32ª. REUNIÓN ORDINARIA DE LA ASAMBLEA GENERAL DE LA ASOCIACIÓN LATINOAMERICANA DE INSTITUCIONES FINANCIERAS PARA EL DESARROLLO

Santiago, Chile, 16 y 17 de mayo de 2002

 

Vicente Caruz Middleton
Presidente
Banco del Desarrollo
Chile
 

 

Nuevos  Mecanismos  para el Financiamiento de las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas (mipymes): Un enfoque basado en la innovación tecnológica.
 

 

 

1.        Prólogo

Existen en América Latina diferentes modelos de Bancos de Desarrollo.  Los hay públicos, mixtos, internacionales o privados.  Todos ellos persiguen un mismo fin: Contribuir al desarrollo de sus países y de la región. 

Nuestra visión en el  Banco del Desarrollo es la siguiente: aspiramos a ser una entidad financiera privada que participa plenamente de los mercados de capitales modernos con la misión de contribuir significativamente  al desarrollo del país, especialmente de los más pequeños y rezagados que deja a su suerte la economía de mercado. De estos  conceptos surgimos, hace 19 años, cuando nuestro país  vivía la peor crisis bancaria de su historia y la pérdida de confianza en la banca privada. 

Desde un comienzo el Banco del Desarrollo se planteó como un banco de asociados en una coalición entre sus accionistas, sus clientes, organizaciones sociales de comunidades locales, regionales y cooperativas junto a su personal y directivos.  

Para nosotros ha sido motivo de mucha satisfacción  que  durante el año recién pasado el Banco Interamericano de Desarrollo, a través de su filial Corporación Interamericana de Inversiones, sumándose al Crédit Agricole de Francia, al San Paolo IMI de Italia y a Oikocredit de Holanda haya suscrito acciones del Banco. Aparte de este la Corporación Interamericana de Inversiones facilitó líneas de crédito para el financiamiento de pequeñas empresas  y el FOMIN, recursos para el desarrollo de los programas con micro-empresarios. 

Con el simple ánimo de contextualizar mi presentación, a continuación  se  desplegaran en pantalla algunas estadísticas sobre la micro, pequeñas y medianas empresas (en adelante mipyme) que no difieren demasiado de los guarismos que presentan en los países de Latino-América.  

Las mipymes son un hecho económico y social de importancia cuando meditamos sobre  las cifras que siguen. Nuestros países necesitan modernizar  el sector de estas empresas si deseamos conseguir un crecimiento alto, sostenido y con equidad. 

 

En nuestros países pareciera existir una suerte de umbral (que presentamos en el siguiente gráfico),  una frontera a partir de la cual los efectos de la economía moderna son perceptibles y pueden ser capturados  por los pequeños empresarios creándose  un círculo virtuoso de una cadena dinámica de inversión, progreso técnico, capital humano, crecimiento, estabilidad social y política. En nuestra opinión la razón de ser de los bancos de desarrollo es la de cerrar esta brecha para conducir a estas empresas  por un camino de convergencia hacia estas áreas. Se trata de marcar  con una acción deliberada y concertada, un punto de  inflexión. 

    Nuestro Banco con una  experiencia de 19 años en el sector ha definido conceptualmente 4 elementos que son claves para que una empresa se ubique bajo o sobre el umbral de desarrollo, sólo las enumeraré para centrarme en uno de ellos, la tecnología, que constituye el pivote de nuestra exposición. Las 4 condiciones críticas  son tecnología, capacitación, la productividad.

 

    En esta ocasión, me referiré a  los aspectos tecnológicos de los nuevos mecanismos para el financiamiento de las micro, pequeñas y medianas empresas en adelante mipymes  que están presentes en este umbral. 

