XXXI REUNIÓN ORDINARIA DE LA ASAMBLEA GENERAL DE ALIDE
 SESIÓN DE PROMOCIÓN DE NEGOCIOS E INVERSIONES

“LA COOPERACIÓN FINANCIERA INTERNACIONAL Y LA MOVILIZACIÓN DE CAPITALES PARA LA FINANCIACIÓN DE INVERSIONES Y PROYECTOS CONJUNTOS”


EXCELENTÍSIMO SEÑOR DON RAMÓN AGUIRRE
PRESIDENTE DEL INSTITUTO DE CRÉDITO OFICIAL (ICO)
ESPAÑA

Buenas Tardes. En Primer lugar quiero agradecer al pueblo de Costa Rica, porque en esta mi primera visita a Costa Rica, aunque sólo lleve entre ustedes 24 horas, debo de reconocer que el espíritu de hospitalidad con el que hemos sido recibidos por el pueblo de Costa Rica, es algo más que especial y cuando hay tanta sinceridad, y tanto cariño y tanta acogida, eso quiere decir que el alma costarricense es un alma comprometida con la conciencia de lo social y de lo humano. También quiero hacer un agradecimiento especial a los representantes del Banco Nacional que han tenido para bien hacer y promover este encuentro, apadrinar este encuentro - porque no decirlo – también, hacer extensible este agradecimiento al gobierno de la nación costarricense por haber respaldado con su presencia, tanto en la inauguración como en la clausura,  estas jornadas de intercambio y de reflexión entre diferentes países sobre el futuro presente de los bancos  de desarrollo, y muy en especial a ALIDE por el papel de coordinación que juega entre todos nosotros, por la oportunidad y lo oportuno de esta reunión en un momento claramente de reflexión de la existencia el papel que juegan los bancos de desarrollo, y con ello quiero hacer también palpable mi agradecimiento por la oportunidad que le da a una delegación  como la española para poder intervenir en un curso ó un seminario, en un panel tan interesante como el de la Cooperación Financiera Internacional; y quiero especialmente agradecer a Federico Patiño, su moderación y su presidencia en este panel y también dar un fuerte abrazo a algunas personas con las que  he pasado hace un breve tiempo - horitas malas como dicen ustedes – y he hecho este turno de agradecimientos y este turno de reconocimientos, quiero compartir con ustedes que para un español hablar a esta hora de la tarde es tremendamente complejo porque entre el cambio de horario que es bastante y que estamos hablando en esa hora que el español tiene y rinde homenaje a esa figura tan agradecida de la cultura española  como es la siesta,  yo no sé si al final mis palabras entre el cambio de horario y la somnolencia de la siesta van a conseguir lograr la atención de algunos de ustedes o como mínimo la misma mía para poder ser lo suficientemente preciso.  

Yo he creído conveniente dividir mi intervención en tres partes que lo son conexas pero que van a ir desgranando el cómo veo desde España y desde un Banco, como el que yo presido el Instituto de Crédito Oficial, único eslabón ya del sector público financiero en la economía española y un banco que tiene un “mix” entre lo que es el banco directo y el banco de segundo piso, pero un banco con una peculiaridad que le distingue probablemente de los bancos de desarrollo al uso y es que este banco del Instituto de Crédito Oficial se financia con recursos captados  en el mercado de capitales y no desde los presupuestos generales del estado, lo que le da una peculiaridad  - y por qué no decirlo también – una capacidad operativa  amplia o para mí lo que es mejor y lo veremos después en la charla,  lo que es mejor, la capacidad de tomar dinero a unos tipos de interés suficientemente  bajos que luego le permiten entrar en préstamos  a costes también suficientemente atractivos. Bien decía que había dividido mi intervención en tres partes distintas pero conexas. Yo soy un ferviente creyente de que la cooperación financiera es uno de los instrumentos para impulsar el crecimiento económico, primera idea que quiero desarrollar. Segunda idea, yo considero que para que los crecimientos económicos tengan capacidad de expansión de impulso y aprovechen todos sus potenciales es imprescindible la puesta por el libre comercio –segundo asunto que quiero tratar- y, tercer asunto que quiero tratar, qué hacemos o qué hacen los bancos de desarrollo en este nuevo espacio de la globalización. El tercer aspecto que quiero plantear y compartir con ustedes es qué hace un banco de desarrollo en esta nueva regla de juego de la globalización, pero antes de entrar a pormenorizar estos tres aspectos que considero de interés y que voy ha desarrollarlos sólo en la esfera de los titulares, yo quiero dejar sentado una primera consideración, una previa, para que todo esto que les acabo de decir sea creíble y por lo menos sea realidad.  

