ACERCA DE ALIDE SERVICIOS COMITÉS TÉCNICOS PROGRAMAS MEMBRESÍA CEDOM PUBLICACIONES NOTICIAS SITE
Contáctenos
Calendario
Nuestros
miembros
Pasantías
Cursos
Reuniones
técnicas
Web E-learning
ALIDE
Web Biblioteca
virtual
Publicaciones
recientes
Premios
Alide
Memoria
institucional
Video
corporativo
 
Finanzas para el Desarrollo

Nuevos tiempos traen nuevos desafíos para los bancos de desarrollo

*Por Juan Antonio Ketterer Jefe de la División de Mercados de Capital e Instituciones Financieras del Banco Interamericano de Desarrollo(BID).

En los últimos diez años, los bancos de desarrollo (BD) de América Latina y el Caribe se han ido consolidando como uno de los instrumentos más efectivos para la implementación de un amplio conjunto de políticas públicas dirigidas al desarrollo productivo del sector privado. En particular, los BD han desplegado una actividad muy destacada en el apoyo a las Mipyme, financiando la adopción de nuevas tecnologías, la creación de empleo, el desarrollo rural-agrícola y la promoción de las exportaciones.

Algunos BD han apoyado a sus países en la mejora y extensión del complejo de infraestructuras  productivas y también han actuado en el espacio del crédito hipotecario. En total, los BD han provisto del 62% del financiamiento de largo plazo en la región.

Los programas implementados por los BD han sido, en general, coherentes con la idea de que el bajo   crecimiento de la productividad es uno de los principales handicaps al desarrollo económico y que entre los factores determinantes de la productividad destaca el acceso al financiamiento (o la falta de acceso). Además, los estudios de evaluación e impacto que se han realizado de los programas, coinciden en que la mayoría de estos han obtenido resultados positivos.

En este proceso, ALIDE ha jugado un papel muy destacado en la coordinación y la diseminación de conocimiento entre los BD miembros de la misma. Desde el Grupo Banco Interamericano de Desarrollo (BID) también hemos colaborado en este esfuerzo con un financiamiento cercano a los US$ 3 000 y dos millones y medio de pequeñas y medianas empresas financiadas en el período 2012-2015. Además, ALIDE y el BID han mantenido una estrecha y fructífera colaboración que ha permitido apalancar muchas sinergias y apoyar a los BD en el terreno de capacitación, fortalecimiento institucional, formulación de programas y estrategias, diseño de nuevos instrumentos y acceso a fondos concesionales internacionales, entre otros. (El BID ha otorgado, en este segmento, asistencia técnica
no reembolsable por valor de unos US$ 30 millones en el período señalado y ha organizado una serie de eventos conjuntamente con ALIDE.)

Sin embargo, nuevos tiempos traen consigo nuevos desafíos y muchos de estos están íntimamente relacionados con la problemática del acceso al financiamiento. En primer lugar, hay que destacar la recalcitrante persistencia del gap (rezago) de productividad que sufren muchos países de la región. En segundo lugar, la globalización y la denominada «revolución digital» plantean un conjunto amplio de desafíos, aunque también oportunidades. En tercer lugar, la región enfrenta de manera creciente los importantes retos asociados al cambio climático, tanto  en el área de la mitigación como en el de adaptación, tal como se recogen en los Acuerdos de París. En cuarto lugar, la insuficiencia de recursos fiscales para hacer frente al déficit de infraestructuras productivas, surge como un factor que agrava los anteriores problemas. Y, por último, está la necesidad de que los esquemas de desarrollo que se planteen sean inclusivos en todas sus dimensiones: social, de género y de minorías. Creo que los BD, junto con ALIDE, pueden jugar un rol decisivo en la implementación de las intervenciones públicas destinadas a enfrentar los retos señalados, facilitando la participación del sector privado en la financiación de las mismas.

Para actuar sobre el gap de la productividad, además de los instrumentos tradicionales, los BD podrían desarrollar lo que en el BID denominamos «Programas estructurados de financiamiento de desarrollo productivo». Esta clase de programas se han desarrollado a lo largo de múltiples conversaciones con muchos BD, que han trabajado con nosotros, y fueron presentados por primera vez en la reunión de ALIDE de 2014 en Cartagena, Colombia. El instrumento se basa en el microanálisis de los riesgos de las cadenas de valor y de las alternativas de gestionarlos con instrumentos financieros y no financieros, algunos existentes y otros que habría que diseñar para el caso. De este modo, es posible formular programas de apoyo al desarrollo productivo, optimizando la combinación de instrumentos financieros y no financieros a utilizar en cada uno de los eslabones de las cadenas de valor tratadas. En la actualidad, ya estamos implementando este tipo de programas en algunos países de la mano de los BD locales. <http://brik.iadb.org/handle/iadb/92516>