2.        Innovación tecnológica

En  la actualidad un cliente mipyme  del Banco del Desarrollo dispone de infraestructura bancaria que hace unos pocos años habría sido simplemente una ilusión. Puede comunicarse a través del Internet y solicitar cuantas veces desee, estados de cuenta  o cartola (s) con los saldos contables y disponibles en línea 7/24; imprimirlos y conciliarlos en tiempo real para un manejo óptimo del efectivo; administrar sus líneas de crédito de corto plazo a través de sobregiros pactados o líneas de avance simples; realizar sus aportes patronales con cargo a su cuenta corriente e imprimir  cómo respaldo el formulario que certifica el cumplimiento de su obligación previsional.  Además, el pequeño empresario puede solicitar créditos adicionales a sus líneas anuales  desde su escritorio a través de email adjuntando sus formularios de ventas e impuestos al valor agregado mensuales, declaraciones de impuestos a la renta  y  los estados financieros, balances proforma  recientes ya vaciados en planillas electrónicas y documentación con relevancia crediticia, para su inmediata consideración por los ejecutivos de cuentas. En el proceso de  remuneraciones el empresario está en condiciones de pagar la planilla a través de un abono a sus empleados a cuentas de  cajeros automáticos, evitándose los costos y riesgos de transportar efectivo. Por el lado de las ventas, el banco ha puesto a disposición un servicio de pago automático de cuentas a proveedores con cargo a sus saldos en cuenta corriente en el banco o en  otras  instituciones bancarias. 

Las  estadísticas sobre estas operaciones electrónicas son muy alentadoras, alcanzan varias miles diarias en consultas  y sobre un millar, las transaccionales. Las altísimas cifras de crecimiento, sin bien se computan sobre bases pequeñas  apuntan a una robusta evidencia de la creciente aceptación de los servicios bancarios en red y la masificación que ya se ha registrado en otros continentes.

2.1        Aplicaciones en ASP
(Servicio Proveedor de Aplicaciones) 

En la jerga del Internet  se conocen como ASP  a servidores  ad-hoc que reciben y procesan aplicaciones computacionales. Los servicios atendidos por estos servidores incluyen solicitudes de ingreso protocolizados (p.ej. facturas individuales de ventas), que se procesan de acuerdo a programas establecidos  para producir los  resultados contratados (p.ej. el libro de ventas diarias) depositándose en archivos de almacenamiento. Aquí abordaremos los productos de Servipyme  y el Portal Pyme. 

La experiencia del Banco en la atención  a las mipymes y atendiendo a las numerosas investigaciones realizadas en el sector ha dejado en evidencia que,  invariablemente, el  éxito de estas empresas ha radicado en un acceso paulatino a la administración racional y profesional, el que además está frecuentemente acompañado con el uso de tecnología. Es la política del Banco del Desarrollo que el financiamiento debe, dentro de lo posible, ser proyectado al asesoramiento de apoyo.  

Teniendo  este propósito a la vista  el Banco ha creado un portal Mipyme que actualiza frecuentemente y  que, por ahora, apunta a ofrecer información  en línea que atiende consultas sobre asuntos tributarios, laborales, macroeconómicos y, naturalmente, información crediticia, estas asesorías están disponibles sin costo para estos empresarios.

Asimismo, el Banco ha inaugurado recientemente una filial dedicada exclusivamente a ofrecer programas o software  a través de la red. En la actualidad es encuentran disponibles, por ahora, un sistema de remuneraciones y contabilidad. El primero es un sistema simple que es  ofrecido a los contadores y, también contempla  ser  adquirido por aquellas  mipymes que prefieran conservar  su función de recursos humanos directamente y deseen  reemplazar los libros de remuneraciones  manuales. El sistema de contabilidad en cambio está diseñado para ser comercializado entre contadores- que normalmente atienden a numerosas empresas pequeñas. Esta estrategia persigue que el contador cómo intermediario, en su calidad de asesor, sea funcional en la  introducción y presentación  de  sus clientes  al Banco del Desarrollo para, por este conducto ampliar la cobertura  a las mipymes y lograr de paso  profesionalizar gradualmente este segmento. 

La presentación de los portales anteriores que hemos hecho apunta a lograr que se entienda que cada sitio es un medio de comunicación con nuestros clientes  en una interacción rutinaria, estandarizada y empaquetada para que así se pueda centrar en el  trato personal, entre nuestro ejecutivo y el empresario, en cuestiones de fondo que busquen la superación de las brechas que lo alejan del  umbral de desarrollo al cual nos referimos al inicio de nuestra exposición.