Cuáles son al entender de mi Instituto los fundamentos para que sea posible un desarrollo potente, porque estamos hablando mucho de los desarrollos, pero no nos metemos en cuáles tienen que ser esos elementos. Yo los clasifico en tres elementos para que un desarrollo sea realidad: la liberalización del comercio; una combinación mixta, inteligente, práctica entre lo que son inversiones públicas y en lo que son inversiones privadas; y una sincera operación de ayuda oficial al desarrollo. Yo creo que si no existen estos tres elementos, inclusive diría que la cooperación financiera no tiene sentido y no tiene realidad de existir, y permítanme que de los tres elementos haga una apuesta, casi diría yo que demente, respecto a la liberalización del comercio, no se cuántos de ustedes pero yo estaré al lado de ellos que piensen que la liberalización del comercio es decir el incremento de los flujos comerciales lleva aparejado un crecimiento económico. Algunos estudios que tienen en este momento ya mucha divulgación nos ponen en el aviso que el comercio internacional tiene en este momento un potencial de crecimiento de aproximadamente dos billones de dólares y por eso insisto en que  atesorada esa riqueza, ese potencial en el crecimiento de los flujos comerciales, entiendo que apostar por la combinación flujos comerciales-incremento del crecimiento económico, es una auténtica aspiración que no debemos de dejar atrás.  

Yo considero, por lo tanto que si queremos, hacer realidad esa vinculación de los incrementos de los flujos comerciales y el incremento del crecimiento económico tendremos: tienen que en la zona,  en la región latinoamericana, establecerse zonas de libre comercio, hay que eliminar proteccionismos arcaicos y hay que reducir paulatinamente las barreras artificiales y las barreras naturales. Las bondades de la presencia de una zona de libre comercio son muy claras – insisto – un impulso del crecimiento económico, una eliminación de los estrangulamientos que impiden la expansión de las economías, un incremento del potencial de los yacimientos de empleo y el abandono de algo que hay que abandonar  deprisa, el abandono de la parálisis del progreso. Bien, hecha esta definición previa y esta creencia con visión previa, vamos y yo entraría de lleno en lo de la cooperación financiera. 

La cooperación financiera tendrá para mí dos vertientes bien distintas, una que le está reservada a un tipo de instituciones y otra que le esta reservada a otro. Aquella cooperación financiera que tiene que soportar las inversiones en infraestructuras que tienen externalidades, productividad y apuesta por la eficiencia; y aquella parte de la cooperación financiera que tiene que soportar las inversiones que van a fortalecer los servicios básicos, que van a corregir las desviaciones o insuficiencias indeseadas. Creo que un ejemplo de cada una de las cosas ya está en la mente de todos ustedes, no es lo mismo desde la cooperación financiera apostar por las inversiones en infraestructuras tecnológicas que desde la cooperación financiera apostar por la fortaleza de los servicios básicos como la educación o la sanidad. Por eso, yo creo que en este punto a mí me interesa, muy importante, hacer una reflexión con ustedes o que ustedes se contesten una pregunta que probablemente alguien ya tiene contestada y que la podemos entrar en las horas del debate y de la polémica. ¿Cuáles son las razones para el éxito o el fracaso de una cooperación financiera? ¿En qué reside o en qué factores se incide para el éxito o el fracaso de la cooperación financiera?. A mi modo de ver esta pregunta está contestada sin ningún margen de equivocación, casi contestada desde la resistencia a cualquier intento de debate o de polémica por alguien que quiera cuestionar y me estoy refiriendo al consenso de Washington. El consenso de Washington ha contestado cuáles son los factores que hacen fracasar o que hacen exitosa la cooperación financiera. El primero de ellos la estabilidad macroeconómica, el segundo la modernización de las instituciones sociales y políticas, y el tercero la adaptación de los recursos de financiación a las necesidades de los países receptores.  

