ACERCA DE ALIDE SERVICIOS COMITÉS TÉCNICOS PROGRAMAS MEMBRESÍA CEDOM PUBLICACIONES NOTICIAS SITE
Contáctenos
Calendario
Nuestros
miembros
Pasantías
Cursos
Reuniones
técnicas
Web E-learning
ALIDE
Web Biblioteca
virtual
Publicaciones
recientes
Premios
Alide
Memoria
institucional
Video
corporativo
Portada  |  Unidad de Comunicación  | Entrevistas | Mario Rivera, gerente general del Banco de Costa Rica
ENTREVISTA A MARIO RIVERA, GERENTE GENERAL DEL BCR DE COSTA RICA
"Hay un compromiso para orientar ese dinero a actividades productivas"

El año pasado fue año atípico con un primer semestre que presentó tasas de interés en su nivel histórico más bajo; una tasa básica pasiva de 3%, nunca antes experimentada; una tasa prime estable hasta cierto momento, que iba creciendo con alguna rapidez hasta que se estabilizó más o menos en 4, 25%. Unas finanzas públicas bastante sanas con superávit, con reservas monetarias bastante amplias; un sistema de bandas cambiarias relativamente estables hasta cierto momento hasta que todo empezó a cambiar en dirección opuesta.

Sube la tasa básica pasiva en forma muy rápida, la tasa prime se conserva estable y empiezan los dos o tres eventos con las bandas cambiarias que desconcertaron: en lugar de fluctuar en la banda con pequeños picos, se dieron dos o tres movimientos que alarmaron a todos: o pegado al piso, o pegado al techo en un medio en donde la gente no está acostumbrada a que el cliente sea el que maneje el riesgo y en donde quienes asumen el riesgo ya no son los bancos ni el Banco Central, en particular.

En ese marco se vino a partir de setiembre el tema de la crisis financiera internacional que empezó con las subprimes, -hipotecario-, sigue con la desconfianza de los clientes hacia los bancos en una fuga de los depósitos y se genera desconfianza entre los bancos.

El Banco de Costa Rica y, en general, los bancos viven mucho de líneas de crédito que se prestan entre las diferentes entidades bancarias sobre todo a nivel internacional. Se recortaron esas líneas de crédito, no hay renovación de esas líneas de crédito y aumentó el precio de esas líneas de crédito para, diplomáticamente, decirle a los otros bancos que no se las van a renovar.

¿Ahí fue donde se le complicó el panorama a los bancos en Costa Rica?
Ahí fue y se produjo el problema de liquidez de los bancos, aunque no necesariamente de los bancos del estado. Sin embargo, a nivel general empezamos a ver una escasez de liquidez y se creó una inquietud general en vista de que, a pesar de que se empieza a entrar en crisis, el Banco Central sigue teniendo políticas que se apartan un poquito de ese tema. Eso por un lado y, por otro, empezamos a ver a un Banco Central competencia de los bancos.

¿En qué sentido?
A través del sistema interbancario, a través del MONEX, el Central se puso a competir con los bancos en captación de recursos y empieza a llamar la atención de mucho empresario para que vaya a invertir en el Central y no en los bancos comerciales. En esas condiciones es un competidor que no teníamos antes en el tema de captaciones. Y eso viene a agravar el tema de la liquidez en general. Paralelamente vemos un proceso de fusiones de bancos y ya no es banca privada local sino internacional que vino a rellenar el tema de un año bastante complicado.

No obstante, pese a eso, no fue un año malo para los bancos. Hubo generación de utilidades y nosotros tuvimos crecimientos reales en todos los indicadores.

¿Fue por la cola del buen primer semestre?
Hay un elemento que nos afectó sobre todo a los bancos del estado que fue entrar en una suficiencia patrimonial muy cercana al mínimo establecido por la SUGEF. Hace cinco años la suficiencia patrimonial de este banco era de alrededor del 28% y todo mundo feliz cuando, en realidad, lo que estábamos haciendo era mal el negocio bancario. ¿Por qué? Porque captábamos y la plata, en lugar de prestarla, la metíamos en el Banco Central a ganar intereses. ¡Así es muy fácil hacer banca! En la medida en que el banco empezó a captar y a inyectar crédito en la economía, ese indicador tiende a disminuirse .

