ACERCA DE ALIDE SERVICIOS COMITÉS TÉCNICOS PROGRAMAS MEMBRESÍA CEDOM PUBLICACIONES NOTICIAS SITE
Contáctenos
Calendario
Nuestros
miembros
Pasantías
Cursos
Reuniones
técnicas
Web E-learning
ALIDE
Web Biblioteca
virtual
Publicaciones
recientes
Premios
Alide
Memoria
institucional
Video
corporativo
Portada  |  Áreas de interés  |  Agricultura  |  Artículos  |  Innovación en el campo
Financiamiento agrícola y rural

INFORME DEL COMITÉ AGRÍCOLA DE ALIDE:
Innovación en el campo

La última reunión del Comité Técnico de ALIDE para el Financiamiento Agrícola y Rural, realizada la ALIDE 42, analizó de qué manera la banca pública puede actuar a favor de la inclusión social, qué logros y dificultades ha tenido en esa tarea y cómo están elevando la innovación en el financiamiento agrario.

En la reunión se promovió un mayor debate e intercambio de opiniones y propuestas sobre temas específicos de la financiación agrícola y rural. Como resultado de ese flujo de ideas y experiencias allí referidas se puede señalar lo siguiente:

1. La restricción que enfrenta el desarrollo de la agricultura y del medio rural obedece a múltiples factores, que trascienden lo puramente sectorial. Consecuentemente las políticas públicas a implementar requieren de políticas con un enfoque integral que actúe sobre esa diversidad de factores.

2. En el ámbito del financiamiento los bancos de desarrollo orientados a este sector son los que tienen que lidiar con todos los problemas derivados de los riesgos inherentes a la naturaleza propia de la actividad, como son la variabilidad de precios y recurrencia de fenómenos climáticos y eventos extremos de riesgos derivados de las condiciones en que ésta se desarrolla y de la calidad de los recursos requeridos, particularmente de los recursos humanos.

3. La importancia del financiamiento a la agricultura por parte de las instituciones financieras de desarrollo sigue siendo importante, indudablemente con algunas diferencias entre un país y otro. En México, por ejemplo, los recursos mayormente provienen de las entidades financieras públicas. Solo el 4% de las unidades de producción accede al financiamiento, de estas el 60% se financia de la banca de desarrollo y el restante 40% de los privados, pero los gran parte de los recursos de estos últimos provienen del banco de desarrollo de segundo piso, esto es, de los Fideicomisos Instituidos en Relación con la agricultura (Fira) – Banco de México.

4. Cuando la banca comercial financia al sector agrícola privilegia el financiamiento a la cadena logística (comercialización, transporte, etc) y es muy poco lo que orienta a financiar la producción. Si bien las estadísticas pueden mostrar que los montos orientados al sector agrícola están aumentando, el financiamiento a la producción es cada vez más crítico. Ello muchas veces induce a percepciones equivocadas y a sostener que el crédito está llegando al campo, cuando el problema es a quiénes y qué se está financiando.

5. Los problemas del sector agrícola son de naturaleza estructural, así tenemos por ejemplo, el de la tenencia de la tierra que en algunos países es propiedad comunal y no pueden ser sujetos de garantía; o sencillamente carecen de los títulos de propiedad. A su vez los pequeños productores están ubicados en zonas alejadas y de alta marginación social, donde el crédito por sí solo no es suficiente precisan de otros servicios comentarios que van más allá de la función de la entidad financiera. No obstante, estas instituciones bien podrían, como de hecho lo hacen los bancos de desarrollo, proveer servicios de capacitación productiva, información, asistencia técnica, y alfabetización financiera para que conozcan los productores los beneficios de acceder al financiamiento formal. En el Perú, ante el problema de la falta de títulos de propiedad de la tierra, se ha convenido, por decisión política, que el certificado de posesión sea suficiente para poder tomarlos como garantías.

6. Para hacer frente a la insuficiencia de garantías se han constituido fondos de garantía utilizando recursos fiscales, con lo cuales se subsidia una parte de la prima de la garantía y un porcentaje del gasto de la asistencia técnica, no así el crédito a fin de evitar distorsiones en el mercado de crédito e inducir a los intermediarios financieros privados a que orienten recursos a la financiación de actividades agrícolas. Igualmente, se establecen alianzas con los gobiernos subnacionales o locales (municipios, estados o gobiernos provinciales o regionales) para que aporten recursos para estos fines, como una estrategia para bajar costos.

