ACERCA DE ALIDE SERVICIOS COMITÉS TÉCNICOS PROGRAMAS MEMBRESÍA CEDOM PUBLICACIONES NOTICIAS SITE
Contáctenos
Calendario
Nuestros
miembros
Pasantías
Cursos
Reuniones
técnicas
Web E-learning
ALIDE
Web Biblioteca
virtual
Publicaciones
recientes
Premios
Alide
Memoria
institucional
Video
corporativo
Portada  |  Áreas de interés  |   Ambiente  |   Artículos   |   El desafío de la mitigación del cambio climático
Financiamiento ambiental
Sobre el cambio climático la experiencia nos dice que es más costosa la inacción que la mitigación y es por ello que la apuesta de la banca de desarrollo para contribuir a la sostenibilidad ambiental es total. Este artículo recoge datos e iniciativas que se analizaron en el último seminario regional sobre cambio climático realizado en Bogotá.

Es probable que pronto se produzcan impactos negativos bruscos e irreversibles en la región como resultado del cambio climático. De allí que la preocupación de las instituciones por disminuir su impacto está más vigente que nunca. Un ejemplo es el seminario regional "Mitigación al cambio climático y sostenibilidad ambiental: roles que pueden jugar los bancos nacionales de desarrollo", celebrado en Bogotá el 18 y 19 de noviembre de 2010 gracias a la organización conjunta del BID, ALIDE y la colombiana Bancóldex.

En la reunión se intercambiaron datos importantes. Entre ellos: que un primer punto de quiebre será en los arrecifes coralinos amenazados por altas temperaturas y acidez debido a los efectos del aumento de CO2.

En el período 2005-2010, el 80% de los corales ya fueron afectados, y con tendencia a empeorar, lo que tendrá con fuerte impacto en la pesca, el turismo y costos de protección de las áreas costeras. El costo anual estimado del blanqueamiento de los corales caribeños se estima que sería de 9 a 11 mil de millones de dólares al año.

Un segundo punto de quiebre se dará en los ecosistemas altoandinos con lo cual se producirán cambios hidrológicos y ecosistémicos radicales con la desaparición de glaciares, humedales y extinción masiva de especies, con consecuencia económicas en la agricultura, generación eléctrica y suministro de agua.

Un tercer punto de quiebre será en las áreas costeras del Caribe y el Golfo de México donde habrá un aumento progresivo de inundación, salinización y mayor incidencia de eventos extremos (desastres climáticos) en el mediano plazo, que ocasionará la desaparición de humedales, desplazamiento y extinción masiva de especies con consecuencias económicas en la pesca, agricultura e infraestructura costera.

Entre 1970 y 2009, se ha multiplicado por 12 el número de tormentas, por 4 el de inundaciones, y por 8 el de personas afectadas. Finalmente, otro impacto irreversible tendrá lugar en la Cuenca del Amazonas con la muerte del bosque en el mediano plazo, y cambio radical del ecosistema (posible trasformación en sabana), y extinción masiva de especies.

El desafío de la mitigación

Un importante desafío para la mitigación del cambio climático en América Latina y el Caribe (ALC) es promover la eficiencia energética y las energías renovables (EE/ER) debido a:

  1. si bien ALC comparado con el resto del mundo aún tiene bajo consumo de energía y de emisiones de CO2, el consumo de energía es ineficiente (150% del nivel de la OECD);
  2. elevado porcentaje de energías renovables –70% de la energía eléctrica–, de ella 68% proviene de hidroeléctricas, pero, se hace necesario rehabilitar las grandes centrales porque se están agravando los impactos negativos del cambio climático sobre el agua como recurso. Por otro lado, la demanda de electricidad está creciendo de 4% a 5% anual, lo que exige que hasta el 2030 sean necesarias inversiones de US$700 millones anuales para cubrir la demanda, en consecuencia con la ampliación de centrales térmicas se duplicarán las emisiones de CO2 hasta 2030;
  3. la política energética en ALC está dirigida, hasta ahora, principalmente al aseguramiento del abastecimiento de energía; y
  4. para frenar el aumento de las emisiones de CO2, es necesario fomentar de forma masiva el ahorro de energía –eficiencia energética– y las energías renovables no convencionales (ERNC), así se reducen las nuevas inversiones y se diversifica la matriz energética.

