ACERCA DE ALIDE SERVICIOS COMITÉS TÉCNICOS PROGRAMAS MEMBRESÍA CEDOM PUBLICACIONES NOTICIAS SITE
Contáctenos
Calendario
Nuestros
miembros
Pasantías
Cursos
Reuniones
técnicas
Web E-learning
ALIDE
Web Biblioteca
virtual
Publicaciones
recientes
Premios
Alide
Memoria
institucional
Video
corporativo
Portada  |  Entrevistas | José Antonio Ocampo

ENTREVISTA CON JOSÉ ANTONIO OCAMPO, SECRETARIO GENERAL ADJUNTO DE LAS NACIONES UNIDAD PARA ASUNTOS ECONÓMICOS Y SOCIALES.
"Los BND también pueden aliviar el impacto negativo de las crisis financieras"

Usted ha señalado recientemente, la tensión entre el mercado y la inclusión social tiende a incrementarse con la globalización. ¿Qué consideraciones deben tener entonces las estrategias de desarrollo nacionales para rescatar verdaderos beneficios sociales de la globalización?

Es necesario diseñar marcos integrados de política, que tomen en cuenta, tanto los vínculos entre las diferentes políticas sociales, como aquellos que existen entre las políticas económicas y sociales. La falta de instituciones apropiadas en esta esfera ha sido resaltada por muchos analistas, incluyendo recientemente a la Comisión Mundial sobre la Dimensión Social de la Globalización, la cual hizo un llamado a la “coherencia de políticas” tanto a nivel nacional como internacional. A nivel internacional, las grandes prioridades sociales, tales como el logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio de la ONU y el fomento del Empleo Digno, deben ser incorporados en la agenda de los organismos económicos internacionales, en especial del Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional y la Organización Mundial del Comercio.

A nivel nacional, estos marcos integrados deberían empezar por el diseño de reglas que faciliten la “visibilidad” de los efectos sociales de las políticas económicas, exigiendo que las autoridades macroeconómicas (incluyendo a los bancos centrales autónomos) examinen regularmente los efectos de sus políticas sobre las principales variables sociales (particularmente el empleo y el ingreso de los trabajadores), y obligando igualmente a los Ministros de Hacienda a que en cualquier iniciativa presupuestal o de reforma tributaria que presenten al Congreso se incluya un análisis de sus efectos distributivos. Así mismo, las entidades públicas encargadas de la política tecnológica, industrial o agropecuaria, deberían evaluar regularmente a quiénes benefician sus programas. Estos ejercicios deben ser sólo el punto de partida hacia el diseño de sistemas eficaces de coordinación entre las autoridades económicas y sociales, en los cuales las prioridades sociales se incorporen efectivamente en el diseño de la política económica, es decir de la política monetaria, fiscal, productiva o tecnológica.

La Cumbre Mundial sobre Financiamiento del Desarrollo, en Monterrey configuró una comprehensiva agenda, donde la nueva visión de cooperación, entre países desarrollados y en desarrollo, como socios, fueron sus principales fortalezas. ¿Cuáles han sido los principales logros alcanzados desde la realización de la Cumbre de Monterrey en el año 2002?

La agenda plasmada en el Consenso de Monterrey, contempla acciones en seis principales áreas: a) Movilización de recursos financieros nacionales para el desarrollo; b) Movilización de recursos internacionales para el desarrollo: la inversión extranjera directa y otras corrientes de capitales privados ; c) El comercio internacional como promotor del desarrollo; d) Aumento de la cooperación financiera y técnica internacional para el desarrollo; e) La deuda externa ; f) Tratamiento de cuestiones sistémicas: fomento de la coherencia y cohesión de los sistemas monetarios, financieros y comerciales internacionales en apoyo del desarrollo.

