ACERCA DE ALIDE SERVICIOS COMITÉS TÉCNICOS PROGRAMAS MEMBRESÍA CEDOM PUBLICACIONES NOTICIAS SITE
Contáctenos
Calendario
Nuestros
miembros
Pasantías
Cursos
Reuniones
técnicas
Web E-learning
ALIDE
Web Biblioteca
virtual
Publicaciones
recientes
Premios
Alide
Memoria
institucional
Video
corporativo
Portada  |  Áreas de interés  |   Finanzas para el desarrollo  |  Artículos   |  Gobierno corporativo en las IFD
 
LECCIONES DE LA CRISIS Y BASILEA III:
Gobierno corporativo en las IFD

En los últimos años ha quedado reafirmada la importancia del gobierno corporativo para asegurar la solidez de los bancos e instituciones. La capacidad de resistencia de América Latina ante la reciente crisis –y sus embates en el resto del mundo–, se debe en gran parte a la mejor supervisión del sector financiero.

Por Felipe Tami        
Asesor especial de ALIDE

El director general del Banco de Pagos Internacionales, Jaime Caruana, en una exposición realizada en noviembre de 2010, destacó el hecho de que, en general la región de América Latina y el Caribe (ALC) demostró una gran capacidad de resistencia durante la crisis financiera del período 2007-2009, y en el período de turbulencias que siguió en los mercados financieros europeos. Uno de los principales factores que explica esa resistencia –señala– radica en las reformas encaradas por numerosos países de la región, para mejorar la calidad de las políticas macroeconómicas y reforzar la supervisión del sector financiero.

El sentido de estas observaciones está en línea con la argumentación central de un trabajo previo que realicé sobre el tema , en el sentido de que la calidad del gobierno corporativo es la condición esencial para la aplicación de las políticas de administración del riesgo en las instituciones financieras.

Ya en 1999, y posteriormente en 2006, el Comité de Basilea sobre Supervisión Bancaria había emitido detalladas pautas para reforzar el gobierno corporativo de los bancos, pero la gravedad de la crisis iniciada a mediados de 2007 puso de manifiesto que esta fue en gran medida la consecuencia de fallas en el gobierno corporativo que la crisis puso de manifiesto.

Según lo expresó el Comité, esas fallas incluyeron, por ejemplo, la insuficiente supervisión de los directorios sobre la gerencia superior, un inadecuado manejo del riesgo, y la existencia de estructuras organizacionales y actividades indebidamente complejas u opacas.

Esta comprobación hizo que se decidiera revisar los principios anteriormente fijados por el Comité, que tuvo que producir un nuevo documento en el que se reafirma la importancia de que los bancos y los organismos supervisores reforzaran los esfuerzos regulatorios para asegurar la efectiva puesta en práctica de tales principios. Este nuevo documento fue emitido en marzo de 2010, y en él se señalan las áreas críticas sobre las cuales debe concentrarse la atención.

Ellas se refieren a (1) las prácticas del directorio; (2) la responsabilidad de la alta gerencia; (3) la función de administración del riesgo y los controles internos; (4) las políticas de compensación de directores y funcionarios; (5) la necesidad de atender a que las estructuras o procedimientos impidan la transparencia, y (6) la importancia de mantener niveles adecuados de transparencia, y prácticas de rendición de cuentas (accountability), así como de difusión de la información pertinente .

La calidad del gobierno corporativo en las instituciones bancarias, según lo señala el Comité, está determinada por la forma en que sus autoridades –directorio y alta gerencia– actúan en el cumplimiento de sus funciones, incluyendo la eficacia con que ellas: (a) establezcan la estrategia y los objetivos del banco; (b) determinen el nivel de tolerancia o adicción al riesgo; (c) conduzcan las operaciones del banco día a día; (d) protejan los intereses de todas las partes interesadas, y (e) mantengan la correspondencia de las actividades y conductas, con la expectativa de que el banco opere de una manera sólida y segura, con integridad y cumpliendo con las leyes y regulaciones que le son aplicables.

Un punto que destaca el documento –ya subrayado en nuestro texto de 2007– es que “los principios generales de un sólido gobierno corporativo deben ser también aplicados a los bancos que son de propiedad o tienen apoyo del Estado, incluso cuando ese apoyo es temporal“. En estos casos, la presencia gubernamental puede agregar nuevos desafíos a la gobernanza del banco

De ello se deriva que la extensa lista de principios de un sólido gobierno corporativo que presenta el Comité de Basilea en su sección III, sea de aplicación en todo tipo de banco, y que otro tanto pueda decirse de la función de los entes supervisores a la que se refiere el capítulo IV del citado documento. El interés del presente trabajo se concentra en una parte especial de ese universo, que es la constituida por las instituciones financieras de desarrollo.

En este caso, los desafíos antedichos tienen una doble raíz: por una parte la singularidad de estas entidades, y por otra el hecho de que en la región de ALC ellas son mayoritariamente de propiedad estatal, sea de nivel nacional, regional, provincial o local. Las observaciones que siguen parten del reconocimiento de esas características.

Los puntos vulnerables

Cabe destacar ante todo que los que aquí llamamos “puntos vulnerables”, no son tales exclusivamente en el caso de los bancos de desarrollo, pero debe reconocerse que esos bancos presentan algunos flancos de potencial debilidad, por las razones que allí se señalaron.