Lo que hay dentro de la estabilidad económica, lo que hay dentro de lo que es la modernización de las instituciones políticas y sociales y lo que hay dentro de estar atentos de las necesidades de cada país. Es más, cuando yo hablo de estabilidad macroeconómica estoy hablando de algo así como lo que podríamos llamar los diez mandamientos de la economía - si me permiten les voy a decir uno detrás de otro leyéndolos porque como buen cristiano no me los sé de memoria – 1) el primero la disciplina fiscal, 2) gasto público priorizado hacia la sanidad  y la educación, 3) las reformas tributarias, 4) tipos de interés marcados por el mercado 5) políticas de comercio libre, 6) estabilidad cambiaria, 7) apertura a las inversiones extranjeras, 8) privatizaciones 9) procesos de regulación, y 10) seguridad jurídica. Probablemente son diez objetivos de cualquier política macroeconómica que en algunos países resulten difíciles de abordar, pero no nos engañemos, mientras que los países receptores de la cooperación financiera no adopten estas reglas de juego, difícilmente la cooperación financiera tendrá el éxito que percibe. Y sobre la modernización de las instituciones sociales y políticas, sólo un apunte, lo acaban de decir aquí con un alto porcentaje, sólo un apunte, yo soy de los que considero que desde la estabilidad económica se consigue la estabilidad social y desde ambas la estabilidad política, pero también considero al mismo tiempo que el auténtico dengue de esa columna vertebral de estabilidades es la corrupción y no digo más, no creo que haya que hacer ninguna advertencia, yo por todas estas razones entiendo que para el éxito de las cooperaciones financieras tantas cosas hay que cumplir por los países emisores de esas cooperaciones financieras, como por los países que son receptores o beneficiarios de esas cooperaciones financieras, y al lado de estas condiciones que nos pueden llevar al éxito y a la buena marcha de estas cooperaciones financieras también déjenme compartir con ustedes y con ello voy terminando alguna de las claves que tienen que tener en este caso la oferta de la cooperación financiera, dichas por un lado lo que son las condiciones de la demanda o de los receptores, vayamos a hablar un poco de qué características tienen que tener las ofertas de la cooperación financiera. Yo le doy cada día más importancia y es aquí, estamos en un marco donde no creo que haya mucho debate sobre ello, en que debe existir un acción coordinada entre los organismos multilaterales. Yo también soy de los que pienso que cuidado con los procesos de selección que esta formándose en las inversiones, cuando vayamos a los números y yo he optado hoy por una intervención sin números se puede observar perfectamente que las inversiones en los países en vías de desarrollo están descendiendo y que además se están concentrando sospechosamente o se están concentrando habilidosamente en países muy determinados. Por lo tanto, reaccionemos ante los procesos de selección que está experimentando autónomamente la inversión extranjera directa.  

