e
 
ACERCA DE ALIDE SERVICIOS COMITÉS TÉCNICOS PROGRAMAS MEMBRESÍA CEDOM PUBLICACIONES NOTICIAS SITE
Contáctenos
Calendario
Nuestros
miembros
Pasantías
Cursos
Reuniones
técnicas
Web E-learning
ALIDE
Web Biblioteca
virtual
Publicaciones
recientes
Premios
Alide
Memoria
institucional
Video
corporativo
Portada  |  Áreas de interés  |   Ambiente  |   Artículos   |   Banca de desarrollo financiará mejora de regione

Financiamiento ambiental


Banca de desarrollo financiará mejora de regiones áridas y semiáridas

Por Rommel Acevedo*

El presente artículo persigue el propósito de dar a conocer las buenas prácticas de la banca de desarrollo en apoyo de la financiación de regiones áridas y semiáridas de América Latina. Para ello se tratarán cuatro aspectos, a saber: el desarrollo sostenible de zonas áridas y semiáridas, las fuentes de financiación internacional, el rol y la experiencia de los bancos de desarrollo nacionales, y el aporte estratégico y de cooperación de ALIDE.


DESARROLLO SOSTENIBLE DE ZONAS ÁRIDAS Y SEMIÁRIDAS

El término desertificación usualmente se relaciona con la idea del desierto físico o de áreas de extrema sequedad en que no se práctica agricultura alguna salvo unos pocos oasis. También se alude por lo general a áreas desertificadas como lugares con ocasionales precipitaciones y donde se práctica la agricultura de subsistencia.

Podría decirse que la desertificación es la degradación de tierras en zonas áridas, semiáridas y subhúmedas secas y es el resultado de la interacción de complejos factores derivados de actividades humanas y variaciones climáticas.

Es interesante cuando nos referimos al concepto de desertificación referirnos también a su impacto y a la vulnerabilidad que ello implica. La desertificación es la consecuencia terminal de factores biofísicos, políticos, sociales, culturales y económicos. Todas las definiciones tienen como denominador común la percepción de que se trata de un problema de carácter mundial causado por la acción degradatoria del hombre sobre el ambiente.

Algunos ejemplos u observaciones del impacto de América Latina son los huracanes en el Caribe, el aumento de niveles de agua en los ríos de Argentina y Brasil, cuando no el retroceso de glaciares en la Patagonia y en la Cordillera de los Andes. Existe consenso también de la estrecha relación de desertificación y pobreza.

En el ambiente internacional con el correr del tiempo se han ido creando mecanismos globales para el estudio, la prevención y la lucha contra la desertificación. Así tenemos el Comité de las Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación (CNULD), la Convención de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CNUCC), el Protocolo de Kyoto, así como la Convención de las Naciones Unidas sobre la Diversidad Biológica (CNUDB). Cada uno de estos acuerdos apoya las acciones de mitigación y adaptación al cambio climático, y también se orientan a proteger la biodiversidad y la lucha contra la desertificación.

Es importante considerar a las políticas públicas como el conjunto de políticas económicas, ambientales, sociales, fiscales, y también financieras, que de alguna manera están relacionadas con la superación de los problemas causados por la desertificación.

Es importante llamar la atención para una mayor coordinación interinstitucional, debido a que hay diversidad de instituciones con competencias en el ambiente. Debemos de pasar de lo reactivo y temporal, a lo previsible y permanente.

FUENTES DE FINANCIAMIENTO INTERNACIONAL

Una primera fuente de fondeo internacional para propósitos de ayuda a las soluciones de la desertificación es la Asistencia Oficial para el Desarrollo (AOD). Al respecto hay que señalar que América Latina posee un quinto del nivel de ingresos de las regiones más desarrolladas, pero su PBI es cinco veces más que las regiones menos desarrolladas del mundo, lo que la hace difícilmente elegible para la AOD. Sin embargo, como posee una elevada pobreza (40% y más), debería la región ser receptora de los fondos preferenciales de la AOD, pero no lo es.

Existen igualmente algunos fondos de lucha contra la desertificación, promovidas por las Naciones Unidas y organismos internacionales como el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola, etc. El propósito de todas ellas es mejorar las condiciones de vida de las comunidades indígenas y de familias campesinas pobres, a través de mejoras en los procesos de nuevos cultivos, centros de comercialización y acopio, seguridad alimentaria, creación de microempresas, rehabilitación de redes de riego, asistencia técnica para mejoras de suelos, etc. Existen también algunos concursos que se convocan para el financiamiento de propuestas que contemplen acciones que contribuyan al desarrollo económico y social en zonas áridas y semiáridas, el repoblamiento y generación de empleos, así como la inversión social y creación de conciencia sobre estos problemas.