La humanidad emite más emisiones de CO2 de lo que había previsto el Panel Interdisciplinario de Cambio Climático en el peor escenario. Con la crisis financiera global el crecimiento se detuvo pero está recuperando sus altos niveles con la recuperación económica. Desde el punto de vista económico es conveniente actuar en mitigación del cambio climático debido a que los costos de inacción son hasta 3 veces más altos que las inversiones tempranas de mitigación.

A ello pueden contribuir todos los sectores, entre ellos los bancos de desarrollo que pueden influir principalmente en la transformación del cambio regulatorio, la mitigación y adaptación del sector privado, la sensibilización del público, el cambio de patrones de producción y demanda, la gestión de nuevos riesgos e impactos del cambio climático, la transformación económica con inversiones y servicios financieros de apoyo, la reasignación de recursos en las inversiones y decisiones económicas, la facilitación de la agenda de cambio climático como mecanismos de desembolso de fondos internacionales, la inclusión del cambio climático en la propia agenda operacional y responsabilidad social, entre otros.

Banca de desarrollo frente al cambio climático

La mezcla de instrumentos públicos y privados en el financiamiento climático recalca el papel importante de los bancos de desarrollo. Los fondos pueden provenir de fuentes diversas:

1) fondos privados: orientados al financiamiento de proyectos;
2) fondos para el desarrollo con diferentes niveles de subsidio: fondos, PPP, créditos promocionales, préstamos para el desarrollo, préstamos clasificados como ayuda para el desarrollo (ODA);
3) fondos públicos: aportes no reembolsables.

En general el menú completo de instrumentos de financiamiento ofrecido por los bancos de desarrollo son:

1) préstamos: líneas de crédito, prestamos concesionales, garantías;
2) aportes: para desarrollo de proyectos, asistencia para investigación y desarrollo, aportes financieros no reembolsables, y asistencia técnica;
3) capital propio: capital privado y público y capital de riesgo;
4) mercados de carbono: financiamiento de carbono; y
5) mezzanine: capital de riesgo.

De lo anterior se señala que el financiamiento de la mitigación del cambio climático sólo puede ser realizado a través de una combinación innovadora de fondos públicos y privados; que los bancos de desarrollo tienen un papel clave en la facilitación y la estructuración de fondos públicos y privados, que se necesitan productos financieros adaptados y con condiciones atractivas en combinación con asistencia técnica; y que existen muy buenos experiencias de la cooperación internacional con los bancos de desarrollo nacionales.

Por su parte, respecto a los gobiernos nacionales es importante tener: una clara afirmación hacia la prevención del cambio climático; un marco regulatorio adecuado (legislación, normas y reglas, estándares técnicos); y medidas de concienciación para apoyar las inversiones (privadas y públicas) de prevención del cambio climático.

Algunas iniciativas

División ambiental del BNDES. El Banco Nacional de Desenvolvimento Econoômico e Social, de Brasil, creó su primera unidad ambiental –hoy convertida en División de Medio Ambiente– en 1989, focalizada en desarrollar conocimiento, proveer apoyo técnico a las áreas operativas, proponer la creación de programas y líneas de crédito, interactuar con otras instituciones.
El aporte del BNDES a la mitigación del cambio climático se efectúa de varias maneras: participando en la discusión e implementación de la política ambiental brasileña, coordinando y elaborando estudios sobre tópicos y sectores específicos, realizando mapeo socioambiental de las mejores prácticas, promoviendo proyectos de transparencia verde, administrando fondos (no reembolsables, tecnológicos, de capital privado, CDM, forestales).
Asimismo, provee financiamiento directo a sectores directamente relacionados con el ambiente o sectores tradicionales con innovaciones tecnológicas que optimizan el consumo de recursos naturales: activos forestales, industria química, energías renovables, tecnología verde y biotecnología. Otros programas y productos del BNDES son:

  1. Iniciativa Forestal Atlántica: provee recursos no reembolsables del Fondo Social BNDES para la reforestación de áreas con especies nativas.
  2. Fondo Amazônia: con recursos obtenidos de la cooperación internacional facilita apoyos no reembolsables a proyectos que ayuden a promover una consistente y continúa reducción de la tasa de deforestación en Brasil.