7. La provisión de subsidios debe ser administrada con mucha prudencia debido a que pueden tener un efecto contraproducente en el objetivo de crear sistemas financieros rurales e instituciones financieras de desarrollo sólidas y sostenibles. Por ejemplo, en México, los pequeños productores evitaban acceder a un crédito debido a que perdían el acceso a los subsidios, entonces optaban por esperar los subsidios del gobierno antes que intentar conseguir créditos. En Paraguay, la concesión de créditos con tasas subsidiadas terminaba descapitalizando a la entidad financiera de desarrollo –Agencia Financiera de Desarrollo (AFD)–. El subsidio era a veces tan alto que superaba a la cuota del crédito y las pérdidas las cubría el Estado, pero el sistema era de por sí muy ineficiente.

8. Las IFD agrícolas algunas veces son inducidas a relajar su manejo responsable en la concesión y administración de los créditos, o se les obliga a adoptar esquemas de financiamiento que afectan su viabilidad y solidez financiera. Ante están situación que se tornan insostenibles, han tenido que realizar reformas internas y cambios en sus sistema de financiamiento. En Paraguay, la Agencia Financiera de Desarrollo (AFD), ha transitado de una IFD agrícola a una de naturaleza rural, aumentó el monto mínimo del crédito, el subsidio a los productores más pequeños dejo de ser asumido y entregado por el banco, y esa función fue asumida por el ministerio responsable del sector, que lo entrega a través de su red de oficinas. Por otra parte, modificaron el sistema de incentivos al personal, vinculándolo con las recuperaciones, más con las colocaciones que generaban un sistema de incentivos perversos porque incitaban a colocar créditos de manera desmedida sin tener mayor cuidado por la calidad de la cartera. Con estos y otros cambios adicionales pasaron de atender 5 mil clientes a 45 mil y tienen un potencial para atender a 125 mil. Asimismo, han logrado bajar los plazos de atención, aspecto éste muy importante toda vez que al productor lo que más le interesa es el crédito a tiempo, y en menor grado que sea barato. En República Dominicana, el Banco Agrícola, la única institución que presta al campo, hasta hace unos nueve años tenía 49% de mora la bajó a alrededor del 13%. Está situación se generaba por las continuas condonaciones de deuda que predisponía al los productores a no pagar a la espera que se les perdonara la deuda. En el banco, dadas las limitaciones para hacer el cambio desde afuera, aprovechando una ley de reestructuración de las entidades públicas se impulso una serie de cambios internos.

9. El financiamiento a través de cadenas productivas es una alternativa más para facilitar el acceso de los pequeños productores al financiamiento, su limitación radica quizás en que no logra su masificación. Al respecto, se presentó la experiencia de la Corporación Andina de Fomento, en el Ecuador, donde que desde hace siete años viene creando fideicomisos para el financiamiento de cadenas productivas, trabajando para ello con entidades microfinancieras que canalizan los recursos financieros. La CAF precalifica a las cadenas productivas conformadas generalmente por 400 a 500 productores.

10. El financiamiento del cambio climático no se puede dejar de lado por la mayor recurrencia de estos fenómenos. Se necesitan implementar una serie de medidas para mitigación y adaptación al cambio climático. Al respecto, las entidades financieras del desarrollo agrícola y ganadero deben estar están comprometidas con el tema ambiental dado los efectos que tienen los fenómenos climáticos en las actividades agropecuarias. Al respecto, se destacaron programas de mecanismo de desarrollo limpio implementados en el sector ganadero para hacer frente a los efectos del gas metano que contamina el ambiente, las aguas subterráneas y que podrían ser una potencial fuente de energía para las comunidades del sector Igualmente, se hizo referencia a los programas forestales para la recuperación de bosques y de producción de madera, que utilizan como garantía a los propios árboles en pie a partir de los tres años.

Sistemas financieros rurales más sólidos:
En la reunión del comité agrícola de ALIDE también se estudiaron las conclusiones que derivaron de la Reunión Latinoamericana de Financiamiento Agrícola y Rural, celebrada en marzo en República Dominicana. Entre ellas destacamos algunas recomendaciones de la reunión.

? Es necesario elevar el acceso al crédito de los productores agropecuarios en el sector financiero formal y reducir la concentración en las actividades relacionadas con el comercio, industria y consumo, pues quedan sin atención productores rurales y pequeñas y medianas industrias que requieren del diseño de esquemas y modalidades de financiamientos adecuados para atender sus necesidades de capital de trabajo, promover inversiones productivas y favorecer la capitalización de sus unidades empresariales.

? Definir las prioridades nacionales para la seguridad alimentaria en la región, vía el aumento de la productividad y competitividad, incrementando el financiamiento en tecnología. ? Alcanzar una mayor eficiencia en la canalización de recursos de los bancos públicos. ? Movilizar capitales que permitan financiar las inversiones de innovación tecnológica, cambios de cultivos y adaptación de nuevas variedades.

? Promover la reestructuración y modernización de los bancos de desarrollo agropecuarios que lo requieran, transformándolas en Instituciones ágiles con gestión autónoma, diversificando sus fuentes de recursos y canalizando recursos a proyectos viables.