En la instrumentación de este Consenso se han logrado avances significativos en algunas áreas. Déjenme referirme primero a los flujos oficiales externos y a la deuda externa. La ayuda proveniente de los países del Comité de Asistencia para el Desarrollo (CAD) de la OCDE totalizó US$80 mil millones en 2004, y en 2005 aumentó a unos US$106 mil millones, lo que representó en promedio el 0,33% de su ingreso nacional bruto (INB). Mientras la ayuda oficial neta aumentó más de 50% de 2001 a 2004, el incremento en términos reales es más modesto, 18%, una tasa anual promedio de 5.6%. Cabe anotar, en todo caso, que la mayor parte del gran incremento registrado en 2005 se debió al alivio de la deuda de Iraq y Nigeria, y el total de la ayuda aún no alcanza los niveles relativos de asistencia de principios de los años noventa. Por su parte, la deuda oficial de cerca de 20 países pobres altamente endeudados está siendo disminuida espectacularmente, como resultado de una condonación de deuda multilateral (FMI, Banco Mundial; Banco Africano de Desarrollo), unida a una condonación de deuda bilateral que ha abarcado también a otros países.

El Consenso de Monterrey alentó también la creación de nuevas fuentes de recursos para el desarrollo. Ha habido progreso en el estudio de fuentes innovadoras de financiación tales como las iniciativas recientes del impuesto o contribución solidaria sobre los billetes de avión y el llamado Servicio Financiero Internacional, cuyo propósito es adelantar recursos esperados de ayuda externa, y que está siendo implementado ya para la financiación de servicios de inmunización a través del Mecanismo Financiero Internacional para la Inmunización, IFFIm por sus siglas en inglés. Ambas iniciativas podían generar en breve plazo recursos importantes.

En el área de movilización de recursos internos, ha habido avances en el manejo de los riesgos que enfrentan los países en desarrollo durante el ciclo económico. Uno de ellos ha sido la emisión de bonos en moneda nacional. Estos bonos ofrecen una solución contra los descalces de monedas y crean una fuente de financiamiento más estable, mitigando los efectos de reversiones súbitas de los flujos internacionales de capital. La posible emisión de este tipo de bonos en los mercados internacionales está siendo estudiada detenidamente, siguiendo el ejemplo de casos exitosos como Sudáfrica.

¿Cuáles considera que son aquellas áreas donde se requiere poner más énfasis?

Aunque estos logros son ciertamente importantes, subsisten muchos temas en los que se requieren esfuerzos adicionales. En particular, quisiera resaltar tres áreas críticas:

La primera es la necesidad de ampliar la capacidad de los países en desarrollo para establecer políticas anticíclicas. La volatilidad de los flujos de capital genera un desempeño fuertemente procíclico en los países en desarrollo. Una parte esencial de la solución a este problema radica en el fortalecimiento del marco institucional para la prevención y manejo de las crisis financieras, la mayor provisión de financiamiento de emergencia en épocas de crisis y la adopción de procedimientos adecuados de suspensión de pagos con anuencia internacional y de renegociación ordenada de la deuda externa.

A nivel nacional, el manejo de la volatilidad de la cuenta de capitales exige combinar: i) una gestión macroeconómica coherente y flexible; ii) normas estrictas de regulación y supervisión prudencial de los sistemas financieros nacionales, con contenido anticíclico; y iii) “políticas de pasivos” estrictas, destinadas a inducir un perfil adecuado de la deuda pública y privada, tanto interna como externa. Aunque el énfasis tradicional ha recaído sobre el manejo de las crisis, las autoridades deberían centrar su atención en el manejo de los períodos de auge, ya que las crisis se incuban precisamente en los períodos de afluencia de capital, auge del comercio y mejoramiento de los términos del intercambio. Por lo tanto, la prevención de crisis está estrechamente vinculada al manejo adecuado de los períodos de bonanza.

En segundo lugar, quisiera mencionar la importancia de promover la cooperación Sur-Sur. La cooperación técnica entre países en desarrollo puede ser apropiada para las condiciones particulares de estos países. Los mecanismos de integración comercial también pueden jugar un papel esencial para los países en desarrollo. La Corporación Andina de Fomento, y las instituciones financieras Árabes, muestran que bancos multilaterales de desarrollo efectivos pueden trabajar con capitales que provienen exclusivamente de países en desarrollo. El Fondo Latinoamericano de Reservas y la Iniciativa Chiang Mai apuntan hacia una cooperación más active entre países en desarrollo frente a las crisis de balanza de pagos. Estas y otras instituciones pueden también proveer mecanismos de consulta macroeconómica y revisiones entre pares.