Productos y valores verdes como el Índice Carbono Eficiente (ICO2) para traer transparencia al mercado de las emisiones, estimular la diseminación y adopción de políticas para reducir las emisiones en las empresas, anticipar la competitividad ambiental en una economía baja en carbono; crear oportunidades de inversión para inversionistas sensibles a los temas ambientales; el Exchange-Traded Fund (ETF); desarrollo del mercado de asesoría para introducir “buenas” prácticas en producción agrícola (securitización de facturas verdes); desarrollo de mecanismos de subastas para reducir las emisiones (securitización de créditos del carbono); desarrollo de mecanismos para financiar la cadena productiva de grandes empresas con “buenas prácticas ambientales (securitización de facturas sustentables); desarrollo del mercado de carbono en Brasil.

Transporte y negocios verdes. En el Perú la Corporación Financiera de Desarrollo (COFIDE) desde fines de 2004 se ha convertido en un banco de desarrollo líder y promotor activo de la lucha contra el cambio climático.

En el sector transporte viene realizando un fuerte trabajo alineado a la política de cambio de la matriz energética, la cual forma parte de los NAMAS del Perú; apoyó en la conversión de vehículos hacia el gas natural; elaboró estructuras que permitan la renovación del transporte público en la ciudad; participó en los esquemas de transporte masivo, en el Sistema de Carga Inteligente del Gas Natural (INFOGAS), en los financiamientos de infraestructura de transporte; financió la construcción de estaciones de despacho de gas natural (convencional y virtual), de manera descentralizada; participó en la Comisión Nacional Promotora del Uso del Gas Natural; e implementó marcos normativos de seguridad en el manejo del gas natural.

Como resultado de ello, en 58 meses de trabajo se han hecho posible la movilización de aproximadamente US$ 1,825 millones al sector transporte.

También, ha implementado el Programa BioNegocios que comprende varios subprogramas:

1) eficiencia energética: cogeneración, ESCOS, eficiencia energética comercial y doméstica;
2) producción y distribución de energías renovables: hidráulica (centrales hidroeléctricas y transmisión), geotérmica (centros de generación), solar (plantas de tratamiento y paneles), eólica (centros de generación), biomasa (etanol y biodiesel, plantas agroindustriales). Se estima que el mercado de energía sostenible en el Perú 2009-2020, es de US$ 6,800 millones;
3) infraestructura social que mejore la calidad de vida: plantas de tratamiento de residuos sólidos, de agua dulce, interceptores, colectores y canales, pasivos ambientales; y
4) procesos de transformación y preservación del ambiente: biodiversidad, biogenética y desarrollo forestal.

Contra las contingencias ambientales. Financiera Rural, de México, más allá de cumplir con la oferta de financiamiento para más actores económicos, busca influir de manera importante en otros aspectos del desarrollo del país como la sustentabilidad y el desarrollo social.
Lo anterior en reconocimiento de los retos que se plantean en torno a los efectos del cambio climático que se ha manifestado en cambios en las estaciones del año y en tendencias de precipitación fluvial, lo que origina un aumento de los costos en daños de infraestructura e inversiones ocasionados por los fenómenos naturales, pérdidas en producción agraria cada vez mayores, y la búsqueda de mayor producción de alimentos que tiende a una mayor incidencia en la tasa de deforestación.