? Propiciar un sistema de gestión de riesgos agrícolas con seguros agrícolas, seguros catastróficos, cobertura de precios, agricultura de contratos, etc.

? Crear instrumentos como constitución de fideicomiso especializado y creación de sistemas de garantía para atenuar riesgos. ? Para reducir riesgos en el sector agropecuario desarrollar bolsas de productos agropecuarios, conformar cadenas productivas que garanticen la compra futura a un precio convenido, seguros catastróficos y contratos de adelantos.

? Es necesario desterrar la práctica de las condonaciones de deuda que aún persiste en la mentalidad de algunos líderes de América Latina. Si hubiese casos que lo justifiquen, se debe hacer con recursos especiales o del presupuesto público que no afecten el balance de las instituciones financieras.

? Aplicar rigurosamente la política de “conozca su cliente” en las instituciones financieras, contribuirá a mejorar la morosidad.

Para leer el texto completo, descargue el PDF



NOTA:Este artículo fue publicado en la
Revista ALIDE edición abril-junio 2012.

 

 

 
 
 
 

 

Síguenos en:
Síguenos en facebookSíguenos en Twittersíguenos en SlideshareCanal de youtube
MÁS SOBRE FINANCIAMIENTO AGRARIO
Transformación tecnológica del sector agrícola
Artículo publicadoen Revista ALIDE julio-setiembre 2017
La banca de desarrollo y la industria forestal
Artículo publicadoen Revista ALIDE enero-marzo 2017
Estrategías financieras para modernizar el agro
Artículo publicadoen Revista ALIDE julio-setiembre 2016
Cobertura de segundas pérdidas para ampliar el financiamiento al sector rural: experiencia del FIRA
Artículo publicadoen Revista ALIDE abril-junio 2016
Hacia un sistema de monitoreo, reporte y verificación adecuado para proyectos verdes de inversión agrícola
Artículo publicadoen Revista ALIDE abril-junio 2016
Estrategias innovadoras de gestión de riesgos para promover créditos en pequeños agricultores en América Latina y el Caribe
Artículo publicadoen Revista ALIDE enero-marzo 2016
 
ARTÍCULOS DE INTERÉS
Ambiente | Líderes del financiamiento verde
Agricultura | Transformación tecnológica del financiamiento agrícola
Riesgo | Reduciendo el riesgo financiero de los conflictos sociales
Microfinanzas | Horizonte digital de la inclusión financiera
Infraestructura y Vivienda | Soluciones de infraestructura en la Banca de Desarrollo
Negocios | Alternativas para el comercio extrarregional
Finanzas para el desarrollo | Una nueva agenda para el desarrollo

  Agricultura
  Ambiente
  Infraestructura y   vivienda social
  Turismo
  Microfinanzas
  Riesgo/Regulación
  Negocios e
  Inversiones
  Finanzas para el   desarrollo

   |  AlideNoticias   |   Revista Alide  |  E-Banca  |   Próximos cursos  |  Calendario de actividades  |  Noticias

¿QUIÉNES SOMOS?

Historia de ALIDE
Consejo directivo
Secretaría General
Cómo hacerse miembro
Listado de miembros
Asambleas generales
Memoria institucional

CALENDARIO
DE ACTIVIDADES

PROGRAMAS:

Estudios Económicos e Información
Capacitación y Cooperación Internacional
Relaciones Institucionales
Asistencia Técnica

UNIDADES:

Unidad de Conferencias
Comunicación e Imagen Corporativa

COMITÉS TÉCNICOS / ÁREAS DE INTERÉS:

Financiamiento Agrícola y Rural
Financiamiento Ambiental
Recursos, Inversiones e Infraestructura
Financiamiento del Turismo
Financiamiento de la Micro, Pequeña y Mediana empresa
Riesgos y Regulación Prudencial
Negocios e Inversiones
Financiamiento de la vivienda social

PRODUCTOS Y SERVICIOS:

Biblioteca virtual
E-learning ALIDE
Cursos presenciales
Pasantías y asesorías
Reuniones técnicas
Premios ALIDE a las mejores prácticas en IFD
Publicaciones
Directorio de Fuentes de Financiamiento Internacional

MEDIOS INFORMATIVOS:

Revista ALIDE
Boletín Alidenoticias
Boletín E-banca
Boletín E-news

NOTICIAS:
Noticias de ALIDE
Noticias sobre miembros de ALIDE
Entrevistas
Artículos sobre financiamiento del desarrollo

Síguenos en facebook Síguenos en Twitter síguenos en Slideshare Canal de youtube siguenos en Google+ Síguenos en Likedin 
© Copyright 2010 - ALIDE - Asociación Latinoamericana de Instituciones Financieras para el Desarrollo
Paseo de la República 3211, Lima 27, Perú. Apartado Postal: 3988 - Lima 100. Teléfono: 442-2400