3.        Financiamiento

Las numerosas  aplicaciones que se están introduciendo en la red cómo p.ej.  Previred (portal de pago de aportes previsionales), pago de remuneraciones, factura electrónica y muchas otras permitirán  conocer las fuentes y  usos de efectivo en línea. Se facilitará así la introducción de nuevas operaciones crediticias más ágiles, de menos costo, riesgo y  por sumas de menor cuantía. 

La tendencia a la masificación que se aprecia en el uso de la red va a permitir una insospechada explosión en la bancarización del sector, particularmente entre las mipymes. Este proceso se está gestando en forma paulatina por la rebaja de costos que permite la tecnología de la información de banda ancha en el transporte masivo de información digital comprimida y encriptada en tiempo reales infinitesimales  en la transmisión, procesamiento, almacenamiento y respaldo  de transacciones reales en los servidores bancarios. Las instituciones financieras tendremos  un  conocimiento preciso y privilegiado de la información real del  quehacer económico y financiero de  nuestros clientes; de las remuneraciones (a través del PAR pago automático de remuneraciones), de las cotizaciones previsionales y tributarias electrónicas; la cobranza efectiva tanto en su origen cómo en su valor (a través de la cta/cte en línea y  los sistemas de recaudación electrónicos) de los deudores por venta y las facturas por cobrar y pagar (a través de la facturación electrónica).   Podemos decir que estamos siendo protagonista operativos y testigos presenciales de las más significativas transacciones microeconómicas empresariales (remuneraciones, tributos, cobranzas, ventas y compras facturadas). 

Toda esta  información revolucionará la manera de hacer banca de la cual ninguna empresa ni banco  podrá  prescindir-salvo, quizás, las microempresas de los sectores duros e informales en extrema pobreza. Hemos definido este proceso con el término  de “control electrónico de flujos” por falta de otro mejor. Disponer de estas transacciones de manera precisa, cuantificada, oportuna y estructurada originará  una  masa creciente de conocimiento, a un costo minúsculo, del tráfico financiero de las empresas; estos datos sobre los flujos son muchísimos más relevantes que la información contable tradicional expost, desfasada, de baja confiabilidad   arbitrariamente clasificada y alterada por los PCGA (principios de contabilidad generalmente aceptadas). 

La baja en los costos de la captura de la información que no es  más que la sombra de la transacción bancaria en línea  resultará  en al menos dos fuertes impactos para el financiamiento de las mipymes. 

  1. mejoramiento radical en la percepción del riesgo crediticio. Habilidades para recibir, procesar  y producir información con relevancia  crediticia; nos referimos al uso de planillas electrónicas en la recepción de datos y  digitalización  de documentos cómo recepción de formularios  tributarios (órdenes de compra, impuestos de venta iva i/o declaraciones de renta), por ejemplo.  

  2. disminución del costo de operación de los préstamos de menor cuantía. Por ejemplo se permitirá la cobertura  de sobregiros automáticos y otras facilidades crediticias, a muy bajo costo, en operaciones preaprobadas  y créditos controlados. La tecnología electrónica admitirá una participación multiinstitucional y multifuncional en los créditos por ejemplo,   el financiamiento de capital de trabajo atado al descuento de valores en cobro por parte de factoring  o avances por documentos electrónicos o el pago de tributos con cargo a líneas ad-hoc. Asimismo podemos presumir fundadamente que  la sofisticación creciente de la compensación electrónica de saldos entre instituciones financieras, permitirá bancarizar y acceder  eficazmente y al detalle a las mipymes, organizar coaliciones y consorcios para diversificar los riesgos sistémicos de la mipyme.

4.        Mecanismos

4.1.    Ingreso del BID cómo asociado al BDD

Durante el año recién pasado el  Banco Interamericano de Desarrollo (BID) a través de su filial Corporación Interamericana de Inversiones ingresó cómo accionista del Banco. Además del prestigioso aporte de esta institución líder en la América Latina, el BID, en calidad de administrador del Fondo Multilateral de Inversiones (FOMIN),  suscribió un convenio de cooperación Técnica que nos permitirá reforzar nuestras inversiones  y  emprendimientos tecnológicos para expandir los servicios financieros a los microempresarios, de manera sostenible y ágil; nos planteamos la meta de atender a 55,000 en todo Chile. Este programa de asistencia técnica persigue modernizarnos en  el ámbito de nuestra especialidad con las mipypme, mediante:   

  1. la automatización del proceso de evaluación de riesgo  vinculado con la base de datos del Banco y actualización permanente del proceso crediticio;

  2. diseño de un software para integrar el uso de “Personal Digital Assistants” en ambos procesos; de recolección de datos y evaluación de riesgo;

  3. creación de nuevos Productos Activos para los microempresarios junto a la promoción y acoplamiento de diferentes sistemas de ahorro con fuerte contenido tecnológico;

  4. lanzamiento de una plataforma virtual para realizar programas de capacitación virtual en temas de microfinanzas.

