Experiencias en América y Europa

Cobertura de riesgos para facilitar el crédito a las pymes


¿Cómo la banca de desarrollo viene desplegando su acción para fomentar el acceso a los servicios financieros de las Mipymes rurales y urbanas? En la última reunión del Comité Técnico de Financiamiento de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa (Mipyme) Rural y Urbana, se intercambiaron algunas experiencias.


De acuerdo con un estudio realizado por Centro Peruano de Estudios Sociales (Cepes) para examinar la situación del financiamiento de mipymes, a pesar del crecimiento económico peruano y del crédito destinado al sector agropecuario, la cobertura aún es muy baja. Por ello, se indicó que aumentar la cobertura del crédito agropecuario no solo es un problema de oferta sino también de demanda. Además, si bien el sector privado ha aumentado su financiamiento en montos significativos, este aún es insuficiente.

También se observa una relación positiva entre el tamaño de la unidad agrícola y la solicitud y acceso a financiamiento en el segmento de pequeña agricultura; y que hay un acceso diferenciado al financiamiento según las regiones naturales. La costa tiene mayor acceso y la sierra el menor. Aquí hay un espacio importante para la banca pública.

En las mipymes urbanas, se encontró que cerca de la mitad de ellas han tenido acceso al crédito y la tasa de rechazo de solicitudes es muy reducida. Los bancos comerciales son de lejos el tipo de entidad más recurrido por ellas. El 80% de las empresas que obtuvieron crédito están satisfechas con el financiamiento. En el segmento analizado hay poco espacio para la incursión de la banca pública.

La experiencia colombiana en gestión de riesgos con los intermediarios financieros para mipymes rurales, fue presentada por el Fondo para el Financiamiento del Sector Agropecuario (Finagro), que cuenta con una cartera en financiamiento de fomento de US$ 6,687 millones en 932 mil operaciones (10% en 2012-13). Los desembolsos de crédito fueron de US$ 372 millones para 278 mil productores.

Finagro tiene clasificado sus productos en: gestión de riesgos agropecuarios (con un seguro agropecuario que ya va cubriendo 69 mil ha), promoción de la inversión rural (con un incentivo a la capitalización rural y un certificado de incentivo dorestal), y fortalecimiento productivo y social.

El Fondo ha propiciado una mayor profundización financiera en el sector. En 2013, esta alcanzaría el 31%, la más alta en la historia del país. También ha brindado mayor acceso, de los 1,8 millones de productores rurales estimados en 2013, Finagro atendió a más del 38% de los mismos, cuando hace una década era sólo del 11%.

El Fondo también cuenta con el Incentivo al Seguro Agropecuario y Coberturas Cambiarias, que fomenta la adecuada gestión de los riesgos climáticos para conservar el patrimonio familiar de los agricultores, y que permite hacer frente a las fluctuaciones del tipo de cambio que enfrenta el sector agroexportador.

También se presentó la experiencia mexicana de coberturas de riesgos agrícolas en apoyo a los productores rurales, a cargo de Fideicomisos Instituidos en Relación con la Agricultura (FIRA)-Banco de México. Este banco otorga garantías de pago complementarias en favor de los acreditados financiados por los intermediarios ofreciendo productos ad hoc para la atención de las diversas iniciativas de atención gubernamental: garantía pari-passu (con la que garantiza la recuperación parcial del crédito, siendo las más utilizadas por los bancos sin carteras grandes), garantía a primeras/segundas pérdidas (recuperación del 100%, siendo las más convenientes), y una combinación de ambas.

Por su naturaleza mutual necesita un número de créditos mínimo (50) para dispersar el riesgo de manera efectiva y generar ahorros de reservas y capital en el intermediario. La utilización de ambos esquemas de garantía beneficia al cliente final al permitirle acceso al crédito y a los intermediarios al disminuir sus costos, incluyendo la reducción de reservas y capital.

En el caso de Europa, se presentó la experiencia de los miembros de la Asociación Europea de Caución Mutua (AECM). El portafolio de garantías a fines de 2012 fue mayor de EU 79 billones, con más de 2.08 millones de garantías activas. En general, en Europa se observa diferentes marcos legales y operacionales para los esquemas de garantías, de acuerdo con las necesidades locales. No obstante, se puede identificar distintos modelos: a) propiedad del capital, b) apoyo estatal, sistemas públicos-sistemas privados; sistemas contragarantías; c) estatus legal; d) supervisión; e) distribución, socios bancarios, garantías directas, aprobación individual, portafolio de garantías; y, f) tipo de productos.

Según la Comisión Europea desde 2007 hasta diciembre de 2012, unas 220,000 pymes fueron beneficiadas, lo que significa que los miembros de la AECM han cubierto el 59% de todos los beneficiarios.

Este intercambio de experiencias se dio dentro de la reunión del comité técnico especializado de ALIDE, que contó con la participación del Finagro; Fira, Sociedad Portuguesa de Investimento (SPGM), AECM; y, Cepes.