Ese indicador tiene que estar mayor o igual al 10% porque, prácticamente, es el indicador que provoca que si no se cumple, los reguladores inmediatamente lo intervienen a uno con implicaciones muy serias. Pero nos acercamos a ese límite y la holgura y el margen de acción que teníamos para la concesión de créditos se redujo sustancialmente y tuvimos que entrar en una dosificación de los desembolsos sobre compromisos que ya teníamos adquiridos. Los clientes comprendieron bien la situación y logramos ir negociando los momentos de esos desembolsos. Llegamos a un momento en que el banco solo podía prestar lo que recuperábamos más las utilidades que íbamos generando. Eso acortó el margen de acción. Es decir, que a la altura del último cuatrimestre ya no podíamos ir generando ni inyectar recursos nuevo a la economía. Se complicó el accionar del banco y, en cierta medida, generó las disposiciones que el gobierno tomó como,- por ejemplo-, de la capitalización que se logró a fines de año y que resultó ser un hecho histórico puesto que hasta el momento solo se había dado una capitalización de los bancos del estado pero no proveniente del gobierno sino mediante alguno de los PAEs.

Ese elemento que recibimos a finales de diciembre nos abre la posibilidad de tener mayor holgura en el crédito y seguir inyectando dinero en las actividades productivas que ahora se vuelve particularmente importante por la generación de empleo y la conservación del empleo.

Ese dinero ¿debe ser direccionado en forma específica?
Hay un compromiso para orientar ese dinero a actividades productivas, no solo a la pequeña y mediana, sino a grandes empresas a las que hay que seguirles inyectando dinero. El tema vivienda también hay que seguirlo apoyando. A Consumo lo vamos a restringir un poco y a las otras actividades las vamos a seguir apoyando pero con recursos propios del banco. Porque ahora viene un ejercicio importante: cuánto del dinero de capitalización se está dando verdaderamente para actividades productivas y cuánto de la colocación del crédito que hacemos sale de la propia recuperación del dinero y de las utilidades. Uno puede ir balanceando ese tema y estamos llevando un control muy estricto porque sabemos que la Asamblea Legislativa, el Gobierno y los reguladores nos van a pedir cuentas.

Por otra parte estamos aumentando la meta de crecimiento en crédito. Cuando hicimos el plan estratégico para este año hablamos de crecer un 20% y lo estamos ajustando a 25%. El año pasado crecimos 30% después de crecer a 50%, 55%. Aun así, queríamos crecer menos. La meta del 2008 era 25% y crecimos 30%. Y luego de crecer por tres años a un ritmo del 50%, pegar un frenazo es importante. Por otra parte no es conveniente crecer a esos niveles porque pueden pasar factura.

Pero también es preocupante el frenazo de la actividad productiva al pasar de un ritmo de crecimiento del 7% a niveles negativos.
Efectivamente en noviembre el índice es 0.

¿Es producto de la restricción del crédito?
Lo que uno ve es que la demanda de crédito nuestra se mantiene. Estamos procesando una demanda de crédito de alrededor 400 millones de dólares. Creemos que esa demanda se va a mantener y no es solo de clientes usuales sino también de clientes nuevos. La actividad donde más hemos visto que puede haber freno es en los grandes desarrollos inmobiliarios y se debe a que algunas condiciones del mercado internacional han cambiado. Hemos visto que un proyecto, fundamentalmente los relacionados con turismo, nos venían con un proyecto inmobiliario lindísimo como por ejemplo en Guanacaste que estaban vendiendo en planos y así les compraban, pero conforme se dio el tema de la crisis ya ni con el condominio hecho se está vendiendo. El proceso se desaceleró de modo que nosotros, prudentemente, tenemos que actuar con celo a la hora de financiar ese tipo de proyectos. Al menos de momento. Yo doy la plata y ¿cuál es el flujo de repago que me dan a mí? Antes traían el proyecto y ya tenían el 30% vendido. Hoy no se está dando esa situación. Ha habido mucha cautela. Muchos de esos proyectos se han financiado con créditos bancarios y se han desacelerado bastante.

