ACERCA DE ALIDE SERVICIOS COMITÉS TÉCNICOS PROGRAMAS MEMBRESÍA CEDOM PUBLICACIONES NOTICIAS SITE
Contáctenos
Calendario
Nuestros
miembros
Pasantías
Cursos
Reuniones
técnicas
Web E-learning
ALIDE
Web Biblioteca
virtual
Publicaciones
recientes
Premios
Alide
Memoria
institucional
Video
corporativo
Portada  | Entrevistas | Ileana Estévez, presidenta de Bandec, Cuba.
ENTREVISTA A ILEANA ESTÉVEZ, PRESIDENTA DE BANDEC, CUBA
"La tierra tiene crédito sólido"
Políticas y hechos de la banca cubana para contribuir a potenciar las producciones agropecuarias. Facilidades crediticias para los beneficiados por el Decreto Ley 259 sobre la entrega de tierras ociosas en usufructo.

Juventud Rebelde, 10 julio 2011.- El crédito ayuda. También estimula. Más de 146 000 productores de todo el país han recibido tierras en usufructo. Y más de 71 000 son nuevos agricultores: mujeres y hombres que se inician por primera vez, amén de experiencias temporales, en el duro pero reconfortante oficio de hacer producir la tierra.

El crédito es una palanca que coadyuva al incremento de la producción. Un servicio bancario que anticipa parte de los ingresos esperados por los productores en su actividad. Pueden cubrir tanto el ciclo natural de los cultivos, como inversiones que han de hacerse en los terrenos.

Aunque existe un nivel de información sobre el otorgamiento de estos financiamientos, aún no se aprovecha al máximo una práctica que ha de convertirse en acto común, tan cotidiano como despertarse cada mañana con el primer cantar del gallo.

Esta es una entrevista con Ileana Estévez, presidenta del Banco de Crédito y Comercio (BANDEC), encargado de financiar los emprendimientos de los beneficiados por el Decreto Ley 259 de 2008, sobre la entrega de tierras ociosas en usufructo.

—¿Cuándo comenzaron a otorgarse facilidades crediticias para los beneficiados por este decreto ley?

—Desde que empezó. Nosotros teníamos una experiencia acumulada con productores agropecuarios propietarios de tierra y usufructuarios. Los nuevos usufructuarios son los más conocidos, quienes están poniendo a producir parte importante del fondo de tierras cultivables del país, pero se trata de una política que viene desde los años ’90.

«En 1993 se entregaron tierras en usufructo para el cultivo del tabaco, y un año después para el café; también se hizo lo mismo en 1990, con la ampliación de las áreas de las cooperativas de producción agropecuaria (CPA), y en 1998, con el proceso de fortalecimiento de las cooperativas de crédito y servicios (CCS). A todos se les otorga créditos. Es decir, estamos hablando de una práctica bancaria para la que estábamos preparados en cierto grado. Aunque el reto ahora es mayor».

—¿Cuántos nuevos usufructuarios disponen de estos créditos?

—Las cifras cambian todos los días. En este preciso momento tienen créditos más de 13 000, muchos de los cuales no solo tienen uno, sino varios financiamientos, según sus cultivos. También hay diferencias por época del año; en la temporada de frío, que es la de mayores siembras, se otorgan más, y ahora, en el verano, se piden menos.

—¿De 2008 a acá cuántos han solicitado créditos?

—Hemos trabajado con algo más de 15 000. Pero un productor, como ya le dije, puede disponer de varios financiamientos.

—¿Qué volumen total de dinero se les ha prestado?

—Estamos hablando de montos millonarios. En el volumen general de financiamiento que da BANDEC a la actividad económica del país, no es representativo; solo el dos o tres por ciento. Tampoco puede compararse el financiamiento que requiere una industria con el que necesita un productor individual. Pero le estoy hablando de que son millones. Son cifras elevadas.

—¿Tienen los beneficiarios del 259 un conocimiento amplio sobre estas políticas crediticias?

—A juzgar por la cantidad de personas que se acercan a las sucursales, parece que sí. Esta cartera ha tenido un crecimiento progresivo, dinámico. En relación con 2009, el año pasado creció en 84 por ciento —casi el doble—. Y si se compara marzo del corriente con diciembre último, aumentó 11,3 por ciento.

—¿Son lo suficientemente accesibles, viables y expeditas las gestiones para lograr uno de estos préstamos?

—Accesibles entre comillas. Tenemos 203 sucursales en todo el país, al menos una en cada municipio —excepto en La Habana, que la atiende fundamentalmente el Banco Metropolitano—, pero están en las zonas urbanas, a veces lejos de los agricultores.

