ACERCA DE ALIDE SERVICIOS COMITÉS TÉCNICOS PROGRAMAS MEMBRESÍA CEDOM PUBLICACIONES NOTICIAS SITE
Contáctenos
Calendario
Nuestros
miembros
Pasantías
Cursos
Reuniones
técnicas
Web E-learning
ALIDE
Web Biblioteca
virtual
Publicaciones
recientes
Premios
Alide
Memoria
institucional
Video
corporativo
Portada  |  Áreas de interés  |   Finanzas para el desarrollo  |  Artículos   |  El futuro de la banca de fomento
 

El futuro de la banca de fomento

En un mundo tan cambiante como el de este siglo, las instituciones financieras de desarrollo (IFD) no pueden permanecer estáticas, aferradas a modelos exitosos del pasado. Por ello, cualquier estudio o ensayo sobre la banca de fomento tiene que considerar qué factores moldean nuestro futuro, y cómo deberían evolucionar para sacar el mejor provecho de los cambios que acontecen a su alrededor.

El futuro próximo se puede definir en primer lugar en función de desarrollo demográfico y de la degradación constante de los recursos naturales. La Republica Dominicana, que históricamente ha compartido el territorio isleño de la Hispaniola con la Republica de Haití dentro de una marco de relativa estabilidad por casi 150 años, de repente vio ese equilibrio fracturarse a raíz del terremoto que sacudió a Puerto Príncipe y zonas aledañas al iniciar 2010. Ese funesto acontecimiento de la naturaleza precipitó una avalancha población que hoy reside en el país, y visto el deterioro, cada vez más acentuado, de las condiciones socioeconómicas del país vecino, puede predecirse que permanecerán y se acrecentarán con el paso de los años, aumentando así la presión productiva de nuestro país, so pena de vernos obligados a acudir a mayores importaciones para sostener una población combinada cada vez mas demandante de bienes y servicios con los cuales satisfacer sus necesidades y aspiraciones.

Los recursos naturales, cuya exportación en el pasado fueron uno de los pilares del desarrollo dominicano, están bajo constante presión. La deforestación, en cuyos inicios fue con el objetivo de obtener maderas aprovechables, dio paso a la tala con el objetivo de obtener leña como materia prima combustible. Sin embargo, la incesante necesidad de nuevos predios agrícolas y ganaderos, junto a la expansión del espacio requerido por una población cada vez mayor, ha contribuido en acelerar la destrucción de bosques, provocar la sequía de ríos y producir un empobrecimiento de la tierra apta para cultivos.

El segundo factor a tomar en cuenta es el proceso comercial globalizado, en el cual el proteccionismo y algunos aislados tratados comerciales bilaterales han dado paso a una serie de acuerdos regionales, multinacionales y globales, que derriban fronteras arancelarias, abriendo las posibilidades del comercio trasnacional, sin proteccionismo y bajo una igualdad de condiciones. En la actualidad, esquemas como el desarrollo de los mercados internos como paso previo a la apertura comercial, o el enfoque exportador en sacrificio del consumidor nacional, son políticas imprácticas y casi imposibles de mantener. Cada vez más las naciones requieren explotar sus ventajas competitivas, imbuidas en un desarrollo tecnológico que procure la eficiencia y la innovación, para poder sobrevivir imbuidos en esquemas de crecimiento acelerado capaz de permitir la redistribución necesaria de las riquezas, que a su vez coadyuve en elevar los niveles de vida de la sociedad.

Nuestro país se encuentra muy atrasado en esta competencia, tanto por su baja escolaridad, como por el bajo nivel educativo de esos que asisten a centros educativos. Por igual, la innovación, actividad que va de la mano con la investigación, ha estado carente en nuestro modelo de desarrollo. Por lo tanto, la globalización plantea al país desafíos más allá de una simple estructura productiva competitiva.

Plantea desafíos que se inician en la formación de capital humano con los conocimientos necesarios, de manera que podamos explotar talentos, cuyos resultados sean puestos al servicio de la producción.