Lo que hemos visto es mucha necesidad de líneas de crédito y capital de trabajo, tal vez por la época. Por ejemplo, si un cliente requería US$2 millones para comprar los artículos que va a vender en diciembre, al encontrar que el Banco le dice que no le puede prestar ese monto sino 500 mil, obviamente hay una reducción. De modo que son varios elementos: por un lado la crisis y por otro la rapidez con que llegó el crédito a ciertas actividades por la situación de suficiencia que teníamos. Por otro lado, recordemos que los grandes bancos privados son transnacionales y ellos se ven afectados por las condiciones del mercado internacional. Se vieron restringidos. Tienen liquidez en dólares pero no en colones y el mercado en colones está seco. O se quiere obtener dineros a alto costo.

Eso se refleja en el aumento de la tasa básica pasiva. Creemos que el tema de inflación probablemente será un poco menor al que vimos el año pasado por la baja en el precio del petróleo que disminuye la factura petrolera, luego por la disminución del precio de los granos y habrá que ver la entrada de flujo golondrina a la economía que está pendiente. La inflación debería andar por un 10% más menos pero, por otro lado, vemos una tasa básica pasiva que va a andar entre 12% o 13% mientras haya escasez de colones y es congruente con el nivel de inflación del país.

Y hay restricción en conceder créditos en dólares que se otorga prácticamente solo a generadores de divisas, obviamente a causa de las fluctuaciones que hemos visto.

¿Cómo vislumbra el comportamiento del tipo de cambio?
Lo vemos pegado al techo que va a seguir fluctuando al alza. Difícil prever si habrá picos como los que vimos el año pasado. Va a depender mucho de la intervención del Banco Central porque es, al final, el que regula la banca. Si hay mucho dinero el Banco Central entra, compra y sube un poquito el tipo. Si hay poco, pone y baja el tipo. Eso va a depender mucho de la rapidez de entrada del Banco Central .

¿Como será el año?
De prudencia, de mucha prudencia, de no crecer mucho y no hacer mucho loco. Es un año para consolidar la situación.

El tema de capitalización viene a darnos un respiro pero no es una capitalización para siempre. Fueron 50 millones de dólares que nos otorgan alrededor de unos 350 millones de dólares de posibilidad crediticia, con una demanda de crédito alta. Eso nos dura unos meses. De ahí la importancia del proyecto de deuda subordinada que está en la Comisión parlamentaria que permitiría a los bancos del Estado emitir esa deuda sin garantía del estado. Hoy los bancos privados pueden emitir deuda mediante una emisión de títulos que venden a nivel de bancos internacionales; el banco interesado lo adquiere y se le paga un rendimiento inclusive un poquito más alto que el de los títulos normales, porque tiene un riesgo implícito. Eso se hace así porque en caso de que el banco emisor tenga algún problema, en caso de una liquidación, el tenedor de esa deuda subordinada entra de último. Son como acciones no preferentes. Por eso se le paga más por el riego. Y por eso hoy los bancos del estado no pueden emitir esa deuda porque tienen la garantía del Estado. Al tenerla, entran de primeros en caso de quiebra o problema del banco pero eso hace que no sean atractivos, porque no tiene un plus adicional. El proyecto es una modificación al artículo 64 de la Ley Orgánica del Sistema Bancaria Nacional que dice que los bancos estatales pueden emitir deuda subordinada sin garantía del estado.

Si pasa el proyecto, los fondos permitirían colocar en los mercados internacionales o bancos de aquí y empresas que quieran invertir. La regulación permite que uno pueda emitir hasta el 50% de su patrimonio en esa deuda. Entonces, yo emito esa deuda y el dinero que yo capte entra en el patrimonio, de modo que la posibilidad de suficiencia patrimonial crece y no tengo que irle a tocar la puerta al gobierno a pedir otros 50 millones de dólares sino que, por decisión propia, el banco emite 50 o 100 millones y capitaliza al banco. Pero el proyecto contempla no solo la emisión de deuda para capitalizar a los bancos sino que lo puedo hacer en cualquier momento sin autorización adicional de la Asamblea Legislativa.

Ante el frenazo que hubo y viendo que 350 millones de dólares se irán pronto, ¿Qué se puede hacer en el segundo semestre para obviar otro frenazo por cierre o limite el crédito?
En el caso de los bancos del estado es importante el proyecto de deuda subordinada. Es el proyecto clave para asegurar el segundo semestre porque es emitir deuda para obtener capitalización.