Apostemos por lo tanto, por un reparto que favorezca a que el futuro de los crecimientos de las zonas en desarrollo sea un futuro en equilibrio, también tenemos que distinguir  y reconocer y no engañarnos ni hacernos trampa en el solitario de la existencia de primas de riesgos para aquellos países que tienen menos desarrollo. Quiero reiterar lo que he dicho al inicio de mi intervención, aprovechemos las ventajas de aquellas financiaciones, de aquellas instituciones que toman dinero en el mercado más barato, porque pueden de esa manera prestar más barato, pero como decían en El Salvador, también tengamos cuidado con la capacidad que tienen algunos receptores de disolver las ventajas que dan los marcos de tipos bajos de interés, no digo más disolver las ventajas. Yo creo que cuando se toma dinero a un precio, a un tipo de bajo coste, no tiene porque producirse en ninguna escala ni intermedio, ningún incremento que estrangule la viabilidad y la eficiencia de sus recursos. Cada día que hablo más sobre la cooperación financiera voy apostando y siendo en las políticas de opción más proclive a que la corresponsabilidad de la cooperación financiera debe de traducirse que el protagonista de esta cooperación sea la figura de la co-financiación, y desde luego creo que al final de todo habrá que priorizar los objetivos de las inversiones hacia inversiones con reconocidas externalidades, y por último pedirle a los recursos de cooperación financiera que hagan una reserva para que la inversión pública pueda abordar su misión complementaria de la inversión privada, al tiempo que subsana las necesidades sociales básicas, y termino señor Presidente. La experiencia española en el reciente histórico, la podríamos identificar casi con una frase del aislamiento a la integración. España ha pasado en un corto espacio de tiempo, de una posición aislada en materia económica y en materia política, a una posición claramente integrada, y ese pase del aislamiento a la integración ha devenido en que hemos podido incorporarnos a los centros de decisión y en definitiva adherirnos a los organismos multilaterales, hemos podido, abandonando aquel aislamiento, incorporarnos en condiciones muy favorables a la zona euro de forma y manera que hoy todo nuestro proceso de apertura ha derivado en una expansión económica constante y sostenida, en un crecimiento claramente saneado y en la eliminación  de uno de los elementos más importantes que lastraba la economía española como es la eliminación de los riesgos cambiarios, pero si me apuran, de todos los beneficios que la España que yo hoy vivo, he podido anotar más favorables, es que detrás de aquello que hemos venido a llamar la convergencia monetaria, la convergencia nominal, estamos hoy ya alcanzando la convergencia real en indicadores tan sencillos o tan importantes como el nivel de renta, el nivel de empleo y el nivel de coberturas sociales. Yo por todo ello creo y animo a toda la sociedad latinoamericana a que comience a trabajar de forma intensa en la construcción de zonas y de uniones comerciales, y creo que las noticias que he podido leer en España sobre ALCA son muy esperanzadoras para ir en el horizonte de los beneficios que pueden marcar la integración y las zonas de libre comercio.

Los bancos de desarrollo y entre ellos el Instituto de Crédito Oficial en la vertiente de banco de desarrollo que lleva a cabo fuera de sus fronteras, creo que tenemos por encima de muchos otros, más obligación todavía de ser ortodoxos y rigurosos, vigilantes de las condiciones que he desgranado aquí tanto desde el lado de la oferta como del lado de la demanda. Pero permítanme una última consideración cuando hablo de las cooperaciones financieras, para referirme a una figura crediticia que considero de absoluta actualidad y más cuando hablo de estos temas en Iberoamérica, y me estoy refiriendo a los microcréditos. Las grandes inversiones que están en la mente de todos tienen sus fortalezas y tienen sus debilidades, tienen sus destinos geográficos y tienen sus beneficiarios. Pero, qué hacemos con aquellos que no tienen acceso a la financiación, qué hacemos con aquellos amplios porcentajes de nuestra sociedad que viven en la pobreza más severa o qué hacemos desde los países desarrollados con esa gran capa de países infra-desarrollados. Yo creo que el microcrédito es una opción financiera, una opción política y una opción social, el micro empresario puede y seguramente llegará hacer en Iberoamérica algo tan importante como en este momento en Europa y España son las pequeñas y medianas empresas. El microcrédito y el micro empresario son y deben de ser protagonistas para eliminar eso que se viene a llamar sector informal de la economía que tanto necesita de recursos financieros, y yo creo, que el mercado que tiene muchas actuaciones que limitan la posible recuperación de estas zonas, recibiría muy bien si hiciéramos una fuerte apuesta por crear una gran clase de micro empresarios a través del microcrédito, un gran tejido empresarial.

 Termino ahora si, señor Presidente, diciendo que desde mi punto de vista la cooperación financiera tiene que lograr siempre la cohesión territorial, el avance hacia la modernización y la consolidación de las seguridades. No hay cosa más insegura de países en vías de desarrollo con amplias capas de pobreza y con amplias capas de insatisfacción social, ahí reside uno de los grandes elementos de las tensiones sociales, por eso la cooperación financiera puede contribuir mucho a la seguridad global de este planeta llamado tierra, a través precisamente de una apuesta sincera por la cohesión territorial, y creo precisamente que la globalización no puede ser ni debe ser una excusa para una concentración de riquezas, y por eso entiendo que al lado de las grandes políticas macroeconómicas tiene que haber políticas de índole microeconómicas que den protagonismo a los propios que padecen esa situación de infra desarrollo para que ellos mismos y sus gobiernos participen, codo con codo, de la salida de ese subdesarrollo; sólo así podremos apostar por una sociedad claramente democrática, claramente justa y que le dé una batalla sin cuartel a la reducción de la pobreza. Muchas gracias.