La revolución digital introduce dos elementos de particular interés para los BD. Primero, se trata de aprovechar las oportunidades ofrecidas por las innovaciones en el espacio digital. Para ello, los BD podrían desarrollar líneas de financiamiento acompañadas de asistencia técnica, para que las Pyme pudieran adoptar tecnologías digitales. Dichas tecnologías permitirían a las empresas mejorar la eficiencia de sus procesos  productivos, así como insertarse en las plataformas internacionales de comercio y de pagos (véase, por ejemplo, la plataforma desarrollada por el BID <www.connectamericas.
com>). Segundo, los BD que operan en segundo piso deberían considerar la posibilidad de incluir, entre los intermediarios elegibles para el repase de fondos, a aquellas plataformas digitales de financiamiento «alternativo» que cumplieran ciertas condiciones de solvencia. De este modo se conseguiría extender la red de entidades capaces de repasar fondos a las empresas y también se ampliaría el conjunto de instrumentos financieros a disposición de las mismas, con los ofrecidos por esta nueva clase de intermediarios, complementando así la oferta tradicional de la banca comercial. Esta es un área que consideramos de alta prioridad estratégica, dado el desarrollo exponencial que prevemos va a experimentar en un futuro inmediato. Al respecto, acaba de publicarse un estudio de la Universidad de Cambridge y la de Chicago, patrocinado por el BID, donde se presenta un mapeo del estado del desarrollo de las finanzas digitales en la región <https://www.jbs.cam.ac.uk/fileadmin/user_upload/research/centres/alternative-finance/downloads/2016-americasalternative- finance-benchmarkingreport.
pdf>

La mayoría de las estimaciones apuntan a que la adopción de medidas de mitigación y adaptación al cambio climático costará unos US$ 100 000 millones al año, o 2% del PIB de la región. Frente a esto, creemos que los BD se encuentran en una posición idónea para movilizar recursos públicos climáticos nacionales, internacionales e intermediarlos, para financiar inversiones privadas en cambio climático (The Role of National Development Banks in Catalyzing International Climate Finance). En la región donde hemos estado muy activos en esta área, se ha comprobado que en los últimos años los BD han  sido pioneros en el desarrollo de estrategias de financiamiento muy innovadoras para mitigar los riesgos inherentes a las inversiones en el cambio climático. Estos son los riesgos derivados de la adopción de nuevas tecnologías, de una demanda incierta de mercado y de inversiones con largos períodos de amortización. Los programas han consistido en facilidades y mecanismos para proveer garantías a proyectos  de energía renovable, programas de seguros para cubrir el desempeño energético de proyectos de eficiencia energética de Pymes o para gestionar riesgos y monetizar beneficios en cadenas agrícolas. Todas estas innovaciones se pueden encontrar en nuestro «Financial Innovation Lab» <http://www.iadb.org/en/sector/financial-markets/financial-innovationlab/home,19701.html>.

Con respecto a la infraestructura productiva, hay que destacar que el déficit de recursos públicos para su financiamiento agrava considerablemente los dos problemas anteriormente descritos. Según cifras del BID, el déficit de financiamiento de infraestructura productiva se sitúa en US$ 130 000 millones anuales o el 2,6% del PIB regional. La infraestructura deficiente no hace sino agravar el gap de productividad por los incrementos de costos, riesgos e ineficiencias que introducen en los procesos productivos y en los flujos internos de las cadenas de valor. Al mismo tiempo, suponen un pasivo para la lucha contra el cambio climático, ya que su mal uso conlleva una mayor generación de gases de efecto invernadero. Adicionalmente, compiten por recursos de financiamiento con las inversiones a realizar en las áreas de mitigación y adaptación al cambio climático. Por lo tanto, dado que hay un conjunto de proyectos de infraestructura que no pueden ser financiados ni por el sector público ni el privado, existe un amplio consenso de que la única alternativa para hacer frente a estos niveles de inversión es estructurando financiamientos basados en alianzas público privadas (APP). Sin embargo, las APP conllevan una considerable complejidad financiera y requieren del uso de instrumentos sofisticados, tipo garantías. Es aquí donde creemos que los BD muestran una vez más su gran potencial, pues tienen la capacidad técnica y la hoja de balance suficiente como para ser muy efectivos en la identificación de los riesgos y en el diseño de los instrumentos para mitigarlos.