¿Y en las circunstancias difíciles de los mercados internacionales hay mercado para eso?
Si. Sobre todo que son alternativas atractivas por el plus adicional de riesgo del comprador. A nivel de bancos del estado es un sistema bastante estable de modo que el premio que se paga es que también el comprador está seguro. Hay otras alternativas que son venta de cartera, titularización de cartera, pero son ejercicios más elaborados porque de su cartera se toma un paquete suficientemente atractivo para poderlo vender a un precio y plazo atractivo para el comprador, es decir, para los bancos, fundamentalmente.

La titularización y la venta de cartera en estos momentos es una alternativa difícil porque hoy los bancos que pueden comprar eso, que son internacionales, están muy cautelosos y con lo que ha pasado están muy a la expectativa de lo que venga a partir del nuevo gobierno de los Estados Unidos y el plan de reactivación que se implementará allá. A nosotros lo que nos preocupa más es la atención de los requerimientos de crédito.

¿Y las otras líneas de crédito que apoyaban proyectos como FODEYN?
Son alternativas. El préstamo del BID tiene características tipo FODEYN. Prácticamente los requisitos y condiciones son similares. Cierto que son de muy corto plazo. El BCR está buscando líneas a más largo plazo y firmamos entendimiento con Banco de Desarrollo de China donde estamos viendo la posibilidad de una línea de unos 40 millones de dólares. El Banco Nacional también firmó con ellos. Son básicamente para desarrollo, para proyectos de infraestructura y actividades productivas. Pero pasarán unos meses más antes de que lleguen esos fondos.

Al mismo tiempo hay otras medidas: tanto el Central como el CONASIFF tomaron decisiones para flexibilizar indicadores que tienen que ver con liquidez y plazos. Todo para evitarle dificultades a los bancos. Así como reaccione la banca, así será el segundo semestre. Si no se genera confianza habrá problema.

¿Cuál es el plan del Banco de Costa Rica con el Crédito Agrícola de Cartago?
La alianza que desarrollamos con el BCAC se mantiene. Le hemos cambiado el origen porque antes, a causa de la situación difícil que atravesaba ese banco pensamos en que podríamos generar la alianza hacia un tipo de absorción, pero luego se fue modificando y hemos pensado en una sociedad anónima que mantuviera su marca y condición de banco regional; pero eso ha ido modificándose en el tiempo y ahora, con la ley de Banca de Desarrollo, estando el Crédito Agrícola a cargo de eso, hemos decidido que seguiremos con la alianza en interconexiones y compartir servicios además de reforzar servicios. Hoy hay conectividad entre los bancos pero queremos ampliarlo a que se puedan hacer préstamos, tarjetas, y otros servicios. Queremos consolidar más la interconexión de los cajeros automáticos y los contratos de servicios que nuestro banco da al BCAC que están normados por contrato y queremos generar algunas economías a escala.

El Crédito sigue siendo administrador de los fondos de Banca de Desarrollo, pero eso no le quita el papel de banca comercial que tiene. Necesita un giro comercial para sobrevivir y necesitaba también la capitalización que se le concedió. Eso le permite seguir prestando a personas y a actividades productivas.

¿Qué quieren hacer con BICSA?
Hizo un trabajo importante el año pasado al reducir costos operativos y logró más eficiencia.

Nosotros pretendemos hacerlo más eficiente, que sea un brazo comercial internacional para los dos socios, y seguir incursionando en la región centroamericana pero eso implica más tiempo. Será a largo plazo. La orientamos a que brinde apoyo a los bancos del estado en su relación internacional.

Tiene viabilidad y nosotros, como socios mayoritarios, vamos a seguir apoyándolo y utilizándolo en actividades importantes.

¿ Y la SAFI del Banco de Costa Rica?
Es la líder en le mercado en fondos inmobiliarios. Está muy consolidada y con credibilidad. En medio de la crisis de inmobiliarios hemos sido muy prudentes y selectivos en los proyectos en que nos metemos. Son proyectos de ocupación plena. Es más de proyectos de oficinas que de turismo. Los fondos más importantes están vinculados con Forum 1 y 2 y el fondo de desarrollo nuestro está desarrollando una torre detrás de la Contraloría para oficinas ya casi con ocupación plena sin estar terminado siquiera. Trabajamos con el concepto de gobierno corporativo muy fuerte. La prudencia nos asegura tranquilidad y obviamente, aunque los rendimientos han disminuido es un tema relacionado con la industria del mercado financiero.