—¿Pero es muy engorroso el otorgamiento de los mismos?

—Eso es relativo. Depende del lado de la mesa que se esté. El banco tiene que buscar un grupo de informaciones que aseguren el retorno del préstamo. Pedimos que todo esté legal, en orden, que se demuestre que en esa área el agricultor obtendrá el nivel de producción que está exponiendo y que lo hará con una calidad que le genere el nivel de ingresos que está estimando.

«Se trata de una negociación. Y en una negociación esa persona que está pidiendo dinero tiene que demostrar que lo puede devolver, y esa demostración pasa por determinado nivel de documentos y muestra de legalidad, lo que conforma el expediente».

—¿Mucho papeleo?

—La legislación cubana no le da a los bancos ni a ninguna institución de esta índole potestad para despojar a una persona de sus bienes. Este es un país socialista, nosotros protegemos a los seres humanos. Sería mucho más fácil decir «usted no me paga y yo me quedo con su tierra, con su casa, con sus bienes; voy a una subasta y recupero el dinero». No. En Cuba no es así.

«Entonces, ¿donde está la protección del banco?, en documentos, en compromisos. Por lo tanto, yo le diría que desde el punto de vista de trámite, el cliente puede decir, ¡el banco se demora una barbaridad!, ¡cómo piden papeles!».

—¿Existe algún plan crediticio para el sector en 2011?

—No puede hablarse exactamente así. Las categorías financieras tienen otras formas de manifestarse. Existen planes macroeconómicos que están a cargo del Banco Central, pero los bancos comerciales como el nuestro funcionan con lo que tienen.

«Para atender estas actividades se trabaja con el dinero temporalmente libre. O sea, este tiene una magnitud finita. Pero mientras se respete el monto de masa monetaria que puede ser prestable en un momento determinado, se otorgan créditos a quienes pueden acceder a ellos según las actuales políticas.

«Hasta hoy no se ha dado el caso de que venga un agricultor u otro cliente y le digamos, “no, no, no te podemos prestar porque no tenemos dinero”. Eso no ha sucedido. Mientras el solicitante dé una garantía razonablemente aceptable, se otorga. Lo que puede pasar es que no se conceda porque no nos ha convencido de que tiene la suficiente capacidad productiva para devolver el dinero».

—¿BANDEC tiene algún esquema de prioridad crediticia por tipo de cultivos, zonas geográficas u otro criterio?

—En términos generales, todas las actividades relacionadas con el sector agropecuario pueden ser objeto de financiamiento.

«Nosotros tenemos tres niveles, la sucursal —que es donde se realiza el negocio bancario, donde se atiende al cliente—, la dirección provincial y la oficina central. En todos hay un comité de crédito con personas con alto nivel de especialización que examinan cada operación, y según el importe solicitado se determina en uno u otro lugar. Esa es nuestra forma de organización. Se distingue cuando se trata de empresas, cooperativas, UBPC, productores individuales, pero no hay prioridades».

—¿Cuánto transcurre entre la solicitud y el otorgamiento?

—En el caso de los usufructuarios del 259, antes de dar el crédito hay que visitar la finca. Es una condición para evaluar en el terreno hasta dónde hay realmente posibilidades de hacer que esa tierra produzca. También en nuestra red de oficinas tenemos ingenieros agrónomos y pecuarios que asesoran a los economistas y financistas sobre hasta dónde realmente esa tierra puede dar lo que el usufructuario está estimando. Es una asesoría técnica que contribuye a que el análisis sea lo más objetivo posible.

«En definitiva, después de la visita al terreno, el otorgamiento puede demorar una semana si el importe que se está solicitando se determina a nivel de sucursal. Y pueden ser 21 días si la cuantía es mayor. Es un tiempo prudencial, bastante razonable, al menos para el banco».

—¿Hasta qué cuantía pueden llegar los préstamos?

—Para una actividad productiva, el mínimo es lo que pida la persona, y el máximo lo que el banco estime pueda devolverle esa persona en un plazo razonable.

—¿Se le ha otorgado algún beneficio a los nuevos usufructuarios en cuanto a las tasas de interés?

—Sí. Se decidió que los créditos que se otorguen durante los dos primeros años del usufructo a las personas naturales —que es el plazo máximo establecido para poner en producción las tierras— devengarán las tasas mínimas de interés dentro del rango fijado por el Banco Central de Cuba (BCC).