Finalmente, un crecimiento más inclusivo requiere de un sector financiero que responda a las necesidades de hombres, mujeres y minorías por igual. La mayor restricción de crédito para las Pyme lideradas por mujeres, así como las brechas de género en la adopción de tecnología digital, reflejan la importancia de abordar las necesidades de distintos grupos. Esto requiere la generación de  información —por ejemplo, indicadores desagregados por sexo— que permita entender las restricciones de demanda y oferta que afectan a grupos subatendidos, para poder diseñar intervenciones adecuadas y medir el progreso. Los BD pueden tener un papel catalizador en este ámbito, si empiezan a incorporar estos aspectos en sus programas para identificar modelos de financiamiento efectivos para Pyme lideradas por mujeres, por ejemplo, lo cual puede generar un efecto demostración para el resto del
sector financiero.

La 46 Asamblea de ALIDE es un marco ideal para discutir y analizar todos los temas anteriormente  señalados y otros más que puedan ir surgiendo en el camino. Esta discusión y contraste de opiniones es muy importante para nosotros, pues nos permitirá revisar y actualizar nuestra estrategia con los insumos derivados del diálogo con los BD y ALIDE.

Mirando hacia adelante, creo que es muy importante fortalecer y ampliar nuestra alianza estratégica con
ALIDE para, desde esta plataforma, poder contribuir al intercambio de información y provisión de  servicios para los BD de la región. De este modo, podremos asegurar que desarrollan todo su potencial y que pueden enfrentar de manera efectiva los desafíos que surgen en el camino hacia el progreso y hacia un modelo de desarrollo sustentable e inclusivo.

Puede descargar este artículo en PDF:


 
 

Síguenos en:
Síguenos en facebookSíguenos en Twittersíguenos en SlideshareCanal de youtube

ARTÍCULOS RECIENTES
Ambiente | Las oportunidades del financiamiento verde
  
Agricultura | Estrategías financieras para modernizar el agro
  
Microfinanzas | Claves para dinamizar los emprendimientos innovadores
  
Negocios | El desafío de las inversiones interregionales
  
Finanzas | Una nueva agenda para el desarrollo

  Agricultura
  Ambiente
  Infraestructura y   vivienda social
  Turismo
  Microfinanzas
  Riesgo/Regulación
  Negocios e
  Inversiones
  Finanzas para el   desarrollo


  Estudios
  Económicos
  Capacitación
  Asistencia técnica
  Relaciones
  Institucionales
   |  AlideNoticias   |   Revista Alide  |  E-Banca  |   Próximos cursos  |  Calendario de actividades  |  Noticias

¿QUIÉNES SOMOS?

Historia de ALIDE
Consejo directivo
Secretara General
Cómo hacerse miembro
Listado de miembros
Asambleas generales
Memoria institucional

CALENDARIO
DE ACTIVIDADES

PROGRAMAS:

Estudios Económicos e Información
Capacitación y Cooperación Internacional
Relaciones Institucionales
Asistencia Técnica

UNIDADES:

Unidad de Conferencias
Comunicación e Imagen Corporativa

COMITÉS TÉCNICOS / ÁREAS DE INTERÉS:

Financiamiento Agrícola y Rural
Financiamiento Ambiental
Recursos, Inversiones e Infraestructura
Financiamiento del Turismo
Financiamiento de la Micro, Pequeña y Mediana empresa
Riesgos y Regulación Prudencial
Negocios e Inversiones
Financiamiento de la vivienda social

PRODUCTOS Y SERVICIOS:

Biblioteca virtual
E-learning ALIDE
Cursos presenciales
Pasantías y asesorías
Reuniones técnicas
Premios ALIDE a las mejores prácticas en IFD
Publicaciones
Directorio de Fuentes de Financiamiento Internacional

MEDIOS INFORMATIVOS:

Revista ALIDE
Boletín Alidenoticias
Boletín E-banca
Boletín E-news

NOTICIAS:
Noticias de ALIDE
Noticias sobre miembros de ALIDE
Entrevistas
Artículos sobre financiamiento del desarrollo

Síguenos en facebook Síguenos en Twitter síguenos en Slideshare Canal de youtube siguenos en Google+ Síguenos en Likedin 
© Copyright 2010 - ALIDE - Asociación Latinoamericana de Instituciones Financieras para el Desarrollo
Paseo de la República 3211, Lima 27, Perú. Apartado Postal: 3988 - Lima 100. Teléfono: 442-2400