Finalmente, quisiera resaltar la necesidad de fortalecer la voz y participación de los países en desarrollo en el proceso internacional de toma de decisiones en materia económica y de creación de normas. Los países en desarrollo han aumentado significativamente su participación en la economía mundial. Sin embargo, esto no se ha reflejado en la voz y participación que tienen en la toma de decisiones a nivel internacional. Este es un tema que ya está siendo discutido en las instituciones de Bretton Woods, y es fundamental que lleve a decisiones políticas. Por el contrario, en otras instituciones no se han logrado avances importantes. El principio de voz y participación de los países en desarrollo debería recibir atención prioritaria, particularmente en otras instituciones de política y creación de normas en los que los países en desarrollo no tienen representación, tales como el Comité de Basilea sobre supervisión bancaria y el Foro de Estabilidad Financiera.

¿Qué consideraciones se puede tener en cuenta para diseñar un sector financiero incluyente? ¿Qué iniciativas viene impulsando Naciones Unidas en ese sentido?

Para promover la visión de un sistema financiero incluyente, los servicios financieros para la población pobre y de bajos ingresos deben ser vistos como componentes importantes e integrales del desarrollo financiero. Apoyado por un sólido marco regulatorio, legal y de políticas, cada país en desarrollo debería contar con un continuo de instituciones financieras, cada una con su propia ventaja comparativa, que, en conjunto, ofrezcan productos y servicios apropiados a todos los segmentos de la población. Este continuo debería estar caracterizado, por lo tanto, por el acceso, a un costo razonable, para todos los hogares y empresas al rango de servicios financieros apropiados, incluyendo ahorro, crédito, hipotecas, seguros y transferencias locales e internacionales.

Durante el año 2006, las Naciones Unidas llevaron a cabo una serie de consultas a partes interesadas sobre el tema del sector financiero incluyente. Como conclusión de dichas consultas, se determinó que los gobiernos de los países en desarrollo, junto con las instituciones financieras, la sociedad civil, los socios para el desarrollo y el sector privado deben trabajar al unísono con el objeto de diseñar e implementar estrategias apropiadas para aumentar el acceso a servicios financieros para todos los segmentos de la población. Los beneficios de crear un sistema financiero incluyente son muchos. El principal es, sin duda, que este puede ayudar a incrementar los ingresos, construir activos financieros y empoderar y enriquecer las vidas de millones de hogares que hoy se encuentran excluidos de las oportunidades económicas.

La inestabilidad de los flujos de financiamiento externo privado ha pasado a ocupar un papel protagónico en los países en desarrollo, y particularmente en América Latina a través de choques financieros. ¿Cómo puede el financiamiento al desarrollo contribuir a estabilizar dichos flujos de capital?

Con excepción de la inversión extranjera directa, los flujos de capital a los países en desarrollo han tendido a seguir ciclos pronunciados. Un reto fundamental del financiamiento del desarrollo es ayudar a suavizar estos flujos privados. Esto puede ser logrado en parte diseñando instrumentos de mercado que protejan a los países en desarrollo de su volatilidad y reversibilidad. Por ejemplo, los bonos asociados a los productos básicos y los bonos asociados al crecimiento del PIB pueden reducir la probabilidad de crisis de deuda y moratorias.

De manera similar, el desarrollo de mercados profundos para bonos en moneda nacional, mencionados anteriormente, puede ayudar a reducir los descalces de monedas. Los Bancos Multilaterales de Desarrollo deben tratar de convertirse en creadores de mercado para todas estas nuevas formas de financiamiento. Los fondos de inversión extranjera pueden también convertirse en un importante instrumento para el desarrollo del mercado de deuda en moneda local. La regulación de la cuenta de capitales puede también jugar un papel anticíclico importante y servir de apoyo a políticas macroeconómicas anticíclicas, pese a no poder servir de sustituto de ellas.

