIDE - Asociación Latinoamericana de Instituciones Financieras para el Desarrollo
Paseo de la República 3211, Lima 27, Perú. Apartado Postal: 3988 - Lima 100. Teléfono: 442-2400