«Así, como para los créditos a corto plazo el BCC establece una tasa básica del cinco por ciento anual, con un rango de más o menos dos (o sea, desde tres hasta siete por ciento), un usufructuario del 259 tendrá una tasa de interés del tres por ciento, que es el mínimo.

«Si es un crédito para inversiones, la tasa básica es un siete por ciento anual, con un rango idéntico al anterior (mínimo cinco; máximo nueve), por lo tanto, durante los dos primeros años, estos tendrán un interés de solo el cinco por ciento.

«Es una facilidad para quienes comienzan; para la entrada en explotación de sus áreas».

—¿Qué garantías deben darse para acceder a estos créditos?

—Bueno, lo primero es toda la documentación legal que acredita el usufructo; el banco no financia ocupaciones ilegales.

«Hoy, ahora, la principal garantía es el valor de la producción que va a obtenerse, y, en caso de alguna afectación, la indemnización que paga el Seguro por esta. Es fundamental que el productor tenga una línea de seguro, así, en caso de cualquier siniestro, esa indemnización garantiza el retorno del dinero prestado, o por lo menos hasta donde dé esa indemnización.

«Es una forma muy cubana para garantizar ese financiamiento. En términos generales funciona, más en nuestro país, que está expuesto a fenómenos meteorológicos, plagas, enfermedades y otros incidentes que pueden dañar la producción agropecuaria».

—En caso de que no se honren las deudas, ¿cómo actúa BANDEC?

—Primero hay que persuadir al usufructuario de que cumpla la obligación. Se firmó un contrato: él obliga. Pero siempre se busca una negociación amigable, un entendimiento. Se puede hasta renegociar, reestructurar una deuda. Mas, si no se resuelve de forma amistosa, entonces están los tribunales.

«En realidad no son situaciones frecuentes. Ha pasado. Pero son excepciones. Le puedo decir que los préstamos por concepto del 259 tienen un nivel de cumplimiento muy apropiado. Solo el uno por ciento muestra algún tipo de incumplimiento».

—¿Qué mecanismos tiene BANDEC para verificar el uso correcto del crédito, el cumplimiento de los compromisos que este entraña, que den los resultados para los que se entregó, que el dinero regrese cuando llega el fin de los plazos?

—En el transcurso de un ciclo productivo pueden hacerse visitas de comprobación para ver si realmente el dinero prestado se está usando correctamente. Se hacen muestreos y, si se encuentra alguna irregularidad, se actúa. Se puede suspender el crédito o restringirlo o cobrar antes de tiempo, porque el beneficiado no empleó el dinero en el compromiso que contrajo con el banco.

—¿Los créditos que se otorgan, es decir, para lo que se otorgan, cubren todas las necesidades de los productores?

—No se trata de lo que se necesita, sino de los ingresos que el productor sea capaz de generar para devolver el préstamo al banco. El crédito agropecuario es la actividad más riesgosa que puede asumir una institución financiera; pues esta puede ser afectada desde por un mal comportamiento del clima hasta por la aparición de plagas y enfermedades. Hay que cubrirse de todas esas cosas. Por eso ponemos tanto empeño en los seguros.

«Los bancos cubanos tienen que trabajar tratando de buscar las alternativas para que realmente haya un incremento de la actividad productiva, pero preservando el concepto de que el crédito no es más que un anticipo de un ingreso futuro que alguien va a recibir, y que con ese ingreso futuro se va a devolver el dinero que el banco anticipó mediante el crédito.

«Es un principio inviolable. Si pasa, podemos contribuir al desequilibrio de las finanzas internas, por eso es tan importante la disciplina rígida, estricta, que está pidiendo la dirección del país en el sector de las finanzas. No pueden darse facilidades crediticias sin tomar en consideración las regulaciones para evitar cualquier tipo de desequilibrio».

—¿Está preparado BANDEC para aplicar de forma eficiente la política crediticia a los usufructuarios de tierras ociosas?

—No diría que está preparado, diría que está dispuesto a enfrentar un reto enorme. Un ejemplo: tenemos como promedio tres especialistas por sucursal para analizar todos los créditos que puedan solicitarse en un municipio, tanto por entidades como por personas; le estoy hablando de cientos o miles de clientes.

«Tenemos que enfrentar esto con mucha creatividad, con una gran organización, con un alto nivel de coordinación. Es una tarea compleja, entre otras cosas, porque todo lo que tiene que ver con dinero es complicado. También tenemos fortalezas, desde la automatización hasta un nivel de preparación técnico-profesional razonablemente adecuado, aunque no óptimo.