Informaciones de fuentes diversas han señalado repetidamente las principales áreas críticas que un régimen de buen gobierno corporativo debe tomar en cuenta. Sin que la lista sea exhaustiva, cabe mencionar la comprobación, en determinados casos, de un bajo nivel de transparencia y difusión por parte de los bancos; la escasez de información sobre los directorios, su composición, modo de funcionamiento, idoneidad técnica y antecedentes de sus integrantes; los mecanismos de designación; la estabilidad de los directores durante la duración de sus mandatos, la ausencia de regulaciones específicas sobre su independencia, y otros atributos de índole semejante.

Cuando estas falencias se presentan, ellas conspiran contra el manejo correcto e independiente del banco, y por lo común están asociadas a interferencias políticas. En ocasiones, el nombramiento de directores como representantes de diversos sectores de la actividad económica, puede conducir a que, en ausencia de reglas y prácticas claras, se deforme el ejercicio de sus funciones, si en la práctica se los convierte en una suerte de “delegados sectoriales”, en desmedro de la atención debida primariamente a los intereses del banco.

En otro plano, la calidad de los niveles gerenciales y del elenco de funcionarios puede no responder a las exigencias de un desempeño eficaz debido a la falta de un sistema meritocrático de selección y adelanto en la carrera. De manera similar se han observado casos en que se da un apartamiento de las reglas internacionales sobre la aplicación de estándares de evaluación de los sistemas de control interno.

Por otra parte, es de importancia crucial para la institución –y ello no siempre existe– que haya criterios claros para diferenciar en lo que corresponde el tratamiento de aquellas operaciones de índole comercial, de las que involucran una función de subsidio o de tratamiento orientado a objetivos de interés social.

Como se verá, el examen de situaciones concretas en materia de gobierno corporativo requiere una apreciación integral, que tome en consideración tanto los factores internos atribuibles al banco mismo, como a las circunstancias de contexto que condicionan su acción. De allí que deba llegarse desde la evaluación del banco en sí mismo hasta la calidad institucional de los niveles de control, fiscalización, definición de políticas y calidad de las decisiones gubernamentales que las definen. Esta secuencia de responsabilidades es la que conforma la llamada “accountability vertical”.

NOTA: Puede encontrar el artículo completo en la Revista ALIDE edición octubre-diciembre 2011.

 
 
 
Síguenos en:
Síguenos en facebookSíguenos en Twittersíguenos en SlideshareCanal de youtube

ARTÍCULOS RECIENTES
Ambiente | Las oportunidades del financiamiento verde
  
Agricultura | Estrategías financieras para modernizar el agro
  
Microfinanzas | Claves para dinamizar los emprendimientos innovadores
  
Negocios | El desafío de las inversiones interregionales
  
Finanzas | Una nueva agenda para el desarrollo

  Agricultura
  Ambiente
  Infraestructura y   vivienda social
  Turismo
  Microfinanzas
  Riesgo/Regulación
  Negocios e
  Inversiones
  Finanzas para el   desarrollo


  Estudios
  Económicos
  Capacitación
  Asistencia técnica
  Relaciones
  Institucionales
   |  AlideNoticias   |   Revista Alide  |  E-Banca  |   Próximos cursos  |  Calendario de actividades  |  Noticias

¿QUIÉNES SOMOS?

Historia de ALIDE
Consejo directivo
Secretaría General
Cómo hacerse miembro
Listado de miembros
Asambleas generales
Memoria institucional

CALENDARIO
DE ACTIVIDADES

PROGRAMAS:

Estudios Económicos e Información
Capacitación y Cooperación Internacional
Relaciones Institucionales
Asistencia Técnica

UNIDADES:

Unidad de Conferencias
Comunicación e Imagen Corporativa

COMITÉS TÉCNICOS / ÁREAS DE INTERÉS:

Financiamiento Agrícola y Rural
Financiamiento Ambiental
Recursos, Inversiones e Infraestructura
Financiamiento del Turismo
Financiamiento de la Micro, Pequeña y Mediana empresa
Riesgos y Regulación Prudencial
Negocios e Inversiones
Financiamiento de la vivienda social

PRODUCTOS Y SERVICIOS:

Biblioteca virtual
E-learning ALIDE
Cursos presenciales
Pasantías y asesorías
Reuniones técnicas
Premios ALIDE a las mejores prácticas en IFD
Publicaciones
Directorio de Fuentes de Financiamiento Internacional

MEDIOS INFORMATIVOS:

Revista ALIDE
Boletín Alidenoticias
Boletín E-banca
Boletín E-news

NOTICIAS:
Noticias de ALIDE
Noticias sobre miembros de ALIDE
Entrevistas
Artículos sobre financiamiento del desarrollo

Síguenos en facebook Síguenos en Twitter síguenos en Slideshare Canal de youtube siguenos en Google+ Síguenos en Likedin 
© Copyright 2010 - ALIDE - Asociación Latinoamericana de Instituciones Financieras para el Desarrollo
Paseo de la República 3211, Lima 27, Perú. Apartado Postal: 3988 - Lima 100. Teléfono: 442-2400
© Copyright 2010 - ALIDE - Asociación Latinoamericana de Instituciones Financieras para el Desarrollo
Paseo de la República 3211, Lima 27, Perú. Apartado Postal: 3988 - Lima 100. Teléfono: 442-2400