Otra fuente de financiamiento lo constituyen los organismos multilaterales como el Banco Mundial (BM), Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Corporación Andina de Fomento (CAF), Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), Banco de Desarrollo del Caribe (BDC), etc.

El Banco Mundial, por ejemplo, contempla cuatro principios en sus acciones de financiación y contemplan la descentralización, la orientación de los fondos hacia la comunidad, el acceso a inversiones complementarias para mejorar la productividad de tierras, el marco operacional centrado en la innovación y las pruebas experimentales. El modelo descansa en la participación y negociación, la buena gobernabilidad y la formación de capital social orientado a la reducción de la pobreza.

Otras fuentes de financiación externa corresponden a la cooperación financiera y técnica bilateral que proporcionan los países desarrollados, particularmente Alemania, Japón y algunos países europeos. Más recientemente el Acuerdo de Copenhague, a fines de 2009, postuló la creación de un fondo verde, el establecimiento de un registro climático y de fuentes de financiamiento internacional; compromisos financieros de corto plazo por un monto de US$ 10 mil millones y de mediano y largo plazo para el período 2010-2020 por un monto de US$ 100 mil millones. También contempla un marco conceptual para la adaptación y transferencia de tecnologías y buenas prácticas, para aquellos países que están de acuerdo con someter sus planes de mitigación a directrices y verificación internacional.

ROL Y EXPERIENCIA DE LOS BANCOS DE DESARROLLO NACIONALES

Conocidos son los cambios apreciados en los bancos de desarrollo nacionales en los últimos 20 años. De procesos de liberalización financiera con una orientación casi exclusiva hacia el mercado, hemos pasado a reconocer las fallas de este y en centrarnos más bien en un desarrollo financiero más que en una liberalización financiera.

Para ello se han diseñado de manera innovadora un conjunto de instrumentos y mecanismos que han puesto en práctica los bancos de desarrollo en el marco de políticas públicas explícitas de promoción y financiación. Estas operan tanto de manera directa e indirecta y en complementación con los bancos privados. En varios países los bancos de desarrollo nacionales cuentan con una garantía soberana de los estados que les permite acceder en condiciones mejores para el fondeo de recursos a plazos y costos que están en línea con actividades sostenibles.

Las instituciones financieras de desarrollo (IFD) poseen una experiencia y vocación para el financiamiento del desarrollo sustentable en dos vertientes: por un lado a través de la inclusión financiera y social, por medio de productos financieros innovadores así como de nuevos programas orientados al pequeño productor, su inserción en los mercados, el desarrollo de intermediarios financieros, el fomento de cadenas productivas, la alfabetización financiera en el sector rural, entre otras muchas modalidades.

Por otro lado, cuentan con líneas y programas de financiación para zonas áridas y semiáridas, y que consideran los impactos y costos socioambientales, la promoción y el consumo sostenible de recursos naturales, así como programas de información y sensibilización que persiguen involucrar a la población en las políticas y prácticas sostenibles que impulsan las IFD.

APORTE ESTRATÉGICO Y DE COOPERACIÓN DE ALIDE

ALIDE, en su condición de organismo representativo de la banca de desarrollo en América Latina y el Caribe, viene promoviendo el intercambio de conocimientos y buenas prácticas en materia de desarrollo sustentable conforme a su razón de ser.

Para ello en su tercera versión anual sobre los premios a las mejores prácticas en banca de desarrollo ha constituido una categoría especial denominada Premio ALIDE Verde que busca dar a conocer y promover la adaptación de experiencias de mecanismos exitosos que vienen aplicando algunas instituciones líderes, como es el caso del Banco Nacional de Desenvolvimento Económico e Social con el Fondo da Amazônia, el Banco do Brasil con el desarrollo sustentable, así como muchas y variadas modalidades de inclusión financiera y social.

Además hace pocos meses ALIDE constituyó su Comité Técnico para el Financiamiento Ambiental, en cuyo marco se han desarrollado y propuesto seminarios y reuniones técnicas, cursos de capacitación tanto testimoniales como virtuales, estudios e investigaciones, pasantías, promoción de inversiones y cooperación financiera, así como difusión de informaciones.

Se considera que ALIDE puede constituirse en un mecanismo de coordinación e información de financiamientos ambientales de lucha contra la desertificación, por medio de la difusión de líneas y programas de financiamiento así como constituirse y liderar la difusión de los mecanismos de financiación de productos verdes.
 