«Si me pregunta por nuestra mayor fortaleza, entonces le diría que el tener un equipo de trabajo que está consciente del momento que estamos viviendo y que tiene un nivel de disposición muy positivo. Ese es nuestro mayor crédito».

Entrevista completa en Juventud Rebelde.

 Más entrevistas  
 
 
Síguenos en:
Síguenos en facebookSíguenos en Twittersíguenos en SlideshareCanal de youtube

“El interés del BEI es financiar a las pymes y a plazos largos“
Entrevista a Román Escolano, vicepresidente del Banco Europeo de Inversiones.
El Idea rompe récord de colocación
Entrevista a Mauricio Tobón Franco, gerente del Instituto para el Desarrollo de Antioquia (Idea).
  >> Entrevistas anteriores

Noticias IFD miembros:

17 nov.- Banco Provincia duplicó sus créditos otorgados al campo durante el 2017.

17 nov.-
BCIE es premiado como "Mejor Emisor Verde de América Latina".

16 nov.-
BFP participa en Programa de Directivos de Banca de Desarrollo de ICO.

15 nov.-
Orlando Pessuti asume presidencia de BRDE.

15 nov.- Fogaba apoya a desarrollo de pymes.

14 nov.- LatinFinance reconoce a Banresevas y BROU como "bancos del año" en sus respectivos países.



Actividades de ALIDE:
    28 nov - 1 dic
Programa internacional de certificación
Especialistas en Gestión por Procesos para Instituciones Financieras
Lima, Perú
ALIDE | AP&A
   

21 - 24 nov
Seminario-Taller Internacional
Gestión Corporativo de Riesgos en Banca
Guatemala, Guatemala
ALIDE / Banco de Guatemala

   

27 nov - 17 dic / 2-21 ene 2018
Curso a Distancia
Planeamiento Estratégico y Balanced Scorecard para Instituciones de Microfinanzas
Alide Virtual
E-Learning ALIDE

   

29 nov - 1 dic
Pasantía
Riesgo Operativo: Gestión y Prácticas del Banco Nacional
San José, Costa Rica
ALIDE / BNCR

   

Fecha por definir
Seminario
Financiamiento de Proyectos mediante Asociaciones Pública Privadas – APPS
Lima, Perú
ALIDE | BEI





  Estudios
  Económicos
  Capacitación
  Asistencia técnica
  Relaciones
  Institucionales

  Agricultura
  Ambiente
  Infraestructura y   vivienda social
  Turismo
  Microfinanzas
  Riesgo/Regulación
  Negocios e
  Inversiones
  Finanzas para el   desarrollo
   |  AlideNoticias   |   Revista Alide  |  E-Banca  |   Próximos cursos  |  Calendario de actividades  |  Noticias

¿QUIÉNES SOMOS?

Historia de ALIDE
Consejo directivo
Secretaría General
Cómo hacerse miembro
Listado de miembros
Asambleas generales
Memoria institucional

CALENDARIO
DE ACTIVIDADES

PROGRAMAS:

Estudios Económicos e Información
Capacitación y Cooperación Internacional
Relaciones Institucionales
Asistencia Técnica

UNIDADES:

Unidad de Conferencias
Comunicación e Imagen Corporativa

COMITÉS TÉCNICOS / ÁREAS DE INTERÉS:

Financiamiento Agrícola y Rural
Financiamiento Ambiental
Recursos, Inversiones e Infraestructura
Financiamiento del Turismo
Financiamiento de la Micro, Pequeña y Mediana empresa
Riesgos y Regulación Prudencial
Negocios e Inversiones
Financiamiento de la vivienda social

PRODUCTOS Y SERVICIOS:

Biblioteca virtual
E-learning ALIDE
Cursos presenciales
Pasantías y asesorías
Reuniones técnicas
Premios ALIDE a las mejores prácticas en IFD
Publicaciones
Directorio de Fuentes de Financiamiento Internacional

MEDIOS INFORMATIVOS:

Revista ALIDE
Boletín Alidenoticias
Boletín E-banca
Boletín E-news

NOTICIAS:
Noticias de ALIDE
Noticias sobre miembros de ALIDE
Entrevistas
Artículos sobre financiamiento del desarrollo

Síguenos en facebook Síguenos en Twitter síguenos en Slideshare Canal de youtube siguenos en Google+ Síguenos en Likedin 
© Copyright 2010 - ALIDE - Asociación Latinoamericana de Instituciones Financieras para el Desarrollo
Paseo de la República 3211, Lima 27, Perú. Apartado Postal: 3988 - Lima 100. Teléfono: 442-2400