4.2      Técnicas de evaluación crediticia  (scoring).

El uso de técnicas estadísticas en la detección de riesgos no es ajeno al sistema financiero. En efecto, las compañías de seguros por siglos han confiado en estas técnicas para fijar el tarifario de sus pólizas. Más cerca de casa podemos señalar que en los créditos de consumo del sistema bancario chileno, desde hace muchos años  administra préstamos personales utilizando padrones de puntaje  crediticio en reemplazo al análisis financiero tradicional que, cómo es de suponer, es engorroso y de altos costos para clientes y bancos. La novedad, sin embargo, consiste en que la red ha permitido la transmisión, procesamiento y evaluación de estas variables se realice con mucha mayor rapidez, y utilizando cifras de mejor calidad mediante el uso de algoritmos lógicos que detectan brechas e  inconsistencias en el origen evitando incurrir en costos de procesamiento ulteriores. 

Las técnicas del scoring permiten administrar en forma efectiva, profesional, objetiva y a muy bajos costos, préstamos pequeños, entre ellos, los del mercado mipyme.  La primera razón para la utilización de sistemas estadísticos  es que el mercado potencial de las mipymes es de un gran volumen sin embargo los importes crediticios son menores por lo que no se justifica un tratamiento excesivamente pormenorizado complejo y laborioso. Estos sistemas de evaluación de solicitudes de  crédito son de orden automáticos, es decir  consumen muy poco tiempo disponible de ejecutivos tanto en la recolección y validación de la información (muy alto) cómo la homologación técnica de los datos (muy cara.  Más aún, la  intervención  de ejecutivos se practica por excepción, y se emplean solamente  recursos humanos de menor calificación relativa en la evaluación  de las solicitudes puesto que la tecnología de la red con protocolos, programas y procedimientos racionales, permite minimizar tanto el uso de recursos humanos en la recepción de las solicitudes, cómo en la ponderación y decisión crediticia. Estos sistemas  involucran, no obstante, una gran inversión en los costos de diseño de un modelo de gestión  de colocaciones  a partir del análisis estadístico de información histórica  que busca, evaluar el riesgo efectivo asociado a la cartera histórica de créditos castigados. La política de créditos de la institución es el filtro que supone establecer  los umbrales que separan los riesgos aceptables de aquellos que no lo son. 

4.3     Futuros  servicios electrónicos en la red aplicables a los pequeños negocios.

La ley de firma electrónica ya promulgada en Chile admitirá  la introducción de la factura, letras y pagarés electrónicos en la práctica comercial y bancaria. En definitiva, estos adelantos electrónicos reducirán, cómo ya hemos dicho, en forma significativa los gastos de capturar, evaluar procesar y mantener los créditos menores  tanto a las personas naturales cómo a las mipymes. Como es sabido uno de los grandes obstáculos para bancarizar el sector de las más pequeñas empresas ha sido, el gran costo fijo de poner en los libros los préstamos pequeños; mientras menores son las sumas involucradas el costo medio sube resultando a veces en tasa de interés tan elevadas que excederían los tipos de interés máximos convencionales y aumentando el riesgo de incumplimiento por parte del usuario.   

El despegue y popularización del uso del Internet  que examinaremos más adelante brinda también la oportunidad de contribuir a una genuina descentralización y regionalización del desarrollo económico. 