PAIS BDN/FD PROGRAMA
ARGENTINA BNA Programa para el Desarrollo Regional y Sectorial-PRODER
BRASIL BNB Programa de Microcrédito Rural-AGROAMIGO

Programa de financiamiento a la Regularización y Recuperación de Áreas de Reserva Legal y de Preservación Permanente de Zonas Degradadas- PRO-RECUPERACION AMBIENTAL
BB Programa de Financiamiento de la Producción Orgánica

Fondo Centro-Oeste Pronaturaleza
BNDES Programa de Estímulo a la Producción Agropecuaria Sustentable (Produsa)

FINEM (Ecosistemas y MDL), Inversión en Medio Ambiente, BNDES Forestal, Eficiencia Energética.
CHILE INDAP Sistemas de Incentivos para la Sustentabilidad Agroambiental de los Suelos Agropecuarios (Ex - Sirs d)
BANCO ESTADO Crédito Agrícola la recuperación de Suelos
COLOMBIA FINDETER Créditos de Inversión Ambiental
FINAGRO Incentivo a la Capitalización Rural
COSTA RICA BPDC Pymes y Gestión de Aguas
EL SALVADOR BMI Recuperación y conservación del Medio Ambiente
Cultivo de café y su diversificación
MEXICO FIRA Programa de Tecnificación de riego
Centro de Desarrollo Tecnológico (CDT)
PERÚ AGROBANCO Apoyo a Programa de Desarrollo Productivo Agrario Rural (Agrorural) y Programa Nacional de Manejo de Cuencas Hidrográficas y Conservación de Suelos (PRONAMACHCS)
 
* Este artículo esta basado en la ponencia “Estrategias de Financiamiento para el Desarrollo de Regiones Áridas y Semiáridas”, presentada por el Dr. Rommel Acevedo, secretario general de ALIDE, en la Segunda Conferencia Internacional: Clima, Sostenibilidad y Desarrollo en Regiones Semiáridas y Áridas (conocida como ICID+18), llevada a cabo en Fortaleza, Ceará, Brasil, del 16 al 20 de agosto de 2010.
 
 

 

 REGRESAR
 
Síguenos en:
Síguenos en facebookSíguenos en Twittersíguenos en SlideshareCanal de youtube

  Agricultura
  Ambiente
  Infraestructura y   vivienda social
  Turismo
  Microfinanzas
  Riesgo/Regulación
  Negocios e
  Inversiones
  Finanzas para el   desarrollo

ARTÍCULOS RECIENTES
Ambiente | Las oportunidades del financiamiento verde
  
Agricultura | Estrategías financieras para modernizar el agro
  
Microfinanzas | Claves para dinamizar los emprendimientos innovadores
  
Negocios | El desafío de las inversiones interregionales
  
Finanzas | Una nueva agenda para el desarrollo
   |  AlideNoticias   |   Revista Alide  |  E-Banca  |   Próximos cursos  |  Calendario de actividades  |  Noticias

¿QUIÉNES SOMOS?

Historia de ALIDE
Consejo directivo
Secretaría General
Cómo hacerse miembro
Listado de miembros
Asambleas generales
Memoria institucional

CALENDARIO
DE ACTIVIDADES

PROGRAMAS:

Estudios Económicos e Información
Capacitación y Cooperación Internacional
Relaciones Institucionales
Asistencia Técnica

UNIDADES:

Unidad de Conferencias
Comunicación e Imagen Corporativa

COMITÉS TÉCNICOS / ÁREAS DE INTERÉS:

Financiamiento Agrícola y Rural
Financiamiento Ambiental
Recursos, Inversiones e Infraestructura
Financiamiento del Turismo
Financiamiento de la Micro, Pequeña y Mediana empresa
Riesgos y Regulación Prudencial
Negocios e Inversiones
Financiamiento de la vivienda social

PRODUCTOS Y SERVICIOS:

Biblioteca virtual
E-learning ALIDE
Cursos presenciales
Pasantías y asesorías
Reuniones técnicas
Premios ALIDE a las mejores prácticas en IFD
Publicaciones
Directorio de Fuentes de Financiamiento Internacional

MEDIOS INFORMATIVOS:

Revista ALIDE
Boletín Alidenoticias
Boletín E-banca
Boletín E-news

NOTICIAS:
Noticias de ALIDE
Noticias sobre miembros de ALIDE
Entrevistas
Artículos sobre financiamiento del desarrollo

Síguenos en facebook Síguenos en Twitter síguenos en Slideshare Canal de youtube siguenos en Google+ Síguenos en Likedin 
© Copyright 2010 - ALIDE - Asociación Latinoamericana de Instituciones Financieras para el Desarrollo
Paseo de la República 3211, Lima 27, Perú. Apartado Postal: 3988 - Lima 100. Teléfono: 442-2400