El puesto de bolsa le da servicios fundamentalmente a nuestros clientes, a la SAFI y la operadora de pensiones. De las tres se ha visto más afectada por la baja de rendimiento porque trabaja a pura comisión. Es cierto que nos hemos visto afectados y no fue un año tan bueno como el anterior, pero salimos de algunas inversiones riesgosas como recompras. El puesto de bolsa tiene como cliente principal al banco y las sociedades y por tanto no asumen mayores riesgos.

¿Qué van a hacer con los seguros?
La decisión que se tomó es ser corredora de seguros. No solo comercializar los productos del Instituto Nacional de Seguros, INS sino productos de otras aseguradoras de acuerdo con lo que la ley nos va a permitir. Al tener cobertura geográfica tan importante, queremos ofrecer las mejores opciones. Si son del INS, bien; si es de otro, del otro. Estamos en el proceso de documentación ante la SUGEF para acreditarnos como corredores. Hemos traído al banco gente que conoce del negocio y la rapidez dependerá de cómo nos vaya con el proceso de acreditación. También estamos en el proceso de acreditación de Banca de Desarrollo ante el Consejo Rector.

En todo hay que brindar asesoría técnica, especializada. También queremos entrar en pequeñas empresas con más fuerza. Y estamos en esos reacomodos.


Fuente: Actualidad Económica, 06/02/2009


 
 Más entrevistas
 
 
 
Síguenos en:
Síguenos en facebookSíguenos en Twittersíguenos en SlideshareCanal de youtube

“El interés del BEI es financiar a las pymes y a plazos largos“
Entrevista a Román Escolano, vicepresidente del Banco Europeo de Inversiones.
El Idea rompe récord de colocación
Entrevista a Mauricio Tobón Franco, gerente del Instituto para el Desarrollo de Antioquia (Idea).
  >> Entrevistas anteriores

  Agricultura
  Ambiente
  Infraestructura y   vivienda social
  Turismo
  Microfinanzas
  Riesgo/Regulación
  Negocios e
  Inversiones
  Finanzas para el   desarrollo




   |  AlideNoticias   |   Revista Alide  |  E-Banca  |   Próximos cursos  |  Calendario de actividades  |  Noticias

¿QUIÉNES SOMOS?

Historia de ALIDE
Consejo directivo
Secretara General
Cómo hacerse miembro
Listado de miembros
Asambleas generales
Memoria institucional

CALENDARIO
DE ACTIVIDADES

PROGRAMAS:

Estudios Económicos e Información
Capacitación y Cooperación Internacional
Relaciones Institucionales
Asistencia Técnica

UNIDADES:

Unidad de Conferencias
Comunicación e Imagen Corporativa

COMITÉS TÉCNICOS / ÁREAS DE INTERÉS:

Financiamiento Agrícola y Rural
Financiamiento Ambiental
Recursos, Inversiones e Infraestructura
Financiamiento del Turismo
Financiamiento de la Micro, Pequeña y Mediana empresa
Riesgos y Regulación Prudencial
Negocios e Inversiones
Financiamiento de la vivienda social

PRODUCTOS Y SERVICIOS:

Biblioteca virtual
E-learning ALIDE
Cursos presenciales
Pasantías y asesorías
Reuniones técnicas
Premios ALIDE a las mejores prácticas en IFD
Publicaciones
Directorio de Fuentes de Financiamiento Internacional

MEDIOS INFORMATIVOS:

Revista ALIDE
Boletín Alidenoticias
Boletín E-banca
Boletín E-news

NOTICIAS:
Noticias de ALIDE
Noticias sobre miembros de ALIDE
Entrevistas
Artículos sobre financiamiento del desarrollo

Síguenos en facebook Síguenos en Twitter síguenos en Slideshare Canal de youtube siguenos en Google+ Síguenos en Likedin 
© Copyright 2010 - ALIDE - Asociación Latinoamericana de Instituciones Financieras para el Desarrollo
Paseo de la República 3211, Lima 27, Perú. Apartado Postal: 3988 - Lima 100. Teléfono: 442-2400