5.        Reflexión sobre la capacidad de las mipymes para asimilar la nueva tecnología.

5.1       Penetración de Internet.  Para  un banco como el nuestro que aspira a ser un banco de asociados cuyo lema es “juntos, desarrollando futuro”  la red nos está  planteando el desafío de integrar Internet en nuestra relación cotidiana con los clientes, respetando simultáneamente nuestra vocación por la proximidad.  La pregunta relevante que corresponde  plantearse a un banco especialista en mipyme, como es el nuestro, es la siguiente: ¿es Internet un instrumento armónico con la cultura y los recursos de las mipyme en general y nuestra clientela en particular? Una respuesta afirmativa nos exigirá estar próximos, asesorando, invirtiendo en capacitación para “juntos” desarrollar un futuro más promisorio para los pequeños empresarios haciendo honor a nuestro lema y visión. 

Recientemente la Cámara de Comercio de Santiago ha publicado estadísticas sumamente alentadoras en la penetración masiva de Internet entre las personas y también las mipymes en el sector bancario. Aunque no disponemos de un desglose por tamaño de empresas la simple magnitud de ellas sugiere que las mipymes están insertas, sin duda, en este proceso pensando solamente que la suma de usuarios de Internet según estimaciones del gobierno (Subtel) excede de 1 millón. Reportándose unos 140,000 productos a la venta en chile a junio 2000.A diciembre de 2001 se registraron 10 millones de visitas a la red de las cuales casi 2 millones fueron transaccionales, las que fueron ejecutadas por 460.000 clientes distintos; un 80% de las pyme cuentan con computador que es el pasaporte habitual para ingresar a este nuevo estilo de hacer negocios en red. 

                                     

5.2     Empresas tecnológicas.

Si el tiempo me lo permite  concluiré con un aspecto de la revolución tecnológica que raras veces se destaca  y que abre grandes oportunidades a la banca privada de desarrollo. Nuestro país se encuentra rezagado respecto de otras economías; una baja penetración de PC’s, insuficiente número de huéspedes  por cada 1.000 habitantes  y bajas tasas de participación en las redes.

 

Hay que tener presente que las pequeñas empresas de profesionales  tendrán a su cargo parte de la implantación y diseminación de la tecnología de la información a los rangos masivos de las personas naturales y las pequeñas empresas  sobre la cual ya nos hemos referido. 

No dudamos que  la dinámica de  la tecnología creará   mipymes dedicadas al software  y  negocios  de punta  que hará necesario que nuestros bancos comprendan cabalmente la manera de trabajar de estas pequeñas firmas  para atenderlas en el futuro, no podemos olvidar que el desarrollo de Internet se requiere, aparte de las grandes empresas de telecomunicaciones, hardware, software cables, redes  una gran cantidad de pymes que ofrecen  contenidos, diseños, publicidad, hosting e ingeniería para el diseño, instalación, tendidos y mantenimiento de redes y sofisticados programas y equipamiento. 

5.        Conclusión

Durante esta  exposición hemos hecho un breve repaso  de los elementos tecnológicos presentes en  la actual coyuntura de los mecanismos de  financiamiento de las mipymes. Con todo, no creemos que un simple relato del potencial que nos brinda la tecnología  por sí misma sea suficiente paran integrar este inmenso y complejo sector de empresas a la economía moderna. 

Observando esta realidad nuestro Banco insiste que el objetivo central es acercarse al umbral de desarrollo en forma integral; es decir agregar al emprendimiento tecnológico, la capacitación  y inversión, lo cual precisará de fuentes de financiamiento que requiere no sólo más informática y uso intensivo de la tecnología sino, además, continuar con un proceso de reconversión  sobretodo de las micro y pequeños empresarios para conseguir, cómo resultado un significativo aumento de la productividad del empleo y de capital  del sector. 

En efecto, acercarnos a este umbral de desarrollo, que además, precisamente por el avance dinámico de la tecnología se eleva constantemente, requiere,  una gran coalición de los esfuerzos de los sectores público y privado. 

Las políticas públicas deben ser muy cuidadosas, equilibradas y prudentes  para evitar debilitar, desanimar  o destruir este sector de la economía  que, cómo  se ha establecido por muchos años en estos encuentros de Alide  es además de una realidad económica, un  “hecho social”. No podemos ignorar que las mypimes aparte de  su impacto socioeconómico  constituyen también un vector político que garantiza la estabilidad, elemento esencial para  un desarrollo armónico, acelerado, equitativo y sustentable en el tiempo.

  

            27/05/aa 09:06 a.6./p.6.