El tercer factor es el propio rol desempeñado por las IFD a lo largo de los últimos cuarenta años. La banca de desarrollo vio su nacimiento en momentos en que existía una política crediticia dirigida, selectiva en el destino del crédito y donde la actividad del financiamiento del consumo no tenia espacio. Se desarrolló a la sombra de la función de banca de segundo piso que ese entonces ejercía el Banco Central. Y se transformó luego de la reforma monetaria y financiera iniciada hace una década, para hoy ver su accionar e impacto directo minimizado por la difusión institucional que ha conllevado procesos de fusiones y absorciones.

Hoy la banca de fomento se encuentra procurando un papel valedero, viendo la forma en que se convierte en un elemento aun más importante, pujante y valorizado, como sucede en otras latitudes, incluyendo nuestra propia esfera latina.

¿Y por qué este fenómeno de afianzamiento y crecimiento de la banca de desarrollo en otros países, mas en el nuestro acontece lo contrario? La respuesta la encontramos en la necesidad insatisfecha que tiene la República Dominicana de contar con IFD capaces de responder a los retos que ya hemos planteado.

Una banca especializada que acompañe al desarrollo humano en el financiamiento de servicios de salud y de educación al más alto nivel. En un país donde se ha instaurado un sistema de seguridad social contributivo, donde el beneficiario es el mayor contribuyente, no se explica como los servicios de salud no han contado con los financiamientos necesarios para su evolución técnica y expansión de servicios. Un país donde abundan los centros de enseñanza superior, pero la mayoría de sus egresados aun deambula por los peldaños más bajos de las escalas mundiales del conocimiento, requiere de urgentes financiamientos con los cuales poder elevar su nivel de enseñanza, modernización de sus facilidades y apoyo financiero a sus alumnos, de manera que lo económico no sea un factor limitante en la formación de profesionales a los más altos niveles competitivos mundiales.

Esas necesidades y oportunidades en los campos sociales, se deben acompañar con fondos especializados que permitan inversiones en investigación con fines productivos y en las innovaciones que ‘eficienticen’ los procesos productivos, dos actividades que tienen que ser de la más alta atención de las IFD.

El futuro nos requiere una banca de desarrollo comprometida con un mejor uso de los recursos naturales, tanto con fines agrícolas como pecuarios. Tanto el crecimiento poblacional nacional, como la extranjero representado principalmente por el turismo, tienen cada vez mayores demandas alimentarias, que a su vez requiere una mayor producción base, ‘eficientizada’ mediante el uso tecnológico en manos de técnicos y productores capaces.

La producción industrial, optimizando la transformación de materia prima aun mayormente importada, representa oportunidades a todos los niveles, que requiere la atención de la banca de fomento. Ya el mercado interno del país es de más 10 millones de habitantes, y la privilegiada posición geográfica nos permite llegar a decenas de millones de consumidores adicionales. Las posibilidades en las diferentes actividades productivas, desde la producción de materias primas, hasta el transporte del producto final de manera eficiente y a costes competitivos, representan un abanico de oportunidades prácticamente inagotables.

Y producción, sea esta industrial, agropecuaria o mineral, requiere el apoyo del potencial que podemos alcanzar en un volumen exportable cuantioso en comparación del destinado al consumo nacional. En el campo de las exportaciones, hasta la fecha existen pocas oportunidades financieras de apoyo. Por ello, más que pensar en instituciones especializadas en el financiamiento de exportaciones, lo requerido es la implementación y desarrollo de mecanismos que permita la mayor cantidad de entidades, con el mayor volumen posible, estar a la disposición del exportador nacional.

Por último, está el papel en los procesos de construcción de viviendas, edificaciones comerciales y la infraestructura requerida para soportar estas actividades. Por muchos años, se vio la construcción como motor de la industrialización, lo cual en la medida que el país diversificaba su oferta, se venía reduciendo en importancia. Sin embargo las demandas de una población que cada vez más persigue su mejoría, y que va incesantemente aumentando sus capacidades económicas, definen una participación creciente de las IFD en el sector de la construcción, función esta que forma parte integral del desarrollo.