A su vez, las corrientes oficiales, a través de la financiación oficial para el desarrollo, la financiación internacional de emergencia y las medidas de previsión, pueden desempeñar un papel compensatorio y de previsión, para contrarrestar los ciclos de las corrientes de capital privado. El otorgamiento, por parte de los bancos multilaterales de desarrollo, de préstamos oficiales blandos a plazos largos a los países de ingresos medios que hacen frente a crisis podría ayudar a mantener inversiones públicas indispensables y servicios sociales, así como créditos destinados a sostener las exportaciones. La importancia de aumentar esta forma de préstamos oficiales para el desarrollo luego de las crisis financieras es evidente.

Dado que no existe un mecanismo internacional de seguros contra las alteraciones de las corrientes de capital privado, los países en desarrollo con mercados emergentes se han venido protegiendo a través de la acumulación de reservas de divisas. Esta es una fórmula costosa. Por ello, esta práctica tiene que ser complementada o reemplazada con otras formas de protección que ofrezcan una mejor distribución de los riesgos, en particular las que se basan en instrumentos como bonos relacionados con el crecimiento, o con esfuerzos de los países por reducir su exposición a las deudas a corto plazo

Considerando las circunstancias actuales pero también mirando con una proyección de futuro ¿Qué papel le asigna al financiamiento del desarrollo? y en particular ¿Cuáles deben ser los roles que los bancos de desarrollo de América Latina deberían desempeñar?

El financiamiento del desarrollo, y en particular los Bancos Nacionales de Desarrollo (BND), tiene un papel fundamental que jugar en América Latina y otras regiones en desarrollo. Sin embargo, este papel tiene que ser evaluado en cada país teniendo en cuenta el nivel de desarrollo del sector financiero y la historia misma, en términos de logros y fracasos, de cada institución. Entre los roles que podrían seguir jugando me parece importante mencionar los siguientes: el financiamiento de proyectos de infraestructura; apoyo al sector productivo, mediante la promoción de la competitividad; el apoyo a la generación de conocimiento en ciencia y tecnología y a su aplicación en el terreno productivo; el fomento a la educación, a través, en particular, de programas de becas universitarias; y la promoción de exportaciones, con el objeto no sólo de mejorar las líneas de productos sino también la estructura nacional de exportaciones.

Es claro que los BND no deben tratar de duplicar el capital del sector privado, sino más bien desarrollar los mecanismos de mercado necesarios, reducir riesgos y jugar un rol catalizador. Esto se traduce en variadas estrategias, como la creación de instrumentos de capital y de deuda, garantías (underwriting) y fondos comunes con otras instituciones financieras. Para mitigar el riesgo, los BND también pueden formar parte de un mecanismo más amplio junto con bancos regionales de desarrollo.

Asimismo, los BND también pueden aliviar el impacto negativo de las crisis financieras, aunando esfuerzos con instituciones financieras regionales y mundiales para ofrecer financiamiento en tiempos de crisis. Los créditos otorgados por estas instituciones tienden a ser menos procíclicos que los otorgados por el sector privado. Adicionalmente los BND pueden contribuir a mejorar la disponibilidad de información en tiempos normales y de crisis, teniendo en cuenta que una de las explicaciones del comportamiento procíclico del sistema financiero es la asimetría de información entre prestamistas y solicitantes de crédito.

Para el próximo 12 y 13 de junio, está previsto que Naciones Unidas realice conjuntamente con ALIDE, y la Corporación Financiera de Desarrollo S.A. (COFIDE), en la ciudad de Lima, Perú, la primera Consulta Regional sobre Banca de Desarrollo en el Siglo XXI – América Latina y el Caribe ¿cuál es el propósito de las consultas regionales? ¿en particular que se espera de esta primera consulta regional en América Latina?