Para cumplir con sus objetivos Financiera Rural promueve el desarrollo sustentable de las actividades productivas del sector rural favoreciendo programas de mitigación que aseguren una cobertura a sus clientes en caso de perdidas ocasionadas por contingencias ambientales; promueve programas que faciliten la inversión de técnicas agrícolas sustentables y aumenten la productividad, asimismo proyectos forestales, de energías alternativas o que ofrezcan el aprovechamiento sustentable de los recursos naturales.

Además cuenta con programas como:

1) programa forestal: orientado al desarrollo del sector silvícola, incremento de empleo y a la reducción del déficit de la balanza comercial de productos forestales. Así se busca favorecer la reducción de los altos índices de degradación y deforestación de los bosques naturales; y
2) programa para la construcción y equipamiento de biodigestores. La financiera está desarrollando un modelo programático que permitirá la participación de las empresas generadoras de gas metano en el MDL, para la comercialización de bonos de carbono; donde ella hace las veces de Coordinadora del Programa de Actividades (PoA) El apoyo de la financiera va desde el acceso al crédito hasta el registro de los programas al MDL.

NOTA: Este artículo fue publicado en la Revista ALIDE edición octubre-diciembre 2010.


 
 
 
Síguenos en:
Síguenos en facebookSíguenos en Twittersíguenos en SlideshareCanal de youtube

  Agricultura
  Ambiente
  Infraestructura y   vivienda social
  Turismo
  Microfinanzas
  Riesgo/Regulación
  Negocios e
  Inversiones
  Finanzas para el   desarrollo

ARTÍCULOS RECIENTES
Ambiente | Las oportunidades del financiamiento verde
  
Agricultura | Estrategías financieras para modernizar el agro
  
Microfinanzas | Claves para dinamizar los emprendimientos innovadores
  
Negocios | El desafío de las inversiones interregionales
  
Finanzas | Una nueva agenda para el desarrollo
   |  AlideNoticias   |   Revista Alide  |  E-Banca  |   Próximos cursos  |  Calendario de actividades  |  Noticias

¿QUIÉNES SOMOS?

Historia de ALIDE
Consejo directivo
Secretaría General
Cómo hacerse miembro
Listado de miembros
Asambleas generales
Memoria institucional

CALENDARIO
DE ACTIVIDADES

PROGRAMAS:

Estudios Económicos e Información
Capacitación y Cooperación Internacional
Relaciones Institucionales
Asistencia Técnica

UNIDADES:

Unidad de Conferencias
Comunicación e Imagen Corporativa

COMITÉS TÉCNICOS / ÁREAS DE INTERÉS:

Financiamiento Agrícola y Rural
Financiamiento Ambiental
Recursos, Inversiones e Infraestructura
Financiamiento del Turismo
Financiamiento de la Micro, Pequeña y Mediana empresa
Riesgos y Regulación Prudencial
Negocios e Inversiones
Financiamiento de la vivienda social

PRODUCTOS Y SERVICIOS:

Biblioteca virtual
E-learning ALIDE
Cursos presenciales
Pasantías y asesorías
Reuniones técnicas
Premios ALIDE a las mejores prácticas en IFD
Publicaciones
Directorio de Fuentes de Financiamiento Internacional

MEDIOS INFORMATIVOS:

Revista ALIDE
Boletín Alidenoticias
Boletín E-banca
Boletín E-news

NOTICIAS:
Noticias de ALIDE
Noticias sobre miembros de ALIDE
Entrevistas
Artículos sobre financiamiento del desarrollo

Síguenos en facebook Síguenos en Twitter síguenos en Slideshare Canal de youtube siguenos en Google+ Síguenos en Likedin 
© Copyright 2010 - ALIDE - Asociación Latinoamericana de Instituciones Financieras para el Desarrollo
Paseo de la República 3211, Lima 27, Perú. Apartado Postal: 3988 - Lima 100. Teléfono: 442-2400
© Copyright 2010 - ALIDE - Asociación Latinoamericana de Instituciones Financieras para el Desarrollo
Paseo de la República 3211, Lima 27, Perú. Apartado Postal: 3988 - Lima 100. Teléfono: 442-2400