Todo lo anterior tiene sus precondiciones. La primera es la necesaria estabilidad macroeconómica que el país debe preservar de forma que la intermediación financiera continúe su viabilidad. Otra precondición es la formación de técnicos y cuadros gerenciales propios para la banca como elemento indispensable para ir definiendo el futuro de la banca de fomento. Por último, la actual legislación financiera y algunos de los reglamentos que el acompañen requieren de ajustes, de manera que la visión de largo plazo que requiere el desarrollo, pueda estar acompañado de una banca comprometido con esos horizontes, imbuida de un espíritu progresista, con vocación del riesgo apropiado, y esperanzadora para toda una nación.

NOTA: Este artículo fue publicado en la Revista ALIDE edición abril-junio 2012.

 
 
 
Síguenos en:
Síguenos en facebookSíguenos en Twittersíguenos en SlideshareCanal de youtube

ARTÍCULOS RECIENTES
Ambiente | Las oportunidades del financiamiento verde
  
Agricultura | Estrategías financieras para modernizar el agro
  
Microfinanzas | Claves para dinamizar los emprendimientos innovadores
  
Negocios | El desafío de las inversiones interregionales
  
Finanzas | Una nueva agenda para el desarrollo

  Agricultura
  Ambiente
  Infraestructura y   vivienda social
  Turismo
  Microfinanzas
  Riesgo/Regulación
  Negocios e
  Inversiones
  Finanzas para el   desarrollo


  Estudios
  Económicos
  Capacitación
  Asistencia técnica
  Relaciones
  Institucionales
   |  AlideNoticias   |   Revista Alide  |  E-Banca  |   Próximos cursos  |  Calendario de actividades  |  Noticias

¿QUIÉNES SOMOS?

Historia de ALIDE
Consejo directivo
Secretaría General
Cómo hacerse miembro
Listado de miembros
Asambleas generales
Memoria institucional

CALENDARIO
DE ACTIVIDADES

PROGRAMAS:

Estudios Económicos e Información
Capacitación y Cooperación Internacional
Relaciones Institucionales
Asistencia Técnica

UNIDADES:

Unidad de Conferencias
Comunicación e Imagen Corporativa

COMITÉS TÉCNICOS / ÁREAS DE INTERÉS:

Financiamiento Agrícola y Rural
Financiamiento Ambiental
Recursos, Inversiones e Infraestructura
Financiamiento del Turismo
Financiamiento de la Micro, Pequeña y Mediana empresa
Riesgos y Regulación Prudencial
Negocios e Inversiones
Financiamiento de la vivienda social

PRODUCTOS Y SERVICIOS:

Biblioteca virtual
E-learning ALIDE
Cursos presenciales
Pasantías y asesorías
Reuniones técnicas
Premios ALIDE a las mejores prácticas en IFD
Publicaciones
Directorio de Fuentes de Financiamiento Internacional

MEDIOS INFORMATIVOS:

Revista ALIDE
Boletín Alidenoticias
Boletín E-banca
Boletín E-news

NOTICIAS:
Noticias de ALIDE
Noticias sobre miembros de ALIDE
Entrevistas
Artículos sobre financiamiento del desarrollo

Síguenos en facebook Síguenos en Twitter síguenos en Slideshare Canal de youtube siguenos en Google+ Síguenos en Likedin 
© Copyright 2010 - ALIDE - Asociación Latinoamericana de Instituciones Financieras para el Desarrollo
Paseo de la República 3211, Lima 27, Perú. Apartado Postal: 3988 - Lima 100. Teléfono: 442-2400
© Copyright 2010 - ALIDE - Asociación Latinoamericana de Instituciones Financieras para el Desarrollo
Paseo de la República 3211, Lima 27, Perú. Apartado Postal: 3988 - Lima 100. Teléfono: 442-2400