Las “Consultas a Partes Interesadas” realizadas desde el año 2004, han contribuido a mantener y reforzar la alianza sin precedente observada en la Conferencia Internacional sobre la Financiación para el Desarrollo realizada en Monterrey, México del 18 al 22 de marzo de 2002. El proceso de Consultas a Partes Interesadas ha contribuido a mantener vivo el “espíritu de Monterrey” y a reafirmar el Consenso de Monterrey como el marco fundamental para la cooperación internacional para el desarrollo.

Mejores Prácticas serán compartidas a través del proceso de consultas. En algunos casos podrán ser adaptadas a las circunstancias específicas de cada país y podrán ser implantadas mediante cooperación a los niveles sub-regionales, regionales e interregionales. Estas consultas se beneficiarán de la experticia de las instituciones financieras nacionales, sub-regionales, regionales y multilaterales, así como de los sectores público y privado y universitario. El proceso de consultas debe generar recomendaciones concretas sobre el potencial que tiene la banca nacional de desarrollo en la promoción del desarrollo económico y social. Los resúmenes y conclusiones serán compartidas con los estados miembros de la ONU y con otras partes interesadas.

Abril 2006

 Más entrevistas
 
 
Síguenos en:
Síguenos en facebookSíguenos en Twittersíguenos en SlideshareCanal de youtube

“El interés del BEI es financiar a las pymes y a plazos largos“
Entrevista a Román Escolano, vicepresidente del Banco Europeo de Inversiones.
El Idea rompe récord de colocación
Entrevista a Mauricio Tobón Franco, gerente del Instituto para el Desarrollo de Antioquia (Idea).
El tren bioceánico se convertirá en el gran hub para el crecimiento de Suramérica
Entrevista a Juan Notaro, presidente del Fondo Financiero para el Desarrollo de la Cuenca del Plata (Fonplata).
Capacidad de endeudamiento de gobiernos municipales será incrementada
Wilson Mayorga, gerente general del Banco de Desarrollo del Ecuador (BDE).
  >> Entrevistas anteriores

  Agricultura
  Ambiente
  Infraestructura y   vivienda social
  Turismo
  Microfinanzas
  Riesgo/Regulación
  Negocios e
  Inversiones
  Finanzas para el   desarrollo




   |  AlideNoticias   |   Revista Alide  |  E-Banca  |   Próximos cursos  |  Calendario de actividades  |  Noticias

¿QUIÉNES SOMOS?

Historia de ALIDE
Consejo directivo
Secretara General
Cómo hacerse miembro
Listado de miembros
Asambleas generales
Memoria institucional

CALENDARIO
DE ACTIVIDADES

PROGRAMAS:

Estudios Económicos e Información
Capacitación y Cooperación Internacional
Relaciones Institucionales
Asistencia Técnica

UNIDADES:

Unidad de Conferencias
Comunicación e Imagen Corporativa

COMITÉS TÉCNICOS / ÁREAS DE INTERÉS:

Financiamiento Agrícola y Rural
Financiamiento Ambiental
Recursos, Inversiones e Infraestructura
Financiamiento del Turismo
Financiamiento de la Micro, Pequeña y Mediana empresa
Riesgos y Regulación Prudencial
Negocios e Inversiones
Financiamiento de la vivienda social

PRODUCTOS Y SERVICIOS:

Biblioteca virtual
E-learning ALIDE
Cursos presenciales
Pasantías y asesorías
Reuniones técnicas
Premios ALIDE a las mejores prácticas en IFD
Publicaciones
Directorio de Fuentes de Financiamiento Internacional

MEDIOS INFORMATIVOS:

Revista ALIDE
Boletín Alidenoticias
Boletín E-banca
Boletín E-news

NOTICIAS:
Noticias de ALIDE
Noticias sobre miembros de ALIDE
Entrevistas
Artículos sobre financiamiento del desarrollo

Síguenos en facebook Síguenos en Twitter síguenos en Slideshare Canal de youtube siguenos en Google+ Síguenos en Likedin 
© Copyright 2010 - ALIDE - Asociación Latinoamericana de Instituciones Financieras para el Desarrollo
Paseo de la República 3211, Lima 27, Perú. Apartado Postal: 3988 - Lima 100